Ir al contenido principal

'Por favor, ¿me das fuego?'

Me lo prometió hace ya más de una año y lo ha cumplido a pies juntillas. Sí señor, Maite Iglesias es una mujer de palabra. Me dijo entonces: ‘un día iré a Béjar, te pediré fuego y no me reconocerás’. Y lo hizo la puñetera, y confieso que no la reconocí al primer instante, aunque mi mente procesó rapidito y me quedé absolutamente patidifuso, casi sin habla y sin esa capacidad de reacción que tantas veces me ha hecho falta y no ha querido acompañarme jamás. Le hice una foto rápida, me dijo que andaba con unos amigos y que se alojaba en La Casa Inglesa, y desapareció… y yo permanecí sin habla como veinte minutos. Cuando reaccioné, la busqué con los ojos para charlar tranquilos y tomarnos algo, pero no fui capaz de volver a enfocarla entre el gentío. En fin, que soy un desastre para recibir amigos y ya está, un puto desastre de mierda [hoy llamé varias veces a La Casa Inglesa, pero sin obtener respuesta]. Mil perdones por mi desatención, Maite guapa. A ver si hay suerte esta noche y coincidimos de nuevo entre el blues y el gentío.

En fin, al tema. La primera noche blues fue molona [eso sin sumarle el encuentro que me dejó absorto] y estaban los de siempre, y casi en los mismos lugares y bajo las mismas dosis de lo que fuese. Zach Prather fue el aviso primero de lo que se nos venía encima: elegante sobre el escenario [solo disonaba un punto gordo su guardapolvos de cortina de salón antiguo], el periquito de Chicago ofreció un concierto de purito blues lleno de matices que me puso en ciertos momentos la piel de gallinita… luego vino John Lee Hooker jr. con una puesta en escena magnífica y un dominio de la cosa fuera de cualquier duda si nos abrigamos con su mirada showman y nos acogemos a falso latido bien entrenado de su corazón… zapatos de serpiente, pantalón de paño con la raya medida y bien tirada, chaleco pluriflor, botón de gargantilla perlado, pañuelo blanco de algodón en la mano izquierda, sombrero de ala corta con plumita… así completó temas conocidos que me hicieron saltar como un adolescente mientras recordaba al gran James Brown con su cosita sex machine [lo pasé de puta madre con el perico de suerte genética y le pedí que me firmase una camiseta… soy así de fetichista a veces]. Terminamos con Blues Caravan y me emocioné escuchando y mirando a la jovencita Candye Cane, que resultó ser poseedora de una fuerza descomunal en sus interpretaciones mezclada con un harmosísima candidez casi agotadora [eché de menos más música de esta chiquilla]… y me relamí con el pedazo de mujerona que es Dani Wilde en el escenario a pesar de las plumas y las medias de rejilla, de darme cuenta de que la voz enorme que contiene ese cuerpo es absolutamente sobresaliente [un beso para ti, bluesera rechula]… y se remató la cosa con una Deborah Coleman que, a pesar de que no estaba en su mejor noche –se patentizaba su incomodidad en los gestos que hacía a sus compañeros de escenario–, remató una actuación brillante.
Del resto, de los naufragios individuales, de las kurdas goliardas, de las escenas pijoapartes, de los runrunes cocolisos… no voy a hablar este año… ni tampoco de las diosas [José Antonio me presentó a la suya particular] ni de las mujeres más dignas del Levítico bibliero que de las blueseras noches bejaranas.

Yo disfruté como un enano y vi a Maite como en un sueño imposible, y bailé, y bebí, y me sahumé, y reí mucho, y abracé a un montón de coleguitas viejos, y vi a mi Miguelón feliz de nuevo [mira que le cuesta al jodío], y disparé mis cámaras hasta el agotamiento, y sentí que sigo igual que ayer, hecho unos zorros estupendos con los que sujetar los días.
¿Dije que vi a Maite? Sí, coño, creí que se me olvidaba.

Comentarios

  1. Pero qué "marchuki" tenéis en Béjar, COÑO!!

    Me ha dado envidia y estoy escuchando al Brown:
    "LLIROOPAAA (geto-nooo), LAIK SEXMACHINN (geto-nooo)"
    (Get up, get on uppp, like a sex machinee...)

    Jaaaaaaajaja
    Dnc

    ResponderEliminar
  2. Veo que sigues disfrutando de la vida a tope a pesar de los calores del verano ¿o quizá por ellos?
    ¿Sabes que nos veremos en México? Creo que en Monterrey y Guadalajara coincidiremos... ¡Ganas tengo!, de verte, claro.
    Besazos, bejarano.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …