Ir al contenido principal

La inercia.

Si hay algo importante en la vida y, por tanto, en la literatura y el arte, es LA INERCIA, el dejarse llevar por las situaciones y los hechos, por las sensaciones y las ideas que ya masticaron otros sin poner demasiadas trabas, sin zancadillas. Y es que de la inercia se suele sacar más y mejor partido que del engolfarse en impulsos propios y en buscar esa cosa narcisa del sentirse original y primogénito [de primer gen]. Desarrollarse en lo que se está desenrollando, aprovechar la fuerza ya gastada por el otro para multiplicar la nuestra y así mejorar en potencia y ahorrar en bocanadas y en sudor.
Y ser consciente de ello y estar presente en lo que es propio dentro de lo que es común, diferenciándose y a la vez asumiendo el aporte exterior sin sonrojarse ni ocultarlo.
Y luego no olvidar al chavalín, dejar que siga viviendo adentro y que siga saliendo al exterior por los ojos y por las manos, no olvidar a ese crío imprescindible que debemos ser siempre mientras nos vamos indefiniendo, el niño que nos hace crecer y hasta brillar algunas veces como luciérnagas.
•••
Hoy todo apareció adverso a mis ojos, desde el taller vacío hasta los ojos triste de la camarera que me sirvió el café, desde el rojo de números hasta la decisión absurda y unipersonal de privar a mi casa de la televisión. No entiendo nada y me parece que voy a hacer algo de lo que habré de arrepentirme.
Esto es una puta mierda.
•••
Acuso recibo de “Estrategias y métodos para la composición de rompecabezas”, del hermoso poeta y amiguete José María Cumbreño, editado por El Bardo; y cuadernos literarios de Elena Medel, Olvido García Valdés, José Luís Peixoto y Raúl Guerra Garrido editados por las aulas literarias Jesús Delgado Valhondo y José María Valverde [todo enviado por José María… mil gracias, hermano]. También de “La luna e i faló”, de Cesare Pavese, editado por Einaudi en italiano y traído hasta aquí mismito desde Calabria por mi amigote Joselín junto a una hermosa roca del Vesuvio [jo, tío, la hostia de gracias]. Y también –y con esto ando corrido del todo– “Cuadernos”, de Paul Valéry, y “Ondulaciones”, de José Miguel Ullán [ambos en edición de Galaxia Gutemberg]. Después me llegó “Espantapájaros y un sonajero”, una hermosa carpeta de collages de Tomás Salvador González, editada por la Escuela de Arte de Mérida [más gracias, coño].
•••
Lo primero que me encuentro al abrir los “Cuadernos” de Paul Valéry es esta perla: “La amistad, el amor, esa forma de ser débiles juntos”. No hay como leer a los tipos que supieron crecer y morir para sentirse cerca de lo que colma.
Llevaba todo el día absolutamente jodido y P. V. ha conseguido sacarme de la mierda absoluta en la que me encontraba hoy… estar juntos para la debilidad, no para la fuerza, hasta para ser la debilidad o conformarla. Es una idea extraordinaria que me lleva a concluir algo fuera de la lógica humana que se mueve en el divide y vencerás: une a tus enemigos y los harás débiles [está de puta madre]. Lo cierto es que ambas situaciones de relación [la amistad y el amor] hacen vulnerables a quienes se ven inmersas en ellas, vulnerables hacia sí mismos y vulnerables hacia el otro.
•••
Total, que también debo concluir que no debo escribir para nadie [es lo mejor para mí], ni para agradar, ni para compartir; solo para tomar partido por mi causa [lo malo es que aún no atino a saber de qué va].

Comentarios

  1. QUE SE MUERAN TUS PENAS DE PENA,
    QUE SE MUERAN, QUE YO NO LAS VOY A LLORAR...

    http://www.elbicho.com/web/index.php?option=com_content&task=view&id=17&Itemid=60

    pincha la canción nº 9: "letras"
    Y sube los altavocesss

    Donce

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Mario

Mario fue un corredor de fondo que ha legado el nombre a mi nieto para perpetuar en él su memoria, y me gusta, me gusta mucho que mi bebé tenga en su nombre una razón y un contenido, que lleve el signo de una amistad indeleble y el valor hermoso del recuerdo. Mario, hoy mi nieto, es divinamente vulnerable, delicado hasta el suspiro, bellísimo en sus gestos y causa absoluta de orgullo personal. Su madre, mi hija, me ha hecho el regalo más precioso que se puede hacer a un padre, y lo ha hecho con valentía, sin miedos, siendo una mujer entera en todo el proceso y demostrándome que algo tuve que hacer bien en su educación y en su formación como persona. Jaime, el padre de mi nieto, es un padre ejemplar, preocupado, atento siempre a las necesidades de mi hija y de su hijo, y yo le estaré eternamente agradecido por su forma de ser hombre y por el amor entero que se percibe constantemente en su trato hacia mi niña y hacia mi bebé. Gracias a los tres por hacerme tan feliz.
Por lo que a mí se …

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…