Ir al contenido principal

Departamento de Filosofía.


12 de enero de 2009
Leo el poema “Departamento de Filosofía”, de H. Magnus Enzensberger, y veo a Julio César tumbado, ya sin dolor, con sus gafas puestas y su antología poética entre las manos [así me describió Jesús esta mañana, embargado de tristeza, la última imagen que le quedó en la retina del amigo esfumado]...

No hay duda de que somos inteligentes. Pero lejos
de cambiar la faz del mundo, en escena
seguimos sacándonos conejos del cerebro,
y palomas blancas, bandadas de palomas
que invariablemente se cagan en los libros.
No hay que ser un Hegel para darse cuenta
de que la Razón es a la vez razón y no razón;
basta con mirarse en el espejo de bolsillo.
Te verás vistiendo una capa azul
adornada con estrellas plateadas y una capucha.
Celebramos el Congreso hegeliano en el sótano
donde están sepultados nuestros colegas,
desempacamos nuestras bolas de cristal y nuestros horóscopos,
y ponemos manos a la obra; mostramos nuestros peritajes
y agitamos nuestro péndulo y nuestros informes
de investigaciones. Hacemos girar las mesas, preguntamos:
¿cuál real es lo real? Hegel sonríe
malicioso. Le pintamos un bigote.
Ahora se parece a Stalin. El congreso se divierte,
baila sobre el volcán. Los guardias
montan guardia afuera. Nuestra psique hace
serenas declaraciones sobre el caso,
y coincidimos en que en lo profundo de cualquier polizonte
habita un ángel custodio
y dentro de éste un polizonte. ¡Abracadabra!
Como un pañuelo enorme, desdoblamos nuestras teorías.
Los hombres de las gabardinas aguardan modestamente
frente al refugio a prueba de motines del seminario.
Fuman, casi nunca utilizan sus armas,
vigilan nuestra nómina universitaria,
y nuestras flores artificiales, y el excremento
de palomas blancas que inunda el lugar.


Y hay un sutil encanto de convaleciente en este descubrir mío, ese no sé qué de quien empieza a recuperar el equilibrio, a comer de nuevo, a caminar solo, a respirar el aire impío del polígono anejo al hospital. Y sopeso mis defectos para decirme en alto que no me importan, que nunca me importaron, porque estoy vivo y soy necio con mi salud –que tampoco importa demasiado–... y regreso a la trama diaria que me narra en la calle y en esta silla que me conoce más que yo mismo.
Hay una premisa de poema en el ambiente. Lo respiro –tengo el instinto muy preparado para ello–. Y me busco en el pecho para intentar sorprenderme en un latido distinto a los demás del día.
Hoy no me apetece poseer nada.


•••
Frente al jardín quemado que es el monte que está frente a mis ojos ahora, no siento demasiado las faltas, pues tengo relicarios en mi cuello de cada una de ellas, justo apretando en la garganta. No pasa ningún tren desde hace tiempo, aunque las avefrías se han venido hasta aquí desde el río como para decirme algo... incluso un par de enormes rapaces lo sobrevuelan todo con su frase imperial escrita en el azul.... sé que soy la rueda que estallará en alguna curva, el frío protagonista de alguna disección hecha con guantes de látex, una cara que te recuerde a alguien y el guardián de todos los pliegues... pero tampoco me importa demasiado mientras el frío me peine el cabello nevado y mi nariz enrojezca mientras me quedo en éxtasis ante este alarido de luz.
No sé tampoco con exactitud qué tiempo me ha tocado vivir, si soy de ahora o me quedé trabado en un bucle de entonces en el que había cintas negras y sombreros de rafia, muebles de raíz y heraldos grises...
Una grieta atraviesa la calle de lado a lado, como una herida, y veo en ella las estrías de una mujer embarazada mirando a la Cruz del Sur, intentando señalar un sentimiento con su mano y buscando empalizadas con las que protegerse de tanta intemperie.
Me detengo y pongo mi mano plana sobre el pecho... aún late algo, pero no sé qué es. Quizás sea la mano, que permanece viva en este invierno.
Llego al refugio de mi estudio y busco la posición fetal metiendo mis codos en las ingles y sumando las rodillas a la frente. Me suena el vientre a herbívoro y siento la gravedad en mi esqueleto.
Mi piel ya no es suave, está como cesando. Soy nido y me siento tumba.
Estoy quebrado, hueco.

Comentarios

  1. Sé del esfuerzo que habéis hecho y aún estáis haciendo por vuestro amigo, por sacar adelante su última ilusión...
    y... cago en la marrr, qué buena gente sois!!!

    Donce

    ResponderEliminar
  2. cada dia me cuesta mas pensar...
    saludo scompañero

    ResponderEliminar
  3. sabes? en esta aldea global, tengo un amigo que era amigo de Julio Cesar y me contó la historía...existirá mientra le sigáis pensando.
    Besos que piensan

    ResponderEliminar
  4. sé de su historia por amigos comunes...seguirá existiendo mientras le sigáis pensando.
    Besos que piensas

    ResponderEliminar
  5. Por favor te pido, Pipe, que pongas tu página en claro porque no veo nada. Será más ecológica pero para mí es imposible poder leer. Gracias. Solhuerta

    ResponderEliminar
  6. Jo, Marisol, cambiar ahora el template del blog acabaría con todos los artilugios y me obligaría a renovarlos, y no me apetece mucho, que es un coñazo.
    Puedes leer mucho mejor si vas a la opción de "visualización" y picas "aumentar tamaño del texto". Así lo leerás perfectamente, pues puedes aumentarlo hasta donde desees.

    Un besote, reguapa.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Jugar al cíclope...

Jugar al cíclope, como en el capítulo siete de Rayuela, o simplemente jugar al Cortázar postmasmédula, a aquel Cortázar tan Girondo de “Apenas él le amalaba el noema... ¡Evohé¡ ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentían balpamar, pernilos y márulos...”... no, mejor jugar al cíclope y cansarte de no estar cansado o jugar a cerrar los ojos para ver e imaginar que la felicidad está más cerca... quienes piensan demasiado no pueden hacer nada... he aquí la regla fundamental del juego de La Maga... y uno está tan triste porque todo es tan hermoso... ¿y si quienes forman mi mundo solo fueran ilusiones... no lo que son, sino mis ilusiones de ellos, no sus verdades, sino mis mentiras?... todo sería un juego estético personal, un juego magnífico en el que crecer... salgo a la calle, voy a por tabaco hasta PdT, doblo la esquina cuesta arriba, estoy solo en la calle, estoy solo en la esquina... subo hasta que las puertas de cristal detectan mi presencia y se abren como puertas... est…

Me late el codo izquierdo...

Hoy me levanté con el codo izquierdo dolorido e hinchado, todo por un golpetazo que me arreé la semana pasada con una puerta [se conoce que ayer me apoyé en alguna de las barreras de la plaza de toros bejarana, mientras asistía al blues, y se me ha infectado]… y es que últimamente parezco un quecomari lleno de cuitas y quejicoserías… el cabrón está ardiendo y focaliza toda mi atención en su latido, hasta el punto de hacerme perder concentración en lo que hago.
En fin, que sigo en el asunto de vivir y eso me gusta mucho… hasta el latido este que me reclama atención constante.
Hoy le pegué la última corrección al nuevo libro de Belencita, “Orden de alejamiento”, y vuelvo a dejar escrito que me gusta muchísimo su forma y su contenido. Espero que en un par de semanas esté listo para hacerlo llegar a sus manos…. y que me ha gustado leerlo con ese latidito de dolor, pues el poemario es de dolor entero… y muy intenso.
Luego, me dejé de mí [y del trabajo] y le busqué contenido a ese pum-pum… y m…