Ir al contenido principal

La taberna de la novena columna.

La jodida crisis y yo con estos pelos… pero qué es la crisis, para qué sirve y a quién le sirve, por qué ahora y no antes o luego…
Hasta ayer la banca daba y tenía, pero desde ayer la banca tiene y no da… ¿por qué? Yo no entiendo nada, entre otras cosas porque nunca me senté a aprender nada de este palo, pero sí tengo un sentido práctico hecho de lógica que me aporta indicios sobre los que objetivar alguna opinión.
Desde tal plataforma [en el aire], entiendo que la crisis la propicia el interés de quien ha de ganar con ella, pues con ella se modelan gobiernos y se mueven los rumbos de los estados, pero el dinero sigue siendo el mismo, como el agua, siempre el mismo volumen fluyendo, evaporándose y precipitándose.
Me hace mucha gracia cuando dicen que, por ejemplo, EEUU se está gastando un dineral en la guerra de Irak, pero no cuentan que esa pasta va a las arcas americanas de nuevo en mil conceptos de producción, tales como armas, ropa militar, intendencia en todos los campos… y multiplicada con el control de un petróleo que antes no controlaba.
En fin, que todo es relativo y que la banca gana siempre, que los curritos de abajo son los que realmente sienten el apretón y no encuentran el camino del baño, y que los ricos siempre serán los ricos por mucho que nos empeñemos…
Vaya juego la crisis, vaya juego.
•••

Me encanta imaginarme la taberna de la novena columna que cuenta Catulo en su “Carmina” [“Salax taberna uosque contubernales, / a pileatis nona fratribus pila…”], llena de ‘galanes de callejón’ y ‘pelagatos’, en la que el español [celtíbero] Egnacio, de ‘barba frondosa’ y ‘dentadura frotada con celtíberos orines’, se tiraba a la muchacha que escapó del seno de Valerio y a la que tanto quería…
Una taberna así, lupanar maquillado, con un español recio beneficiándose a la chica del insigne poeta romano por la cara [imagino que también por algún sitio más]. Me imagino también al piraña Quevedo leyendo este pasaje y perpetrando un soneto de victoria carnal sobre su gran maestro.
Ahora falta esa poética desastrada y divina que es respuesta vital al diario prosaico de los hombres [aunque a ella se ha acercado Buk con mucho tino y su toquecito de moderdinad], o quizás no falte, pero es mal entendida en su presentación y en su concepto. Una poética de la deuda y los celos, del cabreo y la venganza por las cosas diarías y pequeñas, del amago de calle y el sacado de pecho por parecer más hombre; una poética sin vocación de eternidad, de respuesta inmediata al dolor, al calor, a la pérdida, a la rabia, a la chulería misma de vivir y convivir. Una poética hecha a la medida del que te debe una factura y no paga, del que te pone los cuernos y sonríe, del que te zancadillea y mira para otro lado.
•••
Una joven de Balthus sentada y aburrida de purita belleza… y aún no es sábado. La casa verde de Sandy skoglund con sus perros azules… y aún no es sábado. James Dean en Times Square con un cigarrillo en la boca… y aún no es sábado. Un affiche de Haring en Tate Gallery… y aún no es sábado. El blanquísimo cuerpo de la Lesbia Catulo saliendo de la ducha… y aún no es sábado. Unas botas Segarra de un rojo mortecino en los pies de la musa… y aún no es sábado. La ruta de la seda rediviva en una avenida de Arusha alfombrada de pétalos de bugambilleas después de la lluvia… y aún no es sábado. Un poema que no dura sino lo que tardas en leerlo con los ojos… y aún no es sábado. El futuro que no será, del que te libras… y aún no es sábado. El lugar de los hechos… y aún no es sábado. Esa fruta prohibida que acaba siendo manos entre unas piernas… y aún no es sábado. Lo que podría pedirte y no te pido… y aún no es sábado. La complicada arquitectura de un charco recién hecho… y aún no es sábado. La pereza de ser… y aún no es sábado. Los astros, los jardines de piedra, la custodia al abrigo del oro, unas rodillas rojas, el alfabeto de un viaje, un zarpazo en la piel, el letargo de las moscas, un tambor de juguete, un alarido tartamudo, la cama fría, la arruga entre unas piernas, el peso, el beso, el hueso, algunos adoquines de la calle ue saben de mis pasos de ayer, las ganas de morder o lamer o tocarse, una postal de Burgos, un rubor, un ardor, un sabor, la cornisa cabrona que me amenaza siempre al salir del trabajo, la bendición de verte, la redención de verte, la turbación de verte, una almohada mullida, volver a las camisas, el almidón, las restas con el brasero abajo incendiando los pies, un ensayo, un resuello, un aquello, la luz de Eleusis, el ronco perborato queriendo ser clorhídrico, Cézanne en los lavabos femeninos, las giocondas de barra, prodigarse, callarse, correrse, la ingenuidad con pechos, un rumor, hojas secas, limpidez, un sepulcro, dos ojos para verte, tres caricias, cuatro versos rimándote, cinco dedos contados para hurgar en tu sexo… y aún no es sábado

Comentarios

  1. Que no hombre, que no! que no hay crisis!. Si precisamente este año dicen que es el del "Consumismo" (con su mismo coche, con su mismo sueldo, con su mismo piso, etc.,etc...)
    Mira en la calle que hay al lado de mi casa, hace unos pocos años pusieron una mediana de 3 ó 4 kms, y justamente hoy, han comenzado las obras para quitarla.. ves como sí que hay "pelas"? lo que no hay es FE! (ayyyyy que somos unos incréduloss!)
    Por otra lado: qué bien habla este Bukowski! qué tranquilidad, qué seguridad, qué armonía... ya solo me falta quitarme la ignorancia de encima, aprender inglés y entenderlo todo... en fin... que aún no es sábado, pero es tarde de viernes (y eso ayuda!)

    Un texto precioso.

    Oye y Guadalupe no está muy callada?
    Guadalupeee, si estás por ahí...ven a la luzzz, MANIFIESTATE!
    dnc

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Mario

Mario fue un corredor de fondo que ha legado el nombre a mi nieto para perpetuar en él su memoria, y me gusta, me gusta mucho que mi bebé tenga en su nombre una razón y un contenido, que lleve el signo de una amistad indeleble y el valor hermoso del recuerdo. Mario, hoy mi nieto, es divinamente vulnerable, delicado hasta el suspiro, bellísimo en sus gestos y causa absoluta de orgullo personal. Su madre, mi hija, me ha hecho el regalo más precioso que se puede hacer a un padre, y lo ha hecho con valentía, sin miedos, siendo una mujer entera en todo el proceso y demostrándome que algo tuve que hacer bien en su educación y en su formación como persona. Jaime, el padre de mi nieto, es un padre ejemplar, preocupado, atento siempre a las necesidades de mi hija y de su hijo, y yo le estaré eternamente agradecido por su forma de ser hombre y por el amor entero que se percibe constantemente en su trato hacia mi niña y hacia mi bebé. Gracias a los tres por hacerme tan feliz.
Por lo que a mí se …

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…