Ir al contenido principal

Paraíso ahora.

“Tu cabeza está llena de bicicletas blancas,
tu corazón un tren desbocado y oscuro.
Por tus venas galopan caballos alarmados.
Amas el sol y el riesgo, el fuego y el futuro.

Islas hay en el tiempo donde vivir querrías
y pueblos donde son las tareas comunes…
En la escuela se aprende a manejar cometas
y a vivir que es lo mismo lo mío que lo tuyo.

Y sales a la calle y la ciudad te niega,
y dos y dos son cuatro y mañana hace frío
y hay una chimenea debajo de tu cama
y alguien dictando normas dentro de tu bolsillo.

Y en la pared escribes tu granada de sueños,
tu estallido de nuevos horizontes auroras.
Y tu imaginación contra la gris costumbre
pide la vida es nuestra, paraíso ahora.”



Comencé a escribir poesía con desazón cuando leí el poema “Duérmaste madre”, de José Luis Majada, y escuché la canción “Paraíso ahora”, de Pablito Guerrero, que pone hoy cabecera a esta entrada.

De aquel amar intenso y doloroso de José Luis y del estallido de imágenes hermosísimas de Pablito se me vino como un vómito de palabras a la boca y una necesidad urgente de expresar cada vello erizado, cada dolor levísimo, cada espasmo de amor, cada éxtasis o cada lágrima.
Y hoy estoy como envuelto por un velo de gasa, cansado como un bailarín lánguido que floreció en un tango, levemente deshecho y pálido como una muertecita… pero me queda el rastro del poema, el indicio haciendo presa en mi estómago de herbívoro, la lasciva flor de un verso que aún no se ha marchitado, el mirlo que picotea las palabras buscándoles un jugo indescifrable, el grillo que no sabe de espantos y canta en su cricrí a Leopardi, la lluvia con sus muelles de rimas asonantes, Selene entre las nubes persistiendo en su lumbre hasta mis ojos.
Me queda la poesía… o ser el jardinero.
•••
A media tarde le levanté la falda a un poema. Llevaba sus braguitas desorientadas del color rojo de la compostura y unas puntillitas de eternidad en los bordes. Confieso que al primer intento salió huyendo de mí, pero me esperó un poquito haciendo mohínes y se dejó hacer luego.
Yo lo interioricé igual que se interioriza a los muertos, lo sentí catástrofe y cartílago y hasta llegué a encontrarle obstáculos como buscando una calma desde la que partir… y comenzó el baile mientras se atormentaban los versos bajo aquella falda:

Incrusta lo que muerde y usa el verbo chupar como una entrega, detente en las costuras de la blusa y presiente al arcángel brotando y entregándose desde ese diccionario de la piel, apresa lo que sea capaz de dislocarse, demúdate…

Las sillas que entumecen guardan tu persuasión y todo es inestable porque hay vida.

En lo espeso se encharcan los fluidos como meandros cerrados

No conozco un sepulcro mejor que el que tu cuerpo esconde.

Comentarios

  1. Caldera, Ex Ministro de Trabajo

    ResponderEliminar
  2. ¡¡guau!!... no sé me ocurre nada mejor que decir.

    me apabullas con tantas palabras tan bien hilvanadas...

    bicos,

    ResponderEliminar
  3. Habrá que agradecer a Jose Luis y a Pablito el poder disfrutar de tus poemas. Nos regalaron a un maestro.
    Un beso grande, chiquitín.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Jugar al cíclope...

Jugar al cíclope, como en el capítulo siete de Rayuela, o simplemente jugar al Cortázar postmasmédula, a aquel Cortázar tan Girondo de “Apenas él le amalaba el noema... ¡Evohé¡ ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentían balpamar, pernilos y márulos...”... no, mejor jugar al cíclope y cansarte de no estar cansado o jugar a cerrar los ojos para ver e imaginar que la felicidad está más cerca... quienes piensan demasiado no pueden hacer nada... he aquí la regla fundamental del juego de La Maga... y uno está tan triste porque todo es tan hermoso... ¿y si quienes forman mi mundo solo fueran ilusiones... no lo que son, sino mis ilusiones de ellos, no sus verdades, sino mis mentiras?... todo sería un juego estético personal, un juego magnífico en el que crecer... salgo a la calle, voy a por tabaco hasta PdT, doblo la esquina cuesta arriba, estoy solo en la calle, estoy solo en la esquina... subo hasta que las puertas de cristal detectan mi presencia y se abren como puertas... est…

Me late el codo izquierdo...

Hoy me levanté con el codo izquierdo dolorido e hinchado, todo por un golpetazo que me arreé la semana pasada con una puerta [se conoce que ayer me apoyé en alguna de las barreras de la plaza de toros bejarana, mientras asistía al blues, y se me ha infectado]… y es que últimamente parezco un quecomari lleno de cuitas y quejicoserías… el cabrón está ardiendo y focaliza toda mi atención en su latido, hasta el punto de hacerme perder concentración en lo que hago.
En fin, que sigo en el asunto de vivir y eso me gusta mucho… hasta el latido este que me reclama atención constante.
Hoy le pegué la última corrección al nuevo libro de Belencita, “Orden de alejamiento”, y vuelvo a dejar escrito que me gusta muchísimo su forma y su contenido. Espero que en un par de semanas esté listo para hacerlo llegar a sus manos…. y que me ha gustado leerlo con ese latidito de dolor, pues el poemario es de dolor entero… y muy intenso.
Luego, me dejé de mí [y del trabajo] y le busqué contenido a ese pum-pum… y m…