Ir al contenido principal

Fueron las diminutas braguitas negras.


21 de febrero de 2009
El tipo que comía con su familia no cayó en la cuenta hasta que las tuvo en sus narices... el bebé lanzó al suelo su juguetito y la camarera corrió a recogerlo mientras el tipo que comía con su familia comenzaba el gesto de agacharse... no sé qué sucedió, pues el mostrador que separa el comedor de la zona de bar me impidió verlo todo, pero vi perfectamente cómo ambos se agachaban, desapareciendo tras la barra, y volvieron a aparecer en un instante... el tipo con cara de agradecimiento y la camarera con una sonrisa hermosa... desde ese instante, el tipo no le quitó ojo a la camarera, sobre todo cuando doblaba su cintura o intentaba estirarse para servir los platos de las mesas aledañas. Yo me quedé enganchado a la situación y la seguí durante diez minutos... de pronto, coincidiendo justo con un instante de silencio, escuché cómo la mujer que se sentaba frente al tipo –enseguida imaginé que era su esposa–, le decía enfadada que por qué miraba con tanto descaro a la camarera... él hizo un gesto con los ojos dirigido hacia la camarera para que la mujer lo viera... ella miró y, con una sonrisa avergonzada, regañó al tipo...
Yo aún no sabía de qué iba la cosa, así que me dedique a observar a la camarera para intentar averiguarlo... la llamaron desde la cocina para que recogiera un par de platos para servir... salió con ellos y se dirigió hasta la mesa para depositarlos frente a los comensales... el primer plato le caía a mano y no sucedió nada... pero el segundo plato, que debía colocarlo al extremo contrario a su posición, le obligó a estirarse y a forzar el gesto del cuerpo... fue entonces cuando se apareció ante mis ojos una tirita negra contrastando como un flash sobre la piel nívea de sus caderas, unas braguitas tanga diminutas estaban consiguiendo subir los niveles de testosterona del local a límites jamás soñados.
El tipo que comía con su familia no le quitaba ojo... imagino que su mujer aún sigue enfadada con él, y no lo entiendo, pues la imagen era verdaderamente plástica por no provocada.
Hay días con historias hermosas que suceden sin más, historias que están ahí y nadie las toma para sí... sería estupendo jugar a desarrollarlas hasta que estén bien hechas... buscarles desarrollo y mil finales.
El caso es que esa situación vivida, unida a la calma del fin de semana y a que he comenzado un nuevo cuaderno de tuneos sobre la agenda JRJ que me regalaron el viernes en Pucela, me está haciendo subir el tono vital y empiezo a verlo todo de otra forma.

•••

ACUSE DE RECIBO DEL DISCO “EL ÉXITO DE TODOS MIS FRACASOS”, EN EL QUE PACO ORTEGA CANTA A ÁNGEL GONZÁLEZ

Me envía Paquito Ortega, rey de los tunos,
su nuevo disco colega rizado en humos
de aquel ángel tan hermano, todo poeta,
que tiene en la vida eterna una bicicleta.

Oírlo me ha puesto chicle, de los de menta,
y quiero ser un poeta de los cincuenta,
volver a serlo, mejor, porque ya lo era
cuando la ‘canción amiga’ entró en mi cartera.

Si quieres que te lo diga como lo siento,
Paquito... ¡canalla!, ¡brujo!... este alimento
es el mejor que he tomado, soy sibarita,
desde que el cojo Quevedo me abrió la espita.

Si ya te quería del todo sin que me hirieses...
ahora, tú me dirás, me tiro a tus pieses.

TUNEOS DE ESTA SEMANA EN "EXTRAÑO DE MÍ"










Comentarios

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …