Ir al contenido principal

La inercia.

Si hay algo importante en la vida y, por tanto, en la literatura y el arte, es LA INERCIA, el dejarse llevar por las situaciones y los hechos, por las sensaciones y las ideas que ya masticaron otros sin poner demasiadas trabas, sin zancadillas. Y es que de la inercia se suele sacar más y mejor partido que del engolfarse en impulsos propios y en buscar esa cosa narcisa del sentirse original y primogénito [de primer gen]. Desarrollarse en lo que se está desenrollando, aprovechar la fuerza ya gastada por el otro para multiplicar la nuestra y así mejorar en potencia y ahorrar en bocanadas y en sudor.
Y ser consciente de ello y estar presente en lo que es propio dentro de lo que es común, diferenciándose y a la vez asumiendo el aporte exterior sin sonrojarse ni ocultarlo.
Y luego no olvidar al chavalín, dejar que siga viviendo adentro y que siga saliendo al exterior por los ojos y por las manos, no olvidar a ese crío imprescindible que debemos ser siempre mientras nos vamos indefiniendo, el niño que nos hace crecer y hasta brillar algunas veces como luciérnagas.
•••
Hoy todo apareció adverso a mis ojos, desde el taller vacío hasta los ojos triste de la camarera que me sirvió el café, desde el rojo de números hasta la decisión absurda y unipersonal de privar a mi casa de la televisión. No entiendo nada y me parece que voy a hacer algo de lo que habré de arrepentirme.
Esto es una puta mierda.
•••
Acuso recibo de “Estrategias y métodos para la composición de rompecabezas”, del hermoso poeta y amiguete José María Cumbreño, editado por El Bardo; y cuadernos literarios de Elena Medel, Olvido García Valdés, José Luís Peixoto y Raúl Guerra Garrido editados por las aulas literarias Jesús Delgado Valhondo y José María Valverde [todo enviado por José María… mil gracias, hermano]. También de “La luna e i faló”, de Cesare Pavese, editado por Einaudi en italiano y traído hasta aquí mismito desde Calabria por mi amigote Joselín junto a una hermosa roca del Vesuvio [jo, tío, la hostia de gracias]. Y también –y con esto ando corrido del todo– “Cuadernos”, de Paul Valéry, y “Ondulaciones”, de José Miguel Ullán [ambos en edición de Galaxia Gutemberg]. Después me llegó “Espantapájaros y un sonajero”, una hermosa carpeta de collages de Tomás Salvador González, editada por la Escuela de Arte de Mérida [más gracias, coño].
•••
Lo primero que me encuentro al abrir los “Cuadernos” de Paul Valéry es esta perla: “La amistad, el amor, esa forma de ser débiles juntos”. No hay como leer a los tipos que supieron crecer y morir para sentirse cerca de lo que colma.
Llevaba todo el día absolutamente jodido y P. V. ha conseguido sacarme de la mierda absoluta en la que me encontraba hoy… estar juntos para la debilidad, no para la fuerza, hasta para ser la debilidad o conformarla. Es una idea extraordinaria que me lleva a concluir algo fuera de la lógica humana que se mueve en el divide y vencerás: une a tus enemigos y los harás débiles [está de puta madre]. Lo cierto es que ambas situaciones de relación [la amistad y el amor] hacen vulnerables a quienes se ven inmersas en ellas, vulnerables hacia sí mismos y vulnerables hacia el otro.
•••
Total, que también debo concluir que no debo escribir para nadie [es lo mejor para mí], ni para agradar, ni para compartir; solo para tomar partido por mi causa [lo malo es que aún no atino a saber de qué va].

Comentarios

  1. QUE SE MUERAN TUS PENAS DE PENA,
    QUE SE MUERAN, QUE YO NO LAS VOY A LLORAR...

    http://www.elbicho.com/web/index.php?option=com_content&task=view&id=17&Itemid=60

    pincha la canción nº 9: "letras"
    Y sube los altavocesss

    Donce

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …