Ir al contenido principal

Así está España.


Casi todos los días tengo conversaciones de trabajo que tocan lo absurdo, pero la que tuve hoy con un comercial de una empresa con la que solemos trabajar ha sido realmente especial. Transcribo y no exagero [aunque me inventaré los materiales, pues no recuerdo los nombres específicos]
Yo: Buenos días, soy Felipe Comendador, de AGH impresores, te llamaba para encargar unas impresiones de gran tamaño sobre metal.
Comercial: Ahá, un segundo, que tomo papel y boli para anotar… Ya, dime.
Yo: Verás, son 16 impresiones sobre aluminio blanco en 150x120 (ya te he enviado los documentos vía mail a tamaño y en JPG) que, una vez impresas, debes cortarme en losetas de 30x30 con el borde limpio, pues son para decoración y deben quedar impecables.
Comercial: Mmmm… dices que sobre aluminioooo… 150x120… losetas… mmmm… ¿y cómo las corto yo?
Yo: Pues imagino que como cortas todos los trabajos sobre aluminio…
Comercial: Ya, claro, seré tonto… sí … sí. Oye, y el corte… ¿será recto o curvo?, porque si es recto va mejor en Prinflog, que es un material muy moldeable; pero si va curvo, es otra cuestión, nos iríamos mejor a Devonprint, que es absolutamente novedoso y…
Yo: Dije aluminio blanco…
Comercial: Ya, ya… ¿y va a ser para exterior?
Yo: No, es todo para interior.
Comercial: Claro, claro… entonces mejor nos vamos a ir a un material de última generación que deja un acabado de puta madre… sí, Asproink, es insuperable para interiores, aunque para los cortes curvos no va bien si lo que quieres es un trabajo fino.
Yo: Que no lleva cortes curvos, que son losetas cuadradas de 30x30…
Comercial: Claro… es un verdadero problema. Espera, que le consulto a un técnico holandés que está en la sala de máquinas y sabe de esto la hostia, un segundo… Ya. Mira, me dice que lo mejor para exteriores es Prinflog, pero que no se remata bien en cortes curvos…
Yo: A ver, si yo quiero aluminio blanco para interior y en losetas cuadradas de 30x30 con los cortes rectos y limpios.
Comercial: Sí, sí, es todo un problema. ¿Sabes qué se me ocurre?, estoy viendo el catálogo de soportes y hay aquí uno perfecto, ecanja justo en lo que me pides, la impresión es indeleble para exteriores y se puede cortar hasta con un cutter, con lo que no nos dará problemas para los cortes curvos…
Yo: Pero yo no….
Comercial: Ves, se llama Luxmarine, aunque tiene un problema, que no es blanco del todo, tira más a beige o cremita café con leche muy diluido, claro, y tú lo quieres blanco, ¿no?… aunque te quedaría de puta madre, ya lo estoy viendo…
Yo: Pero…
Comercial: Oye, y estoy pensando yo… ¿estará expuesto a la lluvia?, porque para la lluvia hay un material tope resistente, Plugiolag. Oye, que lo puedes hasta lavar en la lavadora y permanece la impresión como el primer día…
Yo: Atienende, por fa…
Comercial: Es todo un problema… a ver cómo lo cortamos, porque, claro, es un material que no hemos probado todavía en corte. Espera, que vuelvo al taller a preguntar… Ya estoy. Mira, que me dicen en taller que ese material es complicado de trabajar, porque hay que imprimir con pantones especiales… tú verás, es bastante más caro…
Yo: Por favor, déjame hablar un poquito y te enterarás de mi encargo: quiero 16 impresiones sobre aluminio blanco en 150x120 que, una vez impresas, debes cortarme en losetas de 30x30 con el borde limpio, pues son para decoración y deben quedar impecables. Creo que está clarísmo, coño. Un material tradicional, el aluminio blanco y unos cortes sencillos en ángulo recto, nada más.
Comercial: No, si yo te entiendo, pero es una lástima no podértelo hacer en Plugiolag, coño, bien que lo siento. Mira, pone en el catálogo que es maleable, miscible, impermeable y un par de cosas más en inglés que no entiendo… una verdadera lástima… ¿sabes?, tienes que convencerte de que lo mejor son los materiales tradicionales y pasar de tantas modas y tantos productos novedosos, que al final el mejor resultado lo dan los materiales de siempre… yo te recomendaría el aluminio blanco sin dudarlo, eh… sabes que somos amigos y no te engañaría en esto… donde esté el aluminio blanco, que se quiten otros soportes, coño. Os dejáis llevar por las modas y luego siempre pagamos nosotros con vuestras quejas… oye, pero si tú quieres otra cosa, aquí estamos nosotros para servirte lo que pidas, que para eso tenemos la mejor tecnología del sector… … Entonces, ¿en qué quedamos?
Yo: ¡Joder!, pues en lo que te he dicho desde el principio de nuestra conversación: 16 impresiones sobre aluminio blanco en 150x120 que, una vez impresas, debes cortarme en losetas de 30x30 con el borde limpio, pues son para decoración y deben quedar impecables.
Comercial: ¿Aluminio blanco? Buena decisión, de verdad, muy buena. Lo que no sé es cómo van a quedar los cortes curvos…

Colgué para no enfermar y mañana volveré a repetir el pedido.
¿No es para cargarse a un tío?… Así está España.

Comentarios

  1. No sé chico, ¿de verdad no te interesaría que te lo hiciera en Plugiolag?, ten en cuenta que es miscible. Total, Felipe, para exterior como tú lo quieres, y con cortes curvos, yo estoy de acuerdo con el comercial :))

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué bueno! Es como para cortarle los huevos -con un corte curvo-, y hacérselos tragar con una loseta de Plugiolag. Regresa cuanto antes al refugio y dedícate a escribir antes de que te hagan perder la cabeza.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. ¿Y si mandaras al comercial a un cirujano para que le enseñara en persona lo que son cortes curvos y cortes rectos, interiores y exteriores....?
    Mejor, dile que se ponga en contacto con los operarios aquellos a los que encargó cierta obra nuestro Antonio Guti. ¡Vaya equipo que formarían! Y tú dedícate solo a escribir. Un abrazo y paciencia.

    ResponderEliminar
  4. Es el enemigo???
    Que digo que a qué hora vais a atacar?... a las siete?... y no podría ser más tarde, es que a esa hora estamos todos dormidos... y cuántos seréis? ufff, no sé si tendremos balas suficientes!!!

    JAAAAAAAAAAAAAAA, ese tío es la reencarnación de Gila!!.
    Ays, parece que me he vuelto de nuevo peque y estoy leyendo (encima de la cama) el "diálogo para besugos" de mis tebeos. Qué guachi!!

    Paciencia Sr. Comendador, si le vas a matar, hazlo! pero despacito, que sufra el jodío!!

    (por cierto, lo siento pero: Yujuuuuu, he vueltooooo....!)

    ResponderEliminar
  5. No es para tanto... peores son las conversaciones navideñas en casa de mis padres. Pero, hazme un favor: cuando te venga el pedido hazle una foto y la cuelgas para ver como ha quedado.
    Un besote y paciencia.

    ResponderEliminar
  6. Perdón, perdón, sé que llego con mucho retraso, y que mi comentario es anacrónico. pero quiero que sepas que me he partido de la risa, y que no me creo nada de la conversación telefónica. Eres buenísimo también contando chistes. (Supongo que sabes el del café y la ensaimada.)
    PS En realidad sí te creo, pues sé que hay muchos tipos como el comercial ese, que son los que hacen posibles chistes como el que te hace luis amézaga.
    Un beso

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …