Ir al contenido principal

¿Quién me mandará a mí…?


Oigo estos días demasiadas burradas por los medios de comunicación [¿quién me mandará a mí…?] sobre la decisión del juez Garzón de tomar parte y poner tono en la lucha de los familiares de asesinados en la guerra incivil española. Ayer decía la nueva finalista del teatrillero premio Planeta [Ángela Vallvey], una chiquita de mirada rencorosa y lengua bífida, que todo está superado y debiera olvidarse de una vez…
Que le diga esa fulana de ultraderecha a mi madre que olvide que vio a su padre por última vez con solo tres años de vida, que le explique lo de los tres agujeros en el chaleco con los cercos quemados, que le sugiera que olvide que el cuerpo de mi abuelo quedó tirado en una cuneta y aún no sabemos exactamente dónde se encuentran sus restos, que le espete que debe tener superados esos años de hambre atroz por la falta del padre y ese aferrarse a la vida de la abuela Antonia para dar ella sola de comer a cinco bocas mientras la querían someter a purgas y al escarnio público… que le diga esa estúpida juntaletras a mi madre que lo que hay que hacer ahora es arrimar el ascua a las sardinas de los poderosos derecheros [o arrimar otras cosas, que no sé] para que te regalen premios magrotes como el mierdoso Planeta y que hay que olvidarse de los muertos. Habría que conocer exactamente cuál es el interés de su olvido y qué hicieron durante aquellos días feroces sus abuelos y sus allegados.
Yo reclamo justicia y exijo tener el apoyo urgente del estado español para encontrar y levantar los restos del abuelo Felipe, que ya fue suficiente vivir durante cuarenta años –hablo ahora de los míos– cruzándome por las calles de Béjar con uno de los asesinos de mi abuelo [ya murio el felón], sabiendo que disfrutaba de un trabajo digno y se aprovechó de una pensión generosa del estado, que tenía un par de casas en propiedad, que iba a misa todos los días y que llevó a sus hijos a colegios de pago… el mismo que torturó con saña inimaginada a mi abuelo Felipe y a los compañeros de muerte que le acompañaban.
Reclamo que los nombres de esos asesinos figuren en los anales como lo que fueron y que su ensañamiento se detalle para ponerlo en bronce en el portal de su casa.
La Vallvey se hace rica insultando la memoria de familias como la mía y cobra valor, así, entre quienes la protegen, y eso me da la razón moral para decirle desde estas líneas que es una grandísima zorra… y me quedo más tranquilo, coño [y lo mismo a la petulante Esperanza Aguirre, que ayer escupió en los mismos medios contra nuestra memoria].

Comentarios

  1. Vallvey desconoce la palabra ética. Lo incomprensible es su omnipresencia en los medios, donde no aporta nada.
    Besos,
    Diego

    ResponderEliminar
  2. Hay escritores a quienes se les conoce más por estar en medio de todos los "saraos", que por lo que hayan podido "escribir"...

    Aquí, nos rasgamos las vestiduras al escuchar a las madres argentinas de la Plaza de Mayo, o nos parecen increíblen las historias que cuentan los familiares de los desaparecidos Chilenos, por ejemplo, pero cuando el asunto nos toca de cerca.... mejor no toques la pupa, que escuece!!
    Manda carallo!

    ResponderEliminar
  3. Alzheimer empieza a borrarle ya a mi madre los nombres de sus 9 hijos, mientras guarda en un rincón de la memoria el recuerdo de su padre, encadenado junto a otros presos días antes de ser fusilados. Ella tenía 15 años, y el que hubiera sido mi abuelo lleva 71 en una fosa común en el cementerio de Zamora. Que le diga esa impúdica a mi madre que ya puede morir tranquila, que aquello ya está superado.
    Hoy te siento cerquita, Felipe (como casi siempre), y me gusta verte peleón.

    ResponderEliminar
  4. Y yo suscribo todo esto que has escrito contigo.

    ResponderEliminar
  5. Muy bien dicho, Luis Felipe, dales duro. Que yo también tengo un abuelo al que asesinaron a garrote y le borraron de la Espasa y me cago en todos los muertos y en todos los vivos con sus "éticas para Ganador" de los cojones.

    Pero era otra cosa la que te quería decir: he comprobado que en los ordenadores de no mucha memoria (por ejemplo los que tenemos en el Liceo de Brest donde estoy currando), tu página se queda colgada. Supongo que es por la cantidad de gadgets que tienes puestos (fotos, canciones, etc).
    Te aconsejo que la aligeres un poco para evitar perder lectores.

    ResponderEliminar
  6. Los nombres de "sus" muertos estuvieron durante años tallados en mármol a las puertas de las iglesias, héroes caídos por la patria ¡presentes! para honra de sus familias y rabia de las otras. Que Rouco bendiga a la planetosa y se vayan juntos al cuerno (por no decir al infierno).

    ResponderEliminar
  7. Estoy contigo y con todos los anteriores. A tu madre nadie tiene que devolverle la dignidad porque nunca la ha perdido, ni la sonrisa. Su consuelo habeis sido tú, tu hermana y el resto de los que la quieren
    En cuanto a los verdugos y sus descendientes, siempre se sentirán despreciados, porque en la calle no solo están ellos y en los sitios pequeños nos conocemos todos.

    ResponderEliminar
  8. Hay que ponerse en el lugar de los demás para saber por lo que están pasando.Todo mi apoyo para Carmen,Toñi y sus familias.Ojala pronto encontréis los restos del abuelo Felipe

    ResponderEliminar
  9. Debería leer la señora Vallvey lo que has escrito y nosotros verla para comprobar que cara se le quedaba. Siento lo de tu familia, ojalá los restos de tu abuelo aparezcan y podáis darle digna sepultura.
    Bicos.

    ResponderEliminar
  10. Toc-toc
    ¿Hay alguien?
    (¡¿Dónde se habrá metido éste hombre?!)

    Pues que sepas que lo que has puesto de los seguidores del blog, no funciona (por lo menos a mí me da error en la página), y lo que pusiste el otro día para votarte en 20minutos, tampoco, y mira que me inscribí, pero fue imposible!.

    Un besito
    (Sr. Comendador, espero que esté Vd. bien)

    ResponderEliminar
  11. GRACIAS A TODOS, Y MUY SINCERAS.

    Nota para Dnc: si quieres entrar en seguir este blog debes picar en 'seguir' y en la pantalla que te aparezca picar en 'FOLLOW'. Quizás tengas que hacerlo desde tu dirección bloguer, que no lo sé. A mí me sale automático.

    ResponderEliminar
  12. Vengo de viaje y tarde. Pero, por mucho que viajemos lejos, nunca esta memoria estará olvidada.

    ResponderEliminar
  13. A mis abuelos los asesnaron los republicanos sin haber tenido filiación política alguna y mi abuelo Isaías está enterrado en una fosa común en el cementerio de Alcañiz, pero eso no puede impedirme tener claro por dónde deben ir las cosas. Comparto al 100x100 lo que dices porque no se puede estar eternamente echando la mierda de la mentira y el silencio sobre la barbarie y la injusticia.
    Lo único que no comparto contigo es que utilices la palabra "zorra" por las connotaciones que tiene en nuestro lenguaje común... No es tu estilo.
    Un beso muy grande.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …