Ir al contenido principal

No a los 'nómoi'


¿No sería extraordinario acercar nuestras convenciones [ese ‘nómoi’ griego] al hecho natural, y así darle un reves a todas las teorías filosóficas que vienen contraponiéndolos desde que el pensamiento humano empezó a escribirse? [yo en esto soy cada vez más platónico]. Pensemos simplemente que el mundo es transitable y abierto a caminarlo por naturaleza y tiene fronteras por convención, por ejemplo [Platón habría postulado el simple tránsito libre, mientras que los sofistas –que eran convencionalistas– defenderían con uñas y dientes el establecimiento de fronteras].
Al final todo se reduce a esas dos posiciones, y de ellas parten múltiples problemas que acucian y dividen a los hombres [por naturaleza, Canarias es un un archipiélago… por convención es española]… y del convencionalismo nacen los terribles relativismos que llevan al hecho religioso y a las batallas ideológicas y políticas [un indú famélico jamás comería la carne de una vaca, que por naturaleza es un alimento sano y proteínico, pero que por convención es sagrada]. Y de esos relativismos nacen los absurdos tabúes que hacen que en una parte de Asia la leche sea rechazada por convención o media humanidad no consuma la carne de cerdo por pecaminosa.
De las convenciones parten las obligaciones [tantas veces absurdas] y las prohibiciones [más absurdas todavía]… y el hombre llega a sacrificar su necesidad natural más urgente esgrimiendo ridículos argumentos de convención.
Yo me pregunto con cierta frecuencia a quién beneficia un mundo de convenciones y cómo es posible que la humanidad entera trague constantemente ruedas de molino intragables… y por qué se armó la mente del hombre así… y, sobre todo, cómo después de un buen puñado de siglos de civilización y tantos pensamientos cruzados, sopesados, experimentados, el hombre aún siga en ese ‘in albis’ de las patrañas para imbéciles.
Me basta mirar, por ejemplo, al mundo de la enseñaza para darme cuenta de que no hay remedio, de que todo está trabado y bien atado.
Yo no quiero ser de este mundo, coño.

Comentarios

  1. Somos, Luis. Lo somos incluso para negarlo. Por naturaleza. Por convicción. Por instinto. El mundo es una extensión de nuestro cerebro. Lo único, al final, de lo que disponemos es la posibilidad de fabular. De crear. Entonces el mundo deja de ser eso que nos aturde, y entonces (sólo entonces) pasa a conmovernos. Lindo post.

    ResponderEliminar
  2. El miedo a la libertad nos lleva al crear las convenciones, a marcar las pautas, a ordenar lo que por naturaleza debería no ser ordenado. Nos creamos ataduras porque creemos que sin ellas no sobreviviremos y, lo peor, aceptamos las ajenas. Somos masa arcillosa, moldeable, cobarde.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  3. Claro que lo de "este mundo" no deja de ser otra convención, porque suceden tantas cosas a la vez y en tantos sitios, que uno sentiría vértigo si no tomase de forma aleatoria una parte por el todo.
    Intentando encontrar alguna ventaja a esto de las estúpidas convenciones, recuerdo a una corresponsal (creo que Rosa María Calaf) que cuando le ofrecían cucarachas fritas o rabos de lagartija salteados, y tras haber probado todo tipo de excusas para eludir probarlas, decía que lo único que hacía desaparecer el plato de su vista automáticamente era recurrir a la más absurda de las convenciones: no, gracias, mi religión me lo prohibe. Incuestionable.

    ResponderEliminar
  4. Al hecho natural, dices? Una jirafa por "convención" sólo se come las hojillas tiernas..., los leones tienen sus propias reglas dentro y fuera de la manada... así que, qué quieres? si al fin y al cabo todos somos animales!! (sólo que unos marcan su territorio con orines, y otros, lo hacemos dibujando rayitas sobre un papel...)

    Un besote gorrrdo. Muacc.

    pd.: Jo, y perdona los ejemplos tontos que he puesto, pero es que el viaje sudafricano de mi "cuñao", hoy, no me ha dejado pensar en otra cosa... grrrrrrr

    ResponderEliminar
  5. Buenas querido Luis, pasame alguna dirección de mail así te tiro una interesante idea que se me ha ocurrido. Supongo que te va a gustar. Un abrazo grande!

    Ariel.

    ResponderEliminar
  6. Canarias es un archipiélago. Siento la corrección pero me ha chirriado en un, por lo demás, magnífico blog.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …