Ir al contenido principal

La rutina del desorden.


“¡RIP, RIP, hurra!”, que me dijo el que cobra las últimas facturas esta mañana mientras tomábamos el cafetín pertinente. Un buen eslogan para la muerte y contra la oscura idea que la proyecta en la cabeza de los hombres… y yo con el peso de la resaca del fin de semana [¡¡¡aún!!!, manda cojones], entre miau y bolinguilla, entre agotado y magullado… pero ya he dicho mil veces que me encantan las resacas, porque producen estados de lucidez y percepción exacta de la vida latiendo en el cuerpo propio… yo, por ejemplo, hoy sé que tengo un músculo estrechito y largo que baja desde el hombro al costado [duele el cabrón que no veas], que me funcionan los lacrimales sin que sienta tristeza, que hay dos puntos en las ingles que me hacen dar rabotazos y saltitos cuando tomo cierta posición, que algo me tensa el cuello por dentro y viene desde la espalda, que mi cabeza es grande porque la acabo de medir con el recorrido del dolor intenso que la transita, que hay terminaciones nerviosas vivas en la justa punta de la nariz, que hay un hueso que salta y chasquea en el centro de mi rodilla izquierda, que el mullido bajero de las nalgas también sabe quejarse si le pongo tensión y que hay jodidos ruiditos que molestan al oído resacoso y solo al oído resacoso.
Y entonces me doy cuenta de que la verdadera filosofía no debe ser lenguaje ni versar sobre el lenguaje [descarto así como filósofos a los pseudodidactas de la perfecta expresión –que no existe, porque la jodida palabra es imperfecta– y me quedo con los que discurren entre el decurso de las cosas y los seres para armar y desamar ideas que les hagan vivir o sobrevivir o destruirse]. La verdadera filosofía consiste en proceder sobre las cosas y los seres y hacer de ellos el acontecimiento de tu existencia, un acontecimiento que no requiera explicación, pero sí gestos.
•••
Elaboro la idea de que yo soy el filósofo de mi existencia y busco estructurarla como la rutina del desorden, solo porque soy un tipo rutinario y absolutamente desordenado… y no sé dónde he dejado los apuntes previos.

Comentarios

  1. Joe Sr. Comendador, qué lucha! vengo de la compra y por casi me zurra una "maruja", la lista se quería colar y no me ha dado la gana (desde que aprendí a decir que NO, todo me va peor, pero me lo paso mejor, jijiji)

    Mira que es casualidad pero llevo unos días dándole vueltas a la idea de que soy desorden elevado a la máxima potencia (y ya aprovecho para contestar a Adu y a Isabel Huete: Chicas, no tengo blog, soy demasiado desordenada como para tener más obligaciones...), pero también sé que el orden riguroso me ahoga, así que...
    como bien dices tú en este poema (que me encanta):
    NO HAGO PLANES CON TANTA ANTELACIÓN

    Porque de las borrascas
    crece un olor a tierra mojada,
    no debo armarme para la lluvia,
    aunque mirar al cielo me está permitido.

    Andar para que el paso sea
    y no haya más que el tranco
    que se da,
    no la huella ni la trocha por hacer.

    Ser amante
    sin rizar hijos
    ni plazos.

    Todo a tragos.

    El próximo minuto, quizá,
    sea el de la deserción
    o el túmulo.

    - Quedamos esta tarde?...
    - No hago planes con tanta
    antelación.

    L.F. Comendador

    (Un besito)

    ResponderEliminar
  2. Me gusta cuando filosofas, como dispones las ideas, y ese puntito contradictorio sufridor, y sobre todo ese "no se" tan humano que utilizas a veces.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …