Ir al contenido principal

El mito de la desmitificación.


Me encanta del tiempo en el que vivo esa cosa torera de los postprogres [yo soy uno de ellos] de desmitificarlo todo con la trampa segura que eso contiene, ya que hemos hecho de la desmitificación un mito mayor a los ya existentes. Eso me gusta, me gusta mucho, sobre todo si lo uno a la sensación magnífica de estar viviendo un periodo de transición que deja ver en el horizonte unas consecuencias de cambio bestiales [ahora no sé si esas consecuencias serán buenas o malas]. De esta sociedad de la tercera revolución industral está naciendo un rápido cambio de paradigma, y sus síntomas son la sensación de crisis en todos los sentidos y la enorme incertidumbre que baila sobre nuestras cabezas.
¿Qué podemos aprovechar de este periodo de transición hacia un nuevo paradigma? Pues la riqueza de los símbolos y ese magro pedazo del mito de la desmitificación en todas sus vertientes. Me da que asistiremos [ya lo estamos haciendo] a un tiempo en el que la creación se desate y brille en todos sus apartados, hasta lograr la destrucción del modelo en el que respiramos y nos movemos. Habrá miles de oportunistas, pero también habrá mentes lúcidas que sepan llevarnos al nuevo modelo social pendiente.
La revolución ya está aquí, colegas, y hay que poner reaños para liquidar al sistema viejo y dejar que el nuevo emane y crezca.
¿Podrán verlo mis ojos? [siempre confié en la teoría de Alvin Toffler de que la evolución del mundo del hombre sucede con un mantenido crecimiento geométrico… sobre todo en la velocidad de los sucesos].
A ver si tengo suerte.


•••
Si apareces, me pongo paleontólogo y voy a la nevera a hacerme frío… luego pienso en el sastre que cose los sudarios de la gente y me busco poeta en la blusa carmín que llevas puesta… y te propago, y te ayuno, y busco la autofagia de las manos que son necesidad casi científica.

Si no apareces, soy noosfera quieta y zanjas, hambre y sus disfunciones, contratiempo… y me invado de un algo modernista hecho de optalidón y bacardí, y juego a reprobarme y pienso en verbos como tener, arder, tocar…

Si te olvido un instante, me castigo con el tenedor de carne en el muslo derecho hasta que te recuerdo.

Si no logro olvidarte y no apareces… los muertos prematuros me rozan, y soy el mapa viejo, la pizarra, el vidrio del tintero, la hoja seca… y busco por la imprenta un poco de chucrut para cenar a solas como un octogenario.

En mi memoria hay restas, cartones, vasos viejos.

Si apareces y te vas y te recuerdo… busco en los chivaletes que guardo tras el páncreas la mano del tipógrafo que vuelva a componerte.

Comentarios

  1. Pues claro que vas a tener suerte. Tanto penar para morirse uno, decía Miguel Hernández, pero en estos tiempos de relativismo uno tiene que poner el arco del ojo más allá de la compostura y ver hasta dónde alcanza. Y quedarse.Allí nos vemos, my friend.

    ResponderEliminar
  2. Que tal amigo Luis, quería preguntarte si tenías alguno pensado o si queres que elija yo algun texto. Quede bastante enganchado con la idea. Un abrazo grande!!

    Ariel.

    ResponderEliminar
  3. Perfecto amigo, en los proximos días me dedico a ojear minuciosamente el material. En cuanto se me ocurra algo te aviso. En si, algo ya tengo en la cabeza que falta meditar jaaja. Un gran abrazo y gracias por esta linda propuesta!!

    Ariel.

    ResponderEliminar
  4. estoy de acuerdo contigo savanarola.
    Ruben Dario.

    ResponderEliminar
  5. ¿algo modernista de optalidón y bacardí? ¿tenedor en el muslo derecho? ¿chucrut para cenar a solas? me ha dado mucha risa este menú extrañador...
    yo también creo, quiero creer que se avecina la revolución (otra más)
    Besos, mientras...

    ResponderEliminar
  6. He llegado a un grado de desmitificación que no creo en cambio alguno, no creo en nada, o sólo creo en la nada. No espero nada, ni bueno ni malo, sólo en la basura que tiro todas las noches al contenedor.
    Besitos, grandullón.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Mario

Mario fue un corredor de fondo que ha legado el nombre a mi nieto para perpetuar en él su memoria, y me gusta, me gusta mucho que mi bebé tenga en su nombre una razón y un contenido, que lleve el signo de una amistad indeleble y el valor hermoso del recuerdo. Mario, hoy mi nieto, es divinamente vulnerable, delicado hasta el suspiro, bellísimo en sus gestos y causa absoluta de orgullo personal. Su madre, mi hija, me ha hecho el regalo más precioso que se puede hacer a un padre, y lo ha hecho con valentía, sin miedos, siendo una mujer entera en todo el proceso y demostrándome que algo tuve que hacer bien en su educación y en su formación como persona. Jaime, el padre de mi nieto, es un padre ejemplar, preocupado, atento siempre a las necesidades de mi hija y de su hijo, y yo le estaré eternamente agradecido por su forma de ser hombre y por el amor entero que se percibe constantemente en su trato hacia mi niña y hacia mi bebé. Gracias a los tres por hacerme tan feliz.
Por lo que a mí se …

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…