Ir al contenido principal

Sobre el amor bucanero y una addenda sonetera para Sinda [solo porque le gustan mis sonetos].


Idea del amor bucanero [proceso individual de obtención de placer por los sentidos]: Buscar siempre el botín pensando en tu exclusivo gozo físico, estético y psicológico [enredar las miradas con predisposición lasciva propia, buscar cómo se abren las aletas de una nariz perfecta como signo de aceptación y deseo, indagar en la voluptuosidad de los labios, quedarse con un gesto completo de la cara cuando arma una frase silenciosa de deseo no forzada, deslizar los ojos por el cuello en torsión, robar en el escote las curvas que se aprietan intentando una intersección imposible de circunferencias presupuestas, imaginar la eréctil orografía de los senos en la camisa posada sobre ellos, robar carne entre botones, aprovechar el agacharse para tomar medidas y matices de caderas y nalgas, de cintura y cerviz; buscar los vértices marcados en el pantalón justito y averiguar ropa interior en tal paisaje, disfrutar en silencio un caminar, blondar el desnudo bajo la ropa puesta, indagar los lunares y su juego, sopesar lóbulos y vello perpetrando estrategias de combate, imaginar gemidos, descubrir pliegues, calcular pesos sobre la balanza de nuestro cuerpo, compactar teorías de ángulos de penetración y de salida, idear un teorema de caricias y tactos, ver la mujer empírica y aplicarle ecuaciones complejas, hallar la recta del placer en las curvas del cuerpo y verificar a solas los resultados…] … “No todo va a ser follar…”, que decía Javier Krahe, y continuaba: “… ya follé el año pasado a la orillita del mar con una mujer sin par que después me dio de lado… no todo va a ser follar”.
Ese amor bucanero es más de producción literaria que de reproducción, de imágenes que de tactos, de sumas que de restos humanos tendidos, de valor que de hechos. Amor para imaginar lo que no ha sucedido ni sucederá… mmmmm.
•••

SIN QUE ME VEAS, MIRO TU CINTURA

Sin que me veas, miro tu cintura,
que en inversos paréntesis me ciega
con esa voluntad del estratega
que predice la mano en la moldura.

Y es que adoro de ti ese clandestino
dibujar sin saber, ante mis ojos,
un universo lúbrico en manojos
de calientes perfiles. Mi camino

se hace entonces deseo desatado
que en el matraz del cuerpo mezcla y ata
una alquimia limosa, espesa, clara

que me hace percibirte con la rara
pasión de fiel voyeur que se remata
en un acabar siempre desnatado.

Sentirte sin que sepas no es pecado.

© Luis Felipe Comendador

•••

Otra de Paul Valéry: “La fe consiste sobre todo en no creer… en la razón”. Un muerto divino, cabrón, con bigote y sin gafas.
Pues eso, que mañana me mudo a tierras cordobesas con viatge noctívago y solitario, con mi Nikon en ristre, con mi ejemplar parapléjico de “Los cipreses creen en Dios” para tunear, con mis lapizotes y mis pincelillos para enredar si me aburro. Serán solo un par de días y otra vez en casa. Nada del otro mundo… pero tanteo de éste…

Comentarios

  1. Uff, qué bonito!

    "Sentirte sin que sepas no es pecado"
    Pues diga que no Sr. Comendador!
    Qué sería de nosotros sin la imaginación. Qué triste locura si solo pudiésemos percibir la realidad...

    El deseo platónico ayuda a sentirse vivo, ahoga o desahoga, rellena o vacía, pero ayudar ayuda, ya lo creo!

    Que mañana pases un precioso día y cuidadín con el coche, pq tiene pinta de llover!

    Un besito

    ResponderEliminar
  2. Gracias a raudales por la dedicatoria. Te leí esta mañana de pie, sin apenas tiempo,-entre clase y clase- y me emocionaste. Ahora, en casa con sosiego he vuelto a leerte y a disfrutar con tu magnífica ero-entrada de hoy.
    Tu soneto de hoy no es una excepción, y el estrambote bucanero, un perfecto remate.
    Un abrazo grande

    ResponderEliminar
  3. www.maximedelporte.com
    /project/aux-pieds-de-la-lettre/

    espero que se lea entero, de pies a cabeza

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …