Ir al contenido principal

Solo es cuestión de aplicar la lógica constitucional, ¿no?

Hermosa foto con Urceloy gracias a la mano de José Antonio Rodríguez Álvarez ©

Ahora que ya pasó esa fiebre cristera de pasos con vírgenes lloronas, jesuses a la guantanamera [de Guantánamo, por supuesto], romanones vestidos de romanos y cofrades descalzos a lo KKK… pues que me da por tomarme un cafetote con mi ‘architecte favoritous’ y el jodío me proporciona una idea molona para chungarme de la Iglesia [mi hijo dice ‘inglesia’] sátrapa y mojicona.
Veamos: como empresario pequeñín hube de cumplir en su día las mil y una consideraciones que me fueron solicitando las diversas administraciones para poder abrir mi negocio al público, osea, baños femeninos y masculinos, vestuarios con duchas determinados por sexos, insonorización completa y carísima, cuartito estanco para residuos tóxicos, alarmas de incendio y robo, materiales no fungibles, salidas de humos y otros vapores, proyecto eléctrico visado y sellado mil veces, botiquines por doquier, extintores a gogó, salida antipánico franca para multitudes, puertas cortafuegos, cristales dobles con cámara de silencio… y lo que a ustedes se les vaya ocurriendo, que yo no tengo memoria. Y para ello, tuve que pasar diversas inspecciones técnicas y sanitarias que me costaron un ojo de la cara, y todo sin un concordato que aminorase los pagos a mis empleados en el durante y en el jodido e indefinido después.
Bien, pues en las iglesias que conozco, que son muchas y no dejan de ser centros de trabajo de un gran holding con sede central en El Vaticano, no hay servicios legalmente acondicionados y separados por sexos, no hay duchas ni vestuarios [a no ser que se consideren las sacristías como tales… y aún así no cumplen las debidas condiciones marcadas por la ley], no hay vomitorios con puertas antipánico [y mira que en esas sucursales entra gente a porrillo en los días de guardar], no hay insonorizaciones legales [sabiendo que en esos centros se canta a grito pelado y se tocan campanas], no se exige a los párrocos el carnet de manipulador de alimentos [y dan de comer a diario a cientos de miles de personas el interminable cuerpo de Cristo] ni están sujetos a la normativa de los locales que trafican con bebidas alcohólicas [la sangre de Cristo al día de hoy sigue teniendo sus grados], no tienen botiquines a la vista [debiera haber uno por cada estación del vía crucis] con el panorama de clientes que reciben [pásense ustedes a cualquier hora y verán la media de edad y de salud feligresa, que hasta debiera exigírseles contar con un pequeño centro médico y ambulancia a la puerta, como a la Estación de La Covatilla], no suelen tener accesos para personas con discapacidad [eso es pecado mortal casi, a no ser que se suponga que la sola cercanía del templo obrará milagros en ese sector poblacional]… Y luego habría que analizar también la situación de su personal, que son todos inmigrantes con pasaporte Vaticano a los que se le concede la doble nacionalidad, el permiso de residencia y el de trabajo solo por llevar toca o alzacuellos, sin tener que esperar esas horrendas colas en las comisarías o en las delegaciones de gobierno [que sí tienen que esperar los africanitos o los sudamericanetes] para conseguir sus papeles… y encima están bien subvencionaditos por el Estado español gracias al Concordato, que paga las nóminas en gran medidad de este enorme holding mundial [a mí no me pagan, que me cobran]…
Y no es estar contra la Iglesia, coño, que es reclamar la igualdad que como ciudadanos nos otorga nuestra Constitución, tanto en derechos como en obligaciones [que les pregunten a los Testigos de Jehová cuántas gestiones han tenido que hacer, cuántos trámites han tenido que pasar y cuántas normas han tenido que cumplir para hacer su nuevo Salón del Reino en esta villa, que les pregunten de qué viven sus pastores y cuánto les paga el Estado].
Sería fantástico que las administraciones pusiesen plazos a todas estas situaciones irregulares que ponen en peligro a los ciudadanos, que les obliguen a adaptar sus centros a la norma igual que a mí me obligan, que les obliguen a regularizar su situación con la Seguridad Social y que dejen de financiar con dinero público esa actividad que tanto dinero genera [solo hay que darse una vuelta por Google y buscar ‘bienes de la iglesia católica’ o ‘inversiones de la iglesia católica’ o ‘negocios de la iglesia católica’… que ya quisiera yo para mi empresa un 0,001 por ciento de su facturación maquillada, de sus activos y de sus pasivos.
Habrá que rezar con carita de cordero degollao, poniendo la cabecita en escorzo y mirando al cielo.

Comentarios

  1. Totalmente deacuerdo, llevo esperando 30 años a que nuestra izquierda; de una vez por todas en este y en tantos temas se posicione como deberia haberse posicionado.Pero querido Autor al final ,no interesa no vaya a ser que algunos de los votos que recolectamos en campaña se nos pierdan por el camino.los compañeros, camaradas y asimilados, quieren huevo y torrezno o tambien como se suele decir teta y sopa y lo mejor incluso blanco y negro.
    SALUD para compañeros, camaradas y similares que al final solo buscan vivir del "momio" que es de lo que se trata.¿necersitaremos otros 30 años para posiconarnos en uno o entro sentido? Todo no se puede.

    ResponderEliminar
  2. Mira, no te engañes, tenemos lo que nos merecemos por gilipollas y punto. Yo en estos días de pueblo he comprobado que la prehistoria y el caciquismo aún siguen vivos(aunque en las ciudades casi no lo notemos), que la extinción de los dinosaurios es leyenda y que la gente (la masa) traga (tragamos) con lo que nos echen mientras no nos afecte directamente.
    El tío de la sotana que han llevado al pueblo (divorciado y con hijos, que modernidadd!) hace firmar actos de presencia a los chavalillos, y les confiesa (siguen confesando, increíble!)y les dice que les "suda los huevos sus pecados" (palabras textuales) aunque en eso le doy la razón al tipejo, o le dice a una cría de 13 años que tiene cara de meterse de todo... ya ves, y tragan y van... y todo es normal... (Ah, y este cura ha venido, pq el anterior cambió la sacristía por otro cuarto oscuro, jeje) LA MADRE QUE NOS PARIÓ!!
    Joe, ya me enrollé y no dije lo que venía a decir... Pues luego vengo otra vez (que acabo de llegar y todavía me tengo que hacer la comida..) Dnc.

    ResponderEliminar
  3. Las iglesias no tienen ventilación natural ni forzada, por eso lo del butafumeiro, ni cumplen el RITE ni la CPI y no digamos el Cólico Técnico... Y que me decís del confesionario, apartamento individual entre celosías que no paga IBI (¿lo pagan las iglesias?), con connotaciones estotérico-sexuales de primer orden. Lo de las sacristías ya será la repera, no he visitado ninguna.
    Con la Iglesia hemos topado, amigo Felipe.
    GUADALUPE.

    ResponderEliminar
  4. Cordero de Dios que quitas el hambre del mundo y el pan de cada día dánosle de hoy.

    urahdal

    ResponderEliminar
  5. ¡Qué razón tienes querido!
    Besos grandotes, como tú.

    ResponderEliminar
  6. Mira, lo que te iba a decir:
    Un día me comentaste que uno de tus mejores amigos es un extraordinario poeta montijano (pero no me dijiste el nombre) pues resulta que el sábado estuve en Montijo y le pregunté a un librero, que más que librero podría haber sido sexador de pollos pq el jodío tenía menos idea que yo. Después fui a por tabaco y también pregunté allí, el estanquero sí que sabía, se lio a decir nombres hasta que... EUREKAAA! jajajaja, YA SÉ QUIEN ESS! a que es A.G.?(como tú no dijiste el nombre, yo tampoco lo digo por si se molesta o algo). Ya sabiendo eso fui a otra librería a comprar algo de él ("librería-mercería" tócate los piessss!) y la chica me dijo que no tenía nada, pero que le conocía pq ella era vecina de los padres del Sr. G.(que no sé para qué me cuenta eso, pero bueno). Ea, y ya está! que pasé un rato requetechuli jugando a "¿dónde está Wally?" (y que si el Sr. G. se quiere esconder de alguien, que no vaya allí, porque un poco más y me llevan hasta su casa, jeje )
    Un besito.

    ResponderEliminar
  7. Es mi ABRAHAM GRAGERA... busca su libro magnífico de poesía "Adiós a la época de los grandes caracteres". Una pasada, te lo prometo.

    ResponderEliminar
  8. Vale, yo también te prometo que lo buscaré!
    (pero mira que me lo paso bien aquí, descubriendo cositas, madre, madre... lo que nos enseñas sin querer!)

    donce

    ResponderEliminar
  9. Pues ya sabes... si quieres unos dividendos divinos no tienes mas que hacer un buen libro de vitela para fe de bautismo savonarólicas y vivir.
    Y ¡Que viva el Calendario Vaticano!
    Un saludín.
    Concha.

    ResponderEliminar
  10. Pero qué reguapos estáis los dos, de verdad! He hecho una entradita el jueves 20 para disculparme y ver lo que me perdí de tapeo. Besos.

    ResponderEliminar
  11. Estás loco de los de remate. ¿Es que no te das cuenta de que -otra vez- existe el infierno?
    Buenos tizonazos te van a dar a ti allí.
    Si bajas vuelve con sonetos. Con o sin estrambote me gustan.

    ResponderEliminar
  12. Sinda, soy Donce, gracias por preguntar por mí el otro día. Un besito.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …