Ir al contenido principal

Así está España.


Casi todos los días tengo conversaciones de trabajo que tocan lo absurdo, pero la que tuve hoy con un comercial de una empresa con la que solemos trabajar ha sido realmente especial. Transcribo y no exagero [aunque me inventaré los materiales, pues no recuerdo los nombres específicos]
Yo: Buenos días, soy Felipe Comendador, de AGH impresores, te llamaba para encargar unas impresiones de gran tamaño sobre metal.
Comercial: Ahá, un segundo, que tomo papel y boli para anotar… Ya, dime.
Yo: Verás, son 16 impresiones sobre aluminio blanco en 150x120 (ya te he enviado los documentos vía mail a tamaño y en JPG) que, una vez impresas, debes cortarme en losetas de 30x30 con el borde limpio, pues son para decoración y deben quedar impecables.
Comercial: Mmmm… dices que sobre aluminioooo… 150x120… losetas… mmmm… ¿y cómo las corto yo?
Yo: Pues imagino que como cortas todos los trabajos sobre aluminio…
Comercial: Ya, claro, seré tonto… sí … sí. Oye, y el corte… ¿será recto o curvo?, porque si es recto va mejor en Prinflog, que es un material muy moldeable; pero si va curvo, es otra cuestión, nos iríamos mejor a Devonprint, que es absolutamente novedoso y…
Yo: Dije aluminio blanco…
Comercial: Ya, ya… ¿y va a ser para exterior?
Yo: No, es todo para interior.
Comercial: Claro, claro… entonces mejor nos vamos a ir a un material de última generación que deja un acabado de puta madre… sí, Asproink, es insuperable para interiores, aunque para los cortes curvos no va bien si lo que quieres es un trabajo fino.
Yo: Que no lleva cortes curvos, que son losetas cuadradas de 30x30…
Comercial: Claro… es un verdadero problema. Espera, que le consulto a un técnico holandés que está en la sala de máquinas y sabe de esto la hostia, un segundo… Ya. Mira, me dice que lo mejor para exteriores es Prinflog, pero que no se remata bien en cortes curvos…
Yo: A ver, si yo quiero aluminio blanco para interior y en losetas cuadradas de 30x30 con los cortes rectos y limpios.
Comercial: Sí, sí, es todo un problema. ¿Sabes qué se me ocurre?, estoy viendo el catálogo de soportes y hay aquí uno perfecto, ecanja justo en lo que me pides, la impresión es indeleble para exteriores y se puede cortar hasta con un cutter, con lo que no nos dará problemas para los cortes curvos…
Yo: Pero yo no….
Comercial: Ves, se llama Luxmarine, aunque tiene un problema, que no es blanco del todo, tira más a beige o cremita café con leche muy diluido, claro, y tú lo quieres blanco, ¿no?… aunque te quedaría de puta madre, ya lo estoy viendo…
Yo: Pero…
Comercial: Oye, y estoy pensando yo… ¿estará expuesto a la lluvia?, porque para la lluvia hay un material tope resistente, Plugiolag. Oye, que lo puedes hasta lavar en la lavadora y permanece la impresión como el primer día…
Yo: Atienende, por fa…
Comercial: Es todo un problema… a ver cómo lo cortamos, porque, claro, es un material que no hemos probado todavía en corte. Espera, que vuelvo al taller a preguntar… Ya estoy. Mira, que me dicen en taller que ese material es complicado de trabajar, porque hay que imprimir con pantones especiales… tú verás, es bastante más caro…
Yo: Por favor, déjame hablar un poquito y te enterarás de mi encargo: quiero 16 impresiones sobre aluminio blanco en 150x120 que, una vez impresas, debes cortarme en losetas de 30x30 con el borde limpio, pues son para decoración y deben quedar impecables. Creo que está clarísmo, coño. Un material tradicional, el aluminio blanco y unos cortes sencillos en ángulo recto, nada más.
Comercial: No, si yo te entiendo, pero es una lástima no podértelo hacer en Plugiolag, coño, bien que lo siento. Mira, pone en el catálogo que es maleable, miscible, impermeable y un par de cosas más en inglés que no entiendo… una verdadera lástima… ¿sabes?, tienes que convencerte de que lo mejor son los materiales tradicionales y pasar de tantas modas y tantos productos novedosos, que al final el mejor resultado lo dan los materiales de siempre… yo te recomendaría el aluminio blanco sin dudarlo, eh… sabes que somos amigos y no te engañaría en esto… donde esté el aluminio blanco, que se quiten otros soportes, coño. Os dejáis llevar por las modas y luego siempre pagamos nosotros con vuestras quejas… oye, pero si tú quieres otra cosa, aquí estamos nosotros para servirte lo que pidas, que para eso tenemos la mejor tecnología del sector… … Entonces, ¿en qué quedamos?
Yo: ¡Joder!, pues en lo que te he dicho desde el principio de nuestra conversación: 16 impresiones sobre aluminio blanco en 150x120 que, una vez impresas, debes cortarme en losetas de 30x30 con el borde limpio, pues son para decoración y deben quedar impecables.
Comercial: ¿Aluminio blanco? Buena decisión, de verdad, muy buena. Lo que no sé es cómo van a quedar los cortes curvos…

Colgué para no enfermar y mañana volveré a repetir el pedido.
¿No es para cargarse a un tío?… Así está España.

Comentarios

  1. No sé chico, ¿de verdad no te interesaría que te lo hiciera en Plugiolag?, ten en cuenta que es miscible. Total, Felipe, para exterior como tú lo quieres, y con cortes curvos, yo estoy de acuerdo con el comercial :))

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué bueno! Es como para cortarle los huevos -con un corte curvo-, y hacérselos tragar con una loseta de Plugiolag. Regresa cuanto antes al refugio y dedícate a escribir antes de que te hagan perder la cabeza.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. ¿Y si mandaras al comercial a un cirujano para que le enseñara en persona lo que son cortes curvos y cortes rectos, interiores y exteriores....?
    Mejor, dile que se ponga en contacto con los operarios aquellos a los que encargó cierta obra nuestro Antonio Guti. ¡Vaya equipo que formarían! Y tú dedícate solo a escribir. Un abrazo y paciencia.

    ResponderEliminar
  4. Es el enemigo???
    Que digo que a qué hora vais a atacar?... a las siete?... y no podría ser más tarde, es que a esa hora estamos todos dormidos... y cuántos seréis? ufff, no sé si tendremos balas suficientes!!!

    JAAAAAAAAAAAAAAA, ese tío es la reencarnación de Gila!!.
    Ays, parece que me he vuelto de nuevo peque y estoy leyendo (encima de la cama) el "diálogo para besugos" de mis tebeos. Qué guachi!!

    Paciencia Sr. Comendador, si le vas a matar, hazlo! pero despacito, que sufra el jodío!!

    (por cierto, lo siento pero: Yujuuuuu, he vueltooooo....!)

    ResponderEliminar
  5. No es para tanto... peores son las conversaciones navideñas en casa de mis padres. Pero, hazme un favor: cuando te venga el pedido hazle una foto y la cuelgas para ver como ha quedado.
    Un besote y paciencia.

    ResponderEliminar
  6. Perdón, perdón, sé que llego con mucho retraso, y que mi comentario es anacrónico. pero quiero que sepas que me he partido de la risa, y que no me creo nada de la conversación telefónica. Eres buenísimo también contando chistes. (Supongo que sabes el del café y la ensaimada.)
    PS En realidad sí te creo, pues sé que hay muchos tipos como el comercial ese, que son los que hacen posibles chistes como el que te hace luis amézaga.
    Un beso

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Jugar al cíclope...

Jugar al cíclope, como en el capítulo siete de Rayuela, o simplemente jugar al Cortázar postmasmédula, a aquel Cortázar tan Girondo de “Apenas él le amalaba el noema... ¡Evohé¡ ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentían balpamar, pernilos y márulos...”... no, mejor jugar al cíclope y cansarte de no estar cansado o jugar a cerrar los ojos para ver e imaginar que la felicidad está más cerca... quienes piensan demasiado no pueden hacer nada... he aquí la regla fundamental del juego de La Maga... y uno está tan triste porque todo es tan hermoso... ¿y si quienes forman mi mundo solo fueran ilusiones... no lo que son, sino mis ilusiones de ellos, no sus verdades, sino mis mentiras?... todo sería un juego estético personal, un juego magnífico en el que crecer... salgo a la calle, voy a por tabaco hasta PdT, doblo la esquina cuesta arriba, estoy solo en la calle, estoy solo en la esquina... subo hasta que las puertas de cristal detectan mi presencia y se abren como puertas... est…

Me late el codo izquierdo...

Hoy me levanté con el codo izquierdo dolorido e hinchado, todo por un golpetazo que me arreé la semana pasada con una puerta [se conoce que ayer me apoyé en alguna de las barreras de la plaza de toros bejarana, mientras asistía al blues, y se me ha infectado]… y es que últimamente parezco un quecomari lleno de cuitas y quejicoserías… el cabrón está ardiendo y focaliza toda mi atención en su latido, hasta el punto de hacerme perder concentración en lo que hago.
En fin, que sigo en el asunto de vivir y eso me gusta mucho… hasta el latido este que me reclama atención constante.
Hoy le pegué la última corrección al nuevo libro de Belencita, “Orden de alejamiento”, y vuelvo a dejar escrito que me gusta muchísimo su forma y su contenido. Espero que en un par de semanas esté listo para hacerlo llegar a sus manos…. y que me ha gustado leerlo con ese latidito de dolor, pues el poemario es de dolor entero… y muy intenso.
Luego, me dejé de mí [y del trabajo] y le busqué contenido a ese pum-pum… y m…