Ir al contenido principal

Imagina.


13 de enero de 2009
Imagina que la banca no fuera pérfida y no me hubiera devuelto ayer los seguros sociales, que las instituciones soltaran la gallina cuando deben o que dejaran meterles efectos a descuento, que Hacienda fuese condescendiente y aplazase sin cargas cuando hay apretón hasta que Dios quisiera, que los clientes en quiebra entrasen en un fondo de garantía que salvase las deudas que han dejado hasta el infinito y más allá, que los autónomos tuviéramos derecho a paro o a pillarnos una baja digna... todo demasiado prosaico, ¿verdad?, desde los planteamientos de realidad hasta las soluciones imposibles.
Imagina que los hombres incompletos gritasen como lobos durante las horas de descanso y que las mujeres no amadas se lamentasen con gemidos durante las horas de sol... excesivo, ¿verdad?
Imagina entonces que escribieras descomponiendo todo orden después de encontrar la cajita de monedas que tu hijo escondió un día entre los calcetines viejos, que los espejos dividieran tu imagen por no multiplicarla, que eres el azafrán sobre la disgresión o la celda abierta... mejor, ¿no?
Imagina, por ejemplo, que Bárbara Blasco fue joven en 1916 y se hizo una fotografía, y que la buscas, y que la encuentras, y que la adjuntas a este texto que es tan solo una imaginación de lo imaginado.
Entonces, la realidad llega, porque es la voz de una imagen, creada como un canto de moneda o la misma irrealidad.


•••

NADA HAY QUE DURE
a Julio César Navarro

Nada hay que dure, amigo, o verdadero,
ni que no te desgaste o te envejezca...
nada que te haga eterno en esa gresca
de muchachos abriendo el monedero.

Tampoco serás uno en el mortero
de la vida, porque de la grotesca
pasión arrebatada de la pesca
del uno, no lo dudes, sales huero.

Con esta arquitectura, ¿qué decirte?...
estrecha tu valor en lo indecente
y apura el haz que eres con la boca,

agota lo que puedas antes de irte,
y en la hora de todos sé el ausente,
el que apaga la luz y el que la invoca.

© lfc

Comentarios

  1. Hermosa fotografía para hacer real lo imaginado. La insustancia toma forma en unos ojos que nos miran lejanos (y que esconden, ya lo sabes, una vida de amor y de arte, y de profunda y triste espera).
    Siempre se agradece la sugerencia de una biografía singular escondida en una foto antigua.

    Un beso.

    Soledad.

    ResponderEliminar
  2. Yo quiero vivir en la irrealidad, quiero dormir en una fotografía, instalarme en ese nuevo orden que creas, acurrucarme entre renglones, reposar la cabeza sobre una vocal… y olvidarme de perfidias y de bancos y de urgencias sin sentido…
    Me dio un vuelquito el corazón al leerte.
    Precioso lo de Julio César.

    ResponderEliminar
  3. Amiga Bárbara, solo te conozco de la fotografía de tu blog, pero cuando encontré esta fotografía hoy, te vi nítida y me pareció que te conocía desde antes de siempre.
    No me digas que no tiene tu expresión y tu corte de cara, porfa.

    ResponderEliminar
  4. Jo, es verdad LF, se dan un airazo impresionante (y qué bien escribe la jodía, verdad? a mí me gusta mucho)
    Tu poema es precioso, rompe y rasga.

    Un besazo para los dos. Para los tres.

    *(El Sr. Comendador va a asistir al homenaje?
    aunque... estés o no, seguirás siendo parte importante de todo aquello).

    Dnc

    ResponderEliminar
  5. La verdad, Dnc, es que yo estoy como para que me hagan el homenaje a mí... no iré, pero podrías apuntarte tú a leer este soneto en mi nombre... ¿qué te parece? Si quieres se lo digo al Urce.

    Besotes

    ResponderEliminar
  6. Pues no te lo digo...¿cómo te lo iba a decir si la de la foto es guapísima?
    Donce, seguro que lo lees estupendamente.
    Besos por doquier.

    ResponderEliminar
  7. Aysss Sr. Comendadorrrr.... vaya ojo, ha dado Vd. en el clavo!. Tú te imaginas a Mowgli en un sitio así?, pues ea!.
    Pssss, mira, un secretillo: ¿¿Sabes que desde peque he tenido una fobia terrible a leer en público?? pues sí, me dan sudores, debe ser un trauma o algo...
    (A que ahora te caigo todavía peor, ehh????? jeje).
    Dnc

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Mario

Mario fue un corredor de fondo que ha legado el nombre a mi nieto para perpetuar en él su memoria, y me gusta, me gusta mucho que mi bebé tenga en su nombre una razón y un contenido, que lleve el signo de una amistad indeleble y el valor hermoso del recuerdo. Mario, hoy mi nieto, es divinamente vulnerable, delicado hasta el suspiro, bellísimo en sus gestos y causa absoluta de orgullo personal. Su madre, mi hija, me ha hecho el regalo más precioso que se puede hacer a un padre, y lo ha hecho con valentía, sin miedos, siendo una mujer entera en todo el proceso y demostrándome que algo tuve que hacer bien en su educación y en su formación como persona. Jaime, el padre de mi nieto, es un padre ejemplar, preocupado, atento siempre a las necesidades de mi hija y de su hijo, y yo le estaré eternamente agradecido por su forma de ser hombre y por el amor entero que se percibe constantemente en su trato hacia mi niña y hacia mi bebé. Gracias a los tres por hacerme tan feliz.
Por lo que a mí se …

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…