Ir al contenido principal

Contentino...


Me he pasado los últimos cuatro días haciendo planes para nuestros proyectos solidarios, creando el nuevo blog, buscando información y pidiéndola, haciendo peticiones escritas de ayuda… y estoy contentino, pues hay entusiasmo alrededor y sonrisas amplias. Hablé esta mañana con José Luis Rodríguez Antúnez [el colega arquitecto que tenía en la manga para estos asuntos] y me confirmó a la primera su apoyo completo y su participación activa, indicándome que lo hablaría con Guadalupe [mi arquitecta favorita, que ayer ya me envió un mail ofreciendo ganas de hacer] y me harían una lista de necesidades para poder comenzar a hacer algo real. Me animó mucho también recibir un largo y hermoso mail de Mayca, el empujón siempre alegre de Marisa Molina, el ojo escrutador e inteligentísimo de Manuel Casadiego con su ‘vengavamos’, la intención preciosa de Bárbara y el apoyo determinado de Pedro Ojeda.
Mil gracias a todos, amigos, por estar ahí, por prestaros a empujar con ganas [algún día os enviaré las sonrisas que haremos nacer en caras que hoy solo saben de tristeza, para que os hagáis un collar con ellas].
Y especialmente gracias a Gerardo Rico por haber sido el detonante de lo que se venía gestando desde hace meses [un fuerte abrazo, hermano].
También hablé ayer con Lorena [nuestra delegada en Perú para el proyecto del Cerro Alto Moche] y le cargué su agenda de trabajo. Está encantada con esta vía que estamos abriendo, y más después de su visita al Cerro acompañada de su hija Mili y de la grave impresión que les dejó a ambas [podéis ver algunas de las fotografías que hicieron en su visita para la localización del proyecto en el blog de SBQ].
Me encantaría también que pusieseis a trabajar vuestro coco para ver si se os ocurre alguna campaña de venta o lo que sea para ir pillando fondos [yo tengo imprenta y puedo hacer un montón de cosas]… y también estaría bien que si conocéis alguna línea de subvención o de ayudas a las que podamos presentar nuestros proyectos, pues que nos hagáis llegar la información para que nos lo curremos.
Y eso, que otra vez vuelvo a sentirme vivo, con ganas de comerme el mundo, lleno de ese nervio que tenía perdido desde que, hace tres años, justo por estos días de noviembre, llegó aquella partida de 37 subsaharianos entre los que se encontraban Youssouph y Malick [por lo que sé de ellos –no me han llegado demasiadas noticias– los únicos que han conseguido papeles y tienen trabajos dignos al día de hoy son You y Malick, circunstancia que me llena de satisfacción por un lado y por otro me sume en una tristeza inabarcable… sobre todo cuando pienso en el chico que venía con hepatitis, en un estado lamentable, y se marchó del hospital por su voluntad camino de Barcelona… nunca supe más de él, a pesar de que le dimos teléfonos diversos y un montón de direcciones a las que acudir si necesitaba ayuda].
En fin, otra vez con camino por andar, con cosas que hacer, con ilusiones renovadas y quitándome años de encima. Esto es chuli.

•••

¿Tierra o mármol?, ¿qué más da?…
decía don Eugenio Montale en su poema ‘Hacia atrás’: “… hay una muerte cronológica, otra que es económica, otra que no existe porque nadie habla de ella…”. Era un tipo especial el fulano también cuando espetaba en su ‘Xenia’: “¿Y el paraíso? ¿Existe el paraíso? / Yo creo que sí, señora, pero los vinos dulces / ya no los quiere nadie.”.

Roturo las ideas y mordisqueo despacio desde esta sensación de ojo mirando que me llena hasta el tope de mi cuerpo. No es tiempo de ser sensato, viejo –me digo–, ni de verse minúsculo en el todo anonadante, ni siquiera de presumir de esa tonta indolencia que venía tramando una tristeza rara. Volver a la mujer es lo mejor que puedo hacer, despedazar esa Grecia de carne hecha que me ilumina entero.
A ello.

Comentarios

  1. Gran iniciativa señores!! Ahora mismo me paso por el blog. Un abrazo desde Argentina!

    Ariel

    ResponderEliminar
  2. Me he reído, porque en medio del arte, - y no soy arquitecta- me he sentido estatua griega.

    Un beso ♥

    M.

    ResponderEliminar
  3. Yo también estoy contentina por tan esperanzadores proyectos y uun poco avergonzadina. La próxima vez no me dejes hacer el ridículo explicándote cómo hacer una carta de invitación cuando habeís hecho 3escuelas en África, otra en Perú, un puente, etc.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Bárbara, no hay problema, coleguilla. Para que tengas datos, trabajamos desde 1992 con Ayuda en Acción y con el MPDL, constituyéndonos, creo que en el 98, como agrupación autónoma del MPDL [MPDL en Salamanca], y desde hace varios años fui el Presidente del MPDL en Castilla y León, con el que hicimos varios proyectos importantes en África y Latinoamérica.

    La llegada de You y Malick nos animó a trabajar por nuestra cuenta, dando de alta nuestra asociación cultural [El Sornabique] como organización no gubernamental [el actual SBQ].

    Un abrazote.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …