Ir al contenido principal

Sentir que cada día es como el abrazo del tigre...

Sentir que cada día es como el abrazo del tigre, mientras oigo el rumor de las hojas rozándose en la fiebre de la arboleda y el viento se hace con todas mis banderas personales y las desgarra. Y del primer zarpazo sentir el resplandor como algo físico que me resume en selva, una selva de la que salen las doncellas temblando entre las sombras, como buscando cobijo en mi perfil de sangre y carne y esqueleto.
Y notar el latido que hace añicos los espejos y ser flor insegura y hembra de mamífero y espíritu de espiga incierta.
Soy cazador desde que mi genética empezó a cocerse con el barro y los ancianos muertos frente al fuego y, aunque está algo almidonada mi estatura de cruel depredador, busco cada mañana las armas más propicias para salir al mundo: mi piel de sordomudo, el zurrón de las manos para acariciar los cuerpos quietos de las presas, el dedo escondido buscando la tensión de los cuchillos, el cuerpo harto de aceite para engañar al olfato, lo dientes enmascarados de maíz amarillo, los oídos alertas a la queja callada de los débiles…
Vengo desde una noche larga y pantanosa, y voy hacia otra oscuridad igual donde los cipreses decrezcan hacia el centro de lo más profundo, donde los peores espantos sean las glorias de hoy y las tumbas solo puedan cavarse en las nubes más dramáticas…
Me gusta que todo comparta el secreto, y que giren los heliotropos sea una liturgia, y que el café caliente se levante como un cáliz en los templos malditos de la noche, y que huela a comida como incienso, y que suene el rebuzno como un eco en las tardes y el mugido acompañe al ocaso más herbívoro… me gusta que todo sea parte del secreto: la línea amarilla que va paralela a las aceras, el camino de la colina y sus signos indescifrables, el agua rebosando del césped cada madrugada, el rito de partir el pan con las dos manos, los pasteles de nata en la vitrina, el azufre para espantar a los gatos nocturnos, los espectros de todas las farolas con su luz macilenta y amarilla, el fregadero con restos recientes de comida, las roscas de aire con su azucarón blanquísimo, la tienda de sombreros dispuestos como cráneos, el anciano premuerto, la piel seca de un perro en el asfalto, el olor a vainilla sahumando la sala, la mosca posada en el mantel, las dobleces imposibles de tus axilas blancas, las venas bien marcadas en unas manos fuertes, el arcángel mirándome igual que una muchacha… que todo sea el secreto y juguemos a pídola con las manos posadas en sus nalgas de seda… o a la gallina ciega buscando con las manos apresar pechos nuevos que aún no sepan mecerse sobre el miembro del sátiro.
Sentir que cada día es como el abrazo del tigre, y no saber quién es depredador o víctima, y apretar, y golpear fuerte, y morder con la boca rabiosa su cuello musculoso hasta rasgar la piel y enfocar el sabor de lo que está vencido.
•••
CID CHARYSSE

Hoy empujé mi memoria a los días en los que el cine era el centro de mi mundo, y se me vino entre los ojos el “No trespassing” con el que comienza ‘Ciudadano Kane’, con la magia de ‘Rosebud’ y el kitsch de ‘Xanadú’, con su velada invitación a entrar en un secreto humano con un hermoso cartel de prohibición [toda una gramática cinematográfica con la que aprender/aprehender literatura]… las terroríficas y divertidísimas tardes Fu Manchú de sesión doble con Henry Brandon, Robert Kellard y la glamourosa Gloria Franklin… la emocionada visión de ‘Fuego de juventud’, con Mickey Rooney y Elizabeth Taylor, en una tarde de Nochebuena… la primera erección con Lana Turner en ‘Astucias de mujer’ o la segunda con Esther Williams en ‘La amada de Júpiter’… el embrujo de la música Gershwin en la cinta Minnelli de ‘Un americano en París’ [qué magnífica visión del arte contiene esa película en todo su metraje.. es casi un cuadro valiosísimo en sí misma]… las primeras braguitas que vieron estos ojos mostradas por Cyd Charisse en sus sofisticados giros de baile en 'bailando bajo la lluvia' [aquellas braguitas eran verdes]… el Brandon espectacular de ‘Julio César’ o Ava Gardner en ‘La Condesa descalza’… la mirada sombrosa de Henry Fonda en ‘Las uvas de la ira’ o la mejor Bacall de ‘Cayo Largo’… Melina Mercouri en ‘La ciudad desnuda’, Ivonne de Carlo en ‘El abrazo de la muerte’, Ingrid en ‘Casablanca’… Sophia en ‘Milagro en Milán’… la Magnani en ‘La rosa tatuada’… el papel de Tadzio en ‘Muerte en Venecia’… la Girardot en ‘Rocco y sus hermanos’… Silvana Mangano en ‘Arroz amargo’… Marcello en ‘La suerte de ser mujer’… la Anita Ekberg de ‘La dolce vita’… Giuletta Masina, el universo Fellini, Irene Papas, Chelo Alonso, Ivonne de Carlo, Pier Angeli, Sara Montiel [que me invitó a cenar una noche en Castellón y me sentí especialísimo]… y junto a esos protagonismos siderales, el polvo sobre los charcos de ‘Delicias Turcas’, la cabalgada de Charlotte Rampling sobre Dirk Bogarde en ‘Portero de noche’, la moto de ‘Amarcord’, el quieto paraíso de ‘Interiores’, el paseo final de ‘El tercer hombre’, la mirada Truffaut… de todo aquello me nacieron las palabras desde que empecé a juntarlas con cierta intención, hasta el punto de que un día me prometí escribir poemas de cada una de mis impresiones cinematográficas más emotivas, y lo vengo haciendo como una deuda infinita.
El cine me ha hecho feliz tantas veces…

Comentarios

  1. ¡Qué recuerdos acompañan a esas películas! Con el tiempo una no sabe si fueron también ficción.
    Un besote grande.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …