Ir al contenido principal

Dame luz.


Qué artificial es todo, qué indecente…
Contra el mundo debo tomarme la vida como un sacerdocio o ser el extranjero que no fue capaz de aprender el idioma de los otros, el que sonríe para que le tengan por imbécil, el que asiente con la cabeza a cualquier gesto.
•••
Hoy vi a la familia completa de Luisito y María [una suma hermosa que casi se ha hecho multiplicación] y me gustó la pinta del asunto, con mi amigo feliz [que se le nota a la legua] y sin permiso para salir ya de parranda [él lo asume encantado]… y me dio en la nariz que todo tiene arreglo si dejas que exista el horizonte. Luego hice resumen del día y me volví a acordar de que hay buena gente por ahí dispuesta a lo que sea [de las últimas horas me quedan los hermosos detalles de Joselín, Manolo Casadiego, Lorena, Dani y Ana, Concha, Gerardo, Guadalupe, Antonio G. T. …].
•••
Dame luz hincando tus rodillas sobre lo aniquilable, pues soy la triste acrópolis de un esplendor pasado que masculla su ruina y necesita asedio. Que se haga mediodía entre los ojos y todo en mí destiña xantófila inflamada, y me haga grito y gruñidos hermosos, como los de una selva.
Me miro en la botella que reposa vacía sobre la mesa llena… y soy como una esquela sin el nombre completo hasta que tú decidas.
•••
Siempre sumo mi cuerpo con el colchón por el lado izquierdo y mi cabeza herida se acomoda a la almohada como un rinoceronte mientras los cabellos caen desde su trono hasta el hueco del pozo. Así, y abrazado a la almohada como a una mujer blanda y luminosa, asigno a cada sueño uno de mis ojos [siempre tengo dos sueños] con intención de atraparlos [lo que jamás consigo].
Cuando, ya derrumbado y preso de las sábanas, entro en el mundo blanco, no sé lo que sucede porque todo se borra.
Y cuando me despierto con esos golpecitos de mi hijo Guillermo y no sé dónde estoy ni qué ha pasado, la boca está pastosa, el vientre blando, los genitales prestos, lo riñones punzando sobre la carne anexa… hago siempre un empuje de memoria y no hay nada en la bolsa… estoy lavado.
•••
¿Quieres el ademán de tocarte y las convulsiones, que te talle como a un diamante con esta afasia mía de mangas sobre mangas, que haga la ceremonia rara de las aves del paraíso para tus ojos, que intente disuadirte mientras punzas mis músculos más blandos con tus uñas recién pintadas?, ¿quieres que me exija y te apodere, que rodemos por el suelo y seamos el ovillo, que te roce y te encarnes, que te repita entera con esta lengua de ceniza que escondo en la corola?, ¿quieres que te sahúme con incienso y apure en la escalera la copa que me ofreces, que te muerda el sombrero de rafia y te estuque la espalda y te haga un altiplano sobre lo espeso y te junte las piernas y te pliegue?, ¿quieres que te dibuje en tinta negra y todo se hinche como el arroz, que me precipite Niágara desde los orificios y quedemos maltrechos como la pulpa batida y seamos el reverso de todo lo que somos?

Comentarios

  1. Pero pq cuando el LF poeta escribe tan lindo, a mí se me corta la respiración???
    Ayyyyyyy!!! (suspirito)

    Hoy estamos a oscuras, amigo (¡¡¡ y eso que yo ayer tuve un regalo de rechupete!!!).
    A ver si mañana cambiamos las bombillas (o mejor, que nos las cambie el de Industria, que anda por ahí regalándolas...).

    Un besazo fuerte y sonoro

    Dnc

    pd.: ¿no quieres mis libros?, ¿tan feotes son?.

    ResponderEliminar
  2. Claro que los quiero, Dnc mayorzota, pero siempre que no te cueste nada enviarlos, es decir, que lleguen hasta aquí por alguna mano amiga, como la de Urceloco o alguno de sus adláteres o alterégoses... también puedes propiciar la venta y la donación en Madrid de alguna forma y por el mismo método [1 libro=1 euro... más la voluntad, si se tercia].

    Mil gracias, cielote.

    ResponderEliminar
  3. "En el fondo soy un asunto de luz"
    G. Seferis
    Hacía mucho que no pasaba por aquí. Me gusta mucho tu nueva bitácora (aunque le hayas quitado luz).
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Y por qué será que a pesar de la falta de luz a mí me parece que saltan chispas por aquí???
    Que si el suspirito que si el regalo de rechupete, uyuyuy!!!
    Otra cosa Sr Comendador, muy buena su entrada de hoy- como tantas y tantas- aunque eso sí yo la he leído con respiración continua. Y una más: quiere usted una moto (ciclomotor, 4 años, excelente estado) para venderla para su ONG solidaria? Podría hacérsela llegar también a través del tal Urceloco?
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Bueno pues como soy incapaz de dejar un comentario en el blog solidario, te lo dejo aquí, me vas a perdonar... enlazo el blog y pondré mi granito de arena con una aportación económica.

    Gracias por vuestra labor y ojalá que todo el proyecto se desarrolle incluso mejor de lo que pensásteis.

    bicos,

    ResponderEliminar
  6. Brel, lo de la moto es un poco fuerte... aunque si el Urceloco viniera en ella, lo mismo...
    Gracias.
    Y... siempre fue bonito lo de las chispitas en la oscuridad... mi abuela me llamaba 'chispita alegre'... ahora lo soy también, aunque un poco menos

    Aldabra, gracias por tu apoyo... te engancho a SBQ y miro a ver qué sucede con los coments ahí. Besotes.

    Bel, saludines y vuelve por acá.

    ResponderEliminar
  7. Nos has alegrado la mañana: ya me imagino los ciento y pico con sombrero del Urce, a los seis bajo cero de ayer en Béjar.A ver si colaboramos algo con tu proyecto. pancho

    ResponderEliminar
  8. Jaaaaaaaajaaaja, ayay que me da!!!, no puedo más... entre el "Urce" y la moto y las chispas, y lo de más allá... me estoy meando de risa (pero de las de llorar, eh?!). Como diría mi madre: "el mi pobre!"
    El miércoles me chivo como Dioss manda!!
    (o no... ya veré)

    (Y las que lía la joía "Brel"..., mira "chinchilla": a mí no me metas en culebronesss, que aquí el asunto es estríctamente poético, ¿¿valeee??)
    Ufff, qué risa!
    Dos besazos.
    Dnc

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …