Ir al contenido principal

El regreso del Paraíso


Volver a la normalidad del curro es respirar de nuevo. Ya se van vaciando las calles y esto vuelve a parecerse al paraíso.
Lo disfruto.
•••
Acuso recibo de “Tierras altas”, del amigote Fermín Herrero, editado por Hiperión… y con carta adjunta golosa, hermosa, chula… [mil gracias, Fermín].
•••
ME DAIS MIEDO, MUJERES…

Me dais miedo, mujeres, ya mayores,

que tan solo supisteis en la vida
ser jóvenes y bellas, divertida
pasión de los varones predadores.

Vuestro mejor valor fue ser crueles
con tipos como yo, siempre apocados
por la mala fortuna que los hados
nos dejaron por multa y aranceles.

Me dais un miedo atroz, porque al gastaros,
llegada a su final la impar belleza,
os queda solo aquella crueldad

como una mueca horrenda, y el amaros
–lo digo sin reparo y con tristeza–
resulta un ejercicio de ansiedad.

© luis Felipe Comendador

••••


El paraíso es atigrado y tan divino como la adorada Filis… en él ya no se cubren los hombres con pieles, porque tienen tejados bajo los que mostrar su desnudez al calor fiable de los radiadores… y las mujeres no usan afeites porque los ojos de los varones ya no los necesitan… solo el olor sustituye a los vellones de antaño y las músicas llaman a la tranquilidad de los espíritus y al solaz de los cuerpos. Si las negras nubes cubriesen la Luna en las noches de invierno, en el paraíso hay lunas menores que saltan a la vista con la sola presión de un interruptor para que tomen sombras y volúmenes los pechos y las ebúrneas nalgas de sus habitantes, y así se puedan sembrar los ojos de deseo y hambre.
El paraíso es atigrado [¿ya lo dije, no?] y lo flanquean montes verdes y cimas blancas… y en él se presiente la protección de Júpiter contra las saturnales ideas de los hombres que acuden por épocas feriadas desde los pueblos bárbaros para asistir a los ritos oscuros y solazarse en las mesas repletas de viandas y bebedizos… esa es su condición por no blindar fronteras ni argumentar soledad a base de venablos afilados y holocaustos… pero los hombres de los pueblos bárbaros no resisten su ardor de posesión y vuelven en dos o tres jornadas a sus aldeas oxidadas por el orín para sentirse esclavos otra vez, porque lo necesitan [y eso nos salva].
El paraíso es atigrado [creo que ya lo dije] y son a veces sus confines tan cercanos, que basta con extender un brazo para llegar a ellos y percibir que su destino es próspero pues aún es una tierra portentosa que guarda en sus entrañas regalos para Febo y un camino directo hacia las musas. En él vivo y me extiendo, en él juego y palpito, en el canto y me siento mortal con alegría. Es un pequeño Olimpo este paraíso estrecho, un Olimpo sin dioses, sin surcos y sin vencedores… pero lleno de lazos y de hermosos temblores.

Comentarios

  1. Holaa soy Donce! ¿Me dejas pasar?
    Mira, creo que ya te habrás dado cuenta de que estoy en plena lucha interior entre el "debo, quiero y puedo", y aunque tengo la certeza de que debería callar, pues NO QUIERO y por eso hoy cojo las plumas y el arco y me planto aquí al estilo del guerrero mapuche ("pa" que no me eches, porfi,porfi...)
    Qué tal tu puente?
    Yo (como se dice ahora) estuve en una casita rural, tomando alimentos ecológicos e impregnándome de los aromas del lugar y del fervor popular, "usease", que me fui al pueblo, que fui a la huerta de mi primo a coger frutita de los árboles, y que me estuve embriagando del tufillo a pinreles nazarenos y a caca de vaca (que esta sí que es ecológica,jeje), y que el campo era tan verde que parecía pintado a rotulador por un niño de escuela, y que vi águilas y cigüeñas negras y que estuve en un patio llenito de sol y de limones... y que he cruzado el Tajo y el Almonte, y,y,y
    que la casa estaba tan llena de gente que por las noches, para intentar salvar mi alma, tuve que rezar algunas de tus "Odas al Individualismo..."
    y que he vuelto con las pilas cargadas a mi "cloaca" (que agusto, hasta me parece más grande!) y... que me alegra volver a verle Sr. Comendador!
    Un beso.
    (mañana te cuento otra cosita, si quieres, claro)

    ResponderEliminar
  2. Soy yo otra vez, es que estoy leyendo lo que has escrito estos días y me encannnnnnntaa el poema y la entrada del sábado (aún me queda la del viernes).
    Y hoy qué te pasó que estás tan sosón?, estás malito?
    dnc

    ResponderEliminar
  3. Soy yo otra vez, es que estoy leyendo lo que has escrito estos días y me encannnnnnntaa el poema y la entrada del sábado (aún me queda la del viernes).
    Y hoy qué te pasó que estás tan sosón?, estás malito?
    dnc

    ResponderEliminar
  4. Que he intentado hacerme amigüita tuya del MySpace. Si no lo he conseguido se debe a mis luchas estratégicas con teleafónica. Besos.Maite.

    ResponderEliminar
  5. Oye colega, ¿no es un poco tópico eso de mujer bella = cruel? El poema me gusta.

    ResponderEliminar
  6. No puedo por menos que recordar MUJERES COMO Nori, como Sagrario, y como tantas otras que cuando vivia en Béjar fueron mis sueños de adolescencia y en el fondo casi treinta años despues lo siguen siendo...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Jugar al cíclope...

Jugar al cíclope, como en el capítulo siete de Rayuela, o simplemente jugar al Cortázar postmasmédula, a aquel Cortázar tan Girondo de “Apenas él le amalaba el noema... ¡Evohé¡ ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentían balpamar, pernilos y márulos...”... no, mejor jugar al cíclope y cansarte de no estar cansado o jugar a cerrar los ojos para ver e imaginar que la felicidad está más cerca... quienes piensan demasiado no pueden hacer nada... he aquí la regla fundamental del juego de La Maga... y uno está tan triste porque todo es tan hermoso... ¿y si quienes forman mi mundo solo fueran ilusiones... no lo que son, sino mis ilusiones de ellos, no sus verdades, sino mis mentiras?... todo sería un juego estético personal, un juego magnífico en el que crecer... salgo a la calle, voy a por tabaco hasta PdT, doblo la esquina cuesta arriba, estoy solo en la calle, estoy solo en la esquina... subo hasta que las puertas de cristal detectan mi presencia y se abren como puertas... est…

Me late el codo izquierdo...

Hoy me levanté con el codo izquierdo dolorido e hinchado, todo por un golpetazo que me arreé la semana pasada con una puerta [se conoce que ayer me apoyé en alguna de las barreras de la plaza de toros bejarana, mientras asistía al blues, y se me ha infectado]… y es que últimamente parezco un quecomari lleno de cuitas y quejicoserías… el cabrón está ardiendo y focaliza toda mi atención en su latido, hasta el punto de hacerme perder concentración en lo que hago.
En fin, que sigo en el asunto de vivir y eso me gusta mucho… hasta el latido este que me reclama atención constante.
Hoy le pegué la última corrección al nuevo libro de Belencita, “Orden de alejamiento”, y vuelvo a dejar escrito que me gusta muchísimo su forma y su contenido. Espero que en un par de semanas esté listo para hacerlo llegar a sus manos…. y que me ha gustado leerlo con ese latidito de dolor, pues el poemario es de dolor entero… y muy intenso.
Luego, me dejé de mí [y del trabajo] y le busqué contenido a ese pum-pum… y m…