Ir al contenido principal

Manchado de tinta se está de puta madre.


No me gustan los débiles que muestran su debilidad sin una segunda intención posible, los que la exponen para ‘exponerse’, sin haberse parado a pensar antes en que hay otros con debilidades mayores que los harían felices solo por una pequeña comparación. Debieran ponerse una pistola en la sien y tener el coraje de disparar y desaparecer. Así serían protagonistas de su propia vida.
Y es que también hay que saber disfrutar de lo que te hace daño, porque es parte de ti, del edificio que construyes… y de ello se aprende [hasta a reír].
Ayer me dio una pulsión [es muy común en mí] y me fui a una tienda de materiales de arte con intención de gastarme en ella todo el dinero que llevaba en el bolsillo. Fui absolutamente monográfico y me dejé toda la pasta en cuarenta tinteros llenos de tinta china de colores [Drawing Ink] que empecé a utilizar con ansia justo cuando volví a mi estudio. Creo que fue el sol, que ayer pegaba fuerte, y que me había quedado en manga corta y con el pecho al aire, circunstancias que me castigan siempre y me ponen un puntito de locura en el cuerpo. Me sobrepuse así a mi debilidad, como siempre lo hago, con actividad frenética y con pulsión creativa, y solucioné el día de calor y mal rollo con unos dibujos negros llenos de esas espirales aguadas que me enseñó a hacer Albertito Hernández sin querer un día que me dejó unos dibujos suyos para ilustrar en mi revista [‘El Sornabique’] un trabajo sobre Antonio Gamoneda.
El caso es que me lo pasé de puta madre y mi debilidad se diluyó en el hambre de hacer e intentar decir haciendo. Mis dedos manchados de tinta negra son hoy la resaca, una resaca divina que no sale con jabón ni estropajo [son buenas las jodidas tintas].
Y ahora me subiré a La Covatilla, porque tengo allí reunión de trabajo [y es domingo], y quizás hasta remate con comidita de autoservicio rodeado de la poca nieve que ya queda en la sierra bejarana. Me subiré mi cámara e intentaré algunas tomas para guardar.
•••
Subí y bajé… y entre medias un estupendo rancho cuartelero [covatillero] compuesto de ensaladilla rusa, espárragos envueltos en jamón york, filetes con patatas fritas y ensalada, tartita de arándanos y café solo… Subí y bajé… pero no sin antes encontrarme con un Joselín cabreado porque se le habían rayado los esquís y mirar a mi hija con distancia y con orgullo, asentada en su trabajo [hoy termina], y tomarme unas cocacolas con Carlos, Alberto, Porfi, Paco y José antes de la reunión pertinente que me llevo a tales alturas físicas [me jode ir a La Covatilla porque la presión me tapona los oídos y no me gusta esa sensación aviadora]… Subí de vacío y me bajé a mi hija junto a los esquís de Joselín, ya pulidos y encerados, que iban dando bandazos por las curvas del camino de vuelta a casa.
Mi conclusión, al cabo, es que subí y bajé… no mucho más.






•••
Y a eso de las cuatro volví a pisar mi terreno, ocupé mi espacio natural, mi biotopo… acaricié la piel de mi sillón de trabajo, toqué con deleite mis pinturas, manoseé algunos de mis libros, coloqué en un estante los libros leídos en las últimas semanas y pillé los que voy a leer para colocarlos sobre mi mesa de trabajo.
Respiré hondo y volví a decirme en alto: “Felipe, tú no estás para salir demasiado de este espacio, que es como un paraíso pequeñito de dos por cuatro metros… olvida el mundo, coño”. Luego me puse a pintar un ratito, y en eso ando.







Comentarios

  1. Jo, nos podrías enseñar algún día algún dibujo-pintura tuya (aunque vi algo en tu página oficial) y eso de "enguarrinarse" en tinta no lo he probado pero, cuando dibujo a pastel o a carboncillo me lo paso "teta"!...uhmm cómo mola pintar con los dedazoss...
    Ah, y que sepas que tu primer párrafo me ha "espabilao". Llevo un tiempito "quejicosa perdía", piagnucolona di merda! (jeje, que bien suena eso) y lo peor es que aprovecho tu blog para escupir mis miserias... Ayyy pobrecito!
    Chéri ami: Excusez-moi!

    Hoy te mando un besazo gordote y rechoncho.

    ResponderEliminar
  2. Recuerdo mi primer contacto con la tinta china, tan acertado y rotundo, como el amarillo canario o el marrón avellana. No sé qué color sobrevive e n sus manos (a pesar del jabón) pero en mi memoria están Las Windsor and Newton, como una metáfora, acertada, rotunda.

    http://www.dickblick.com/zz211/17/

    urahdal

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …