Ir al contenido principal

Poema de amor desquiciado para Mariángeles.


Sé que no me he formado con mis lecturas, y menos con lo que la enseñanza oficial me quiso prestar durante unos años. No. Mi formación, mala o buena, ha llegado siempre de forma accidental y azarosa. Siempre de forma circunstancial y sin buscarlo.
Todo lo que he escrito o pensado procede de tristezas y alegrías, de palos y contados éxitos, de conversaciones con amigos y enemigos, de miradas lánguidas o encendidas, de tardes de profundo aburrimiento y de noches rojas como sexos abiertos, de días tirados por la borda y de demasiadas ganas de desaparecer… y sobre todo de haber sabido buscar en cada experiencia notable una obsesión y una respuesta rápida.
Cada día me convenzo más de que la lectura actúa en mí distorsionando y sacándome de la vereda que debo seguir… por eso ya casi he dimitido de leer prosa y probablemente me plantee dejar de leer poesía.
Las palabras me engañan si no soy yo quien las pronuncia y quien las escribe, me hacen dar pasos atrás que no debiera dar.
Leer es pernicioso para mi idea de singularidad.
•••



Hoy es el cumpleaños de mi hija Mª Ángeles y por primera vez no lo celebraremos comiendo juntos, ya que trabaja y eso nos ha robado el beso necesario y el abrazo fuerte a la hora exacta.
Sus veinte años ya me están medio matando, pues la siento en el trance de echar el vuelo y eso me deja herido y roto.
La quiero demasiado y no sé cómo gestionar los cambios que se avecinan… me da miedo, mucho miedo.

POEMA DE AMOR DESQUICIADO PARA MARIÁNGELES

Tenerte es simplemente
considerar la idea de que me faltes
y ponerme a llorar
como un vencido
sobre las fotos viejas
en las que éramos uno
compartiendo la piel y el esqueleto,
la mirada y los gestos,
la risa y los azares.

Porque la vida quita
mientras da, buscando
el equilibrio más terrible,
cualquier día mostrará
su cara cierta
y hará anidar tus manos
sobre una piel extraña
y en ella brotarás
como un olvido
magnífico e indecente.

Yo entonces morderé
mis labios en silencio
porque sé que los ciclos
se completan voraces
y eliminan los restos
de lo que fue magnífico,
radiante, indescriptible…

y el rito de la vida
te otorgará ese cetro

con el que ser esclava
de otras vidas pendientes
–como la tuya ahora–
en las que completarte.

Mis lágrimas de hoy
son libertad de ti,
también cadenas
que has de ponerte sola.

Ama y déjate amar.

El resto es nada.


NOTAS PARA MARIÁNGELES

• No confundas la pasión con el éxtasis. La primera es camino y el segundo es final.
• La mayor fascinación procede de la contemplación del paso del tiempo sobre los hombres y las cosas.
• Tu acercamiento a la libertad radica en cómo sepas luchar contra los valores de la multitud para singularizarte.

(17:53 horas) Sin demasiado que hacer, he leído un poemario inédito que me dejó anoche el colega Reynaldo Lugo para dar opinión… y he disfrutado de su poesía extraña, pero magníficamente bien trabada –poco tiene que ver con la de su tocayo endiosado, por marginación y muerte, Reynaldo Arenas… y bastante con esa nueva voz americana en la que vibran Enrique Bacci o Julio Eustaquio Sarabia–. Estoy seguro de que sería muy del gusto del Eduardo Milán que seleccionó el volumen ‘Pulir huesos’.
La verdad es que esperaba encontrarme a un poeta narrativo –marbete siempre del novelista que versifica–, pero me he encontrado un hermoso universo de símbolos que me han sacado de ese jodido tun-tun de valles y colinas, de regatos y honduras que tanto han machacado mis ojos en los últimos meses de lecturas poéticas [le he pillado manía a la atiplada lírica del paisaje].
Reynaldo habla de distancia [‘¿Cómo protegerte si no estoy?’], de dolor atenuado por una compañía [‘Llevo sobre mis hombros / la cruz de la sustancia austera / el polvo de tu espectro /el dulce lastre / del soy / del siempre he sido / del nunca dejaré de ser.’], de compromiso personal, de una especie de existencialismo mágico [‘Te dejaron / un Dios / a quien confiar tu voluntad sin nombre / para evitar el dolor de saber / que todo no es más que esto.’]… y trajina con Dios y por Dios como le da la gana.
Me gustó el ‘compañero’ en versos y le veo horizonte en ese espacio.

De FUMADORAS

Comentarios

  1. Felicidades para Mariángeles. El poema es acojonante.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Estupendo poema.
    Eres PADRE y se nota. Padre con todo su sentido.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …