Ir al contenido principal

'¡Vamo, vamo, vamo...!'

Cenamos en familia tan divinamente, y mira que no me gustan un pelo estos fastos y sus excesos. Este año, de nuevo, nos acompañaron Youssoph y Malick, que tuvieron el hermoso detalle de regalarnos una paterita plateada llena de mazapanes junto a un par de botellitas para concelebrar.
Con ellos, imaginé que la fiesta era otra y me crecieron las sonrisas.
A Malick no le había vuelto a ver desde que comenzó a trabajar en Aldeanueva del Camino, y le encontré estupendo, algo más delgado, pero estupendo. Me contó algunos detalles de su trabajo y medimos juntos los problemas de su casa, que no tiene calefacción y la tele solo le pilla ‘La Sexta’ porque no tiene antena [lo solucionaremos en breve], circunstancia que ata un poquito su constante soledad allí, pues aún no ha tenido tiempo de hacer colegas [dice: ‘curro de ocho a ocho, Felipe’]. En todo caso, le encontré muy feliz e ilusionado, lo que a mí también me hace feliz.
Youssouph anda aún esperando que se concrete el final de sus papeles, y le veo nerviosete porque no ve llegar el momento [hace unos días llamamos juntos para interesarnos por ellos, y nos encontramos con que la oficina de inmigración está cambiando su ubicación de la comisaría de policía a la Subdelegación de Gobierno de Salamanca, por lo que todo está detenido y los expedientes empaquetados hasta después de estas fiestas]. Él sigue con su sonrisa eterna y sus enormes ganas de hacer, estudiar y trabajar… desde esa disposición, terminará teniendo lo que quiera.
La noche también sirvió para abrazar a todos mis sobrinos [exceptuando a Juan Ignacio y a Miguel Ángel, que no andan ahora por esta tierra]. Todos están muy mayores ya, lo que hace que yo me sienta más mayor aún, pero se los ve magníficos, lanzados a la vida con ganas. También hubo abrazos para mis cuñados/as [este año los vi a todos… purita y rara magia], y también los encontré mayores de cojones, algo más vencidos y silenciosos [yo no paré de hablar en toda la cena, que sigo siendo el ‘voceras’ familiar]. Magdalena desapareció justo en los entrantes y Ángel lo hizo en los postres, ambos a la deriva de una noche que no tiene ya contenido alguno.
A la una y media llevé a mis negritos hasta su casa y nos acompañó mi Felipín… y para fin de fiesta no se me ocurrió otra cosa que hacer juntos un pequeño rallye por Béjar antes de dejarlos en su aposento, una especie de ensayito de lo que será nuestro viaje común a su África. Youssouph estaba encantado haciendo de copiloto… ‘Vamo, vamo, vamo… que esa curva e mu buena’ y Malick apretaba sus pies y ponía una sonrisa forzada encantadora mientras decía bajito… ‘cuidado, cuidado que esa curva es mala, Youssouph’. Nos reímos un ratito con el frenazo final y el consecuente cabezadzo… y Malick respiró aliviado.
Una suerte haber encontrado a estos tipos.
(18:48 horas) Siempre engolfado en buscar una expresión para mi pensamiento y siempre tirando con balas de fogueo. Y todo termina en un juego de correspondencias entre la idea y su expresión que desemboca en otra cosa distinta. Una locura, amigos.
En todo caso, noto que me voy separando poco a poco de las cosas y de los hombres, y eso me hace percibir que no estoy en un camino del todo equivocado. Me singularizo y crezco, a pesar de que lo haga por caminos incorrectos.
En todo caso… ¿qué es lo correcto?
Sí, lo correcto sé que es singularizarme sin buscar la mirada del otro, singularizarme sintiendo que tal estado es tan efímero como yo mismo y que no le debe interesar a nadie [ni puta falta que hace], singularizarme para adelgazar mi ego y no para hacerlo grueso y visible, singularizarme para hacer desaparecer la palabra ‘orgullo’ de mi diccionario, singularizarme para descubrir la adulación, singularizarme para descubrirme fingiendo, singularizarme sin vanidad, singularizarme para pasar a la siguiente capa que vive bajo la superficie… esa capa en la que los estímulos no llegan del exterior, sino que proceden de lo profundo.
No sé, coño.
(23:11 horas) No hay coyotes aquí, pero sí paramecios y complicados virus. Es selva al fin y al cabo donde se pone un pie, una mano o los ojos.
Ayer, en una boutade navideña, me comí un libro malo y hoy trepanan ardores mis vísceras de trapo. Podría haberme comido ‘El oficio de vivir’, pero está encuadernado en tapa dura y, además, es mi libro favorito… siempre la puñetera manía de conservar lo bueno y gastar lo malo, y siempre los arrepentimientos posteriores. Hoy regurgito versos malos y eructo metáforas nefastas.
En fin… es parte de mi miseria.

De FUMADORAS

Comentarios

  1. le deseo todo un año de unavezportodas

    http://home-and-garden.webshots.com/album/555138081vwDybv

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …