Ir al contenido principal

Sobre el amor bucanero y una addenda sonetera para Sinda [solo porque le gustan mis sonetos].


Idea del amor bucanero [proceso individual de obtención de placer por los sentidos]: Buscar siempre el botín pensando en tu exclusivo gozo físico, estético y psicológico [enredar las miradas con predisposición lasciva propia, buscar cómo se abren las aletas de una nariz perfecta como signo de aceptación y deseo, indagar en la voluptuosidad de los labios, quedarse con un gesto completo de la cara cuando arma una frase silenciosa de deseo no forzada, deslizar los ojos por el cuello en torsión, robar en el escote las curvas que se aprietan intentando una intersección imposible de circunferencias presupuestas, imaginar la eréctil orografía de los senos en la camisa posada sobre ellos, robar carne entre botones, aprovechar el agacharse para tomar medidas y matices de caderas y nalgas, de cintura y cerviz; buscar los vértices marcados en el pantalón justito y averiguar ropa interior en tal paisaje, disfrutar en silencio un caminar, blondar el desnudo bajo la ropa puesta, indagar los lunares y su juego, sopesar lóbulos y vello perpetrando estrategias de combate, imaginar gemidos, descubrir pliegues, calcular pesos sobre la balanza de nuestro cuerpo, compactar teorías de ángulos de penetración y de salida, idear un teorema de caricias y tactos, ver la mujer empírica y aplicarle ecuaciones complejas, hallar la recta del placer en las curvas del cuerpo y verificar a solas los resultados…] … “No todo va a ser follar…”, que decía Javier Krahe, y continuaba: “… ya follé el año pasado a la orillita del mar con una mujer sin par que después me dio de lado… no todo va a ser follar”.
Ese amor bucanero es más de producción literaria que de reproducción, de imágenes que de tactos, de sumas que de restos humanos tendidos, de valor que de hechos. Amor para imaginar lo que no ha sucedido ni sucederá… mmmmm.
•••

SIN QUE ME VEAS, MIRO TU CINTURA

Sin que me veas, miro tu cintura,
que en inversos paréntesis me ciega
con esa voluntad del estratega
que predice la mano en la moldura.

Y es que adoro de ti ese clandestino
dibujar sin saber, ante mis ojos,
un universo lúbrico en manojos
de calientes perfiles. Mi camino

se hace entonces deseo desatado
que en el matraz del cuerpo mezcla y ata
una alquimia limosa, espesa, clara

que me hace percibirte con la rara
pasión de fiel voyeur que se remata
en un acabar siempre desnatado.

Sentirte sin que sepas no es pecado.

© Luis Felipe Comendador

•••

Otra de Paul Valéry: “La fe consiste sobre todo en no creer… en la razón”. Un muerto divino, cabrón, con bigote y sin gafas.
Pues eso, que mañana me mudo a tierras cordobesas con viatge noctívago y solitario, con mi Nikon en ristre, con mi ejemplar parapléjico de “Los cipreses creen en Dios” para tunear, con mis lapizotes y mis pincelillos para enredar si me aburro. Serán solo un par de días y otra vez en casa. Nada del otro mundo… pero tanteo de éste…

Comentarios

  1. Uff, qué bonito!

    "Sentirte sin que sepas no es pecado"
    Pues diga que no Sr. Comendador!
    Qué sería de nosotros sin la imaginación. Qué triste locura si solo pudiésemos percibir la realidad...

    El deseo platónico ayuda a sentirse vivo, ahoga o desahoga, rellena o vacía, pero ayudar ayuda, ya lo creo!

    Que mañana pases un precioso día y cuidadín con el coche, pq tiene pinta de llover!

    Un besito

    ResponderEliminar
  2. Gracias a raudales por la dedicatoria. Te leí esta mañana de pie, sin apenas tiempo,-entre clase y clase- y me emocionaste. Ahora, en casa con sosiego he vuelto a leerte y a disfrutar con tu magnífica ero-entrada de hoy.
    Tu soneto de hoy no es una excepción, y el estrambote bucanero, un perfecto remate.
    Un abrazo grande

    ResponderEliminar
  3. www.maximedelporte.com
    /project/aux-pieds-de-la-lettre/

    espero que se lea entero, de pies a cabeza

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Jugar al cíclope...

Jugar al cíclope, como en el capítulo siete de Rayuela, o simplemente jugar al Cortázar postmasmédula, a aquel Cortázar tan Girondo de “Apenas él le amalaba el noema... ¡Evohé¡ ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentían balpamar, pernilos y márulos...”... no, mejor jugar al cíclope y cansarte de no estar cansado o jugar a cerrar los ojos para ver e imaginar que la felicidad está más cerca... quienes piensan demasiado no pueden hacer nada... he aquí la regla fundamental del juego de La Maga... y uno está tan triste porque todo es tan hermoso... ¿y si quienes forman mi mundo solo fueran ilusiones... no lo que son, sino mis ilusiones de ellos, no sus verdades, sino mis mentiras?... todo sería un juego estético personal, un juego magnífico en el que crecer... salgo a la calle, voy a por tabaco hasta PdT, doblo la esquina cuesta arriba, estoy solo en la calle, estoy solo en la esquina... subo hasta que las puertas de cristal detectan mi presencia y se abren como puertas... est…

Me late el codo izquierdo...

Hoy me levanté con el codo izquierdo dolorido e hinchado, todo por un golpetazo que me arreé la semana pasada con una puerta [se conoce que ayer me apoyé en alguna de las barreras de la plaza de toros bejarana, mientras asistía al blues, y se me ha infectado]… y es que últimamente parezco un quecomari lleno de cuitas y quejicoserías… el cabrón está ardiendo y focaliza toda mi atención en su latido, hasta el punto de hacerme perder concentración en lo que hago.
En fin, que sigo en el asunto de vivir y eso me gusta mucho… hasta el latido este que me reclama atención constante.
Hoy le pegué la última corrección al nuevo libro de Belencita, “Orden de alejamiento”, y vuelvo a dejar escrito que me gusta muchísimo su forma y su contenido. Espero que en un par de semanas esté listo para hacerlo llegar a sus manos…. y que me ha gustado leerlo con ese latidito de dolor, pues el poemario es de dolor entero… y muy intenso.
Luego, me dejé de mí [y del trabajo] y le busqué contenido a ese pum-pum… y m…