Ir al contenido principal

Fueron las diminutas braguitas negras.


21 de febrero de 2009
El tipo que comía con su familia no cayó en la cuenta hasta que las tuvo en sus narices... el bebé lanzó al suelo su juguetito y la camarera corrió a recogerlo mientras el tipo que comía con su familia comenzaba el gesto de agacharse... no sé qué sucedió, pues el mostrador que separa el comedor de la zona de bar me impidió verlo todo, pero vi perfectamente cómo ambos se agachaban, desapareciendo tras la barra, y volvieron a aparecer en un instante... el tipo con cara de agradecimiento y la camarera con una sonrisa hermosa... desde ese instante, el tipo no le quitó ojo a la camarera, sobre todo cuando doblaba su cintura o intentaba estirarse para servir los platos de las mesas aledañas. Yo me quedé enganchado a la situación y la seguí durante diez minutos... de pronto, coincidiendo justo con un instante de silencio, escuché cómo la mujer que se sentaba frente al tipo –enseguida imaginé que era su esposa–, le decía enfadada que por qué miraba con tanto descaro a la camarera... él hizo un gesto con los ojos dirigido hacia la camarera para que la mujer lo viera... ella miró y, con una sonrisa avergonzada, regañó al tipo...
Yo aún no sabía de qué iba la cosa, así que me dedique a observar a la camarera para intentar averiguarlo... la llamaron desde la cocina para que recogiera un par de platos para servir... salió con ellos y se dirigió hasta la mesa para depositarlos frente a los comensales... el primer plato le caía a mano y no sucedió nada... pero el segundo plato, que debía colocarlo al extremo contrario a su posición, le obligó a estirarse y a forzar el gesto del cuerpo... fue entonces cuando se apareció ante mis ojos una tirita negra contrastando como un flash sobre la piel nívea de sus caderas, unas braguitas tanga diminutas estaban consiguiendo subir los niveles de testosterona del local a límites jamás soñados.
El tipo que comía con su familia no le quitaba ojo... imagino que su mujer aún sigue enfadada con él, y no lo entiendo, pues la imagen era verdaderamente plástica por no provocada.
Hay días con historias hermosas que suceden sin más, historias que están ahí y nadie las toma para sí... sería estupendo jugar a desarrollarlas hasta que estén bien hechas... buscarles desarrollo y mil finales.
El caso es que esa situación vivida, unida a la calma del fin de semana y a que he comenzado un nuevo cuaderno de tuneos sobre la agenda JRJ que me regalaron el viernes en Pucela, me está haciendo subir el tono vital y empiezo a verlo todo de otra forma.

•••

ACUSE DE RECIBO DEL DISCO “EL ÉXITO DE TODOS MIS FRACASOS”, EN EL QUE PACO ORTEGA CANTA A ÁNGEL GONZÁLEZ

Me envía Paquito Ortega, rey de los tunos,
su nuevo disco colega rizado en humos
de aquel ángel tan hermano, todo poeta,
que tiene en la vida eterna una bicicleta.

Oírlo me ha puesto chicle, de los de menta,
y quiero ser un poeta de los cincuenta,
volver a serlo, mejor, porque ya lo era
cuando la ‘canción amiga’ entró en mi cartera.

Si quieres que te lo diga como lo siento,
Paquito... ¡canalla!, ¡brujo!... este alimento
es el mejor que he tomado, soy sibarita,
desde que el cojo Quevedo me abrió la espita.

Si ya te quería del todo sin que me hirieses...
ahora, tú me dirás, me tiro a tus pieses.

TUNEOS DE ESTA SEMANA EN "EXTRAÑO DE MÍ"










Comentarios

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Mario

Mario fue un corredor de fondo que ha legado el nombre a mi nieto para perpetuar en él su memoria, y me gusta, me gusta mucho que mi bebé tenga en su nombre una razón y un contenido, que lleve el signo de una amistad indeleble y el valor hermoso del recuerdo. Mario, hoy mi nieto, es divinamente vulnerable, delicado hasta el suspiro, bellísimo en sus gestos y causa absoluta de orgullo personal. Su madre, mi hija, me ha hecho el regalo más precioso que se puede hacer a un padre, y lo ha hecho con valentía, sin miedos, siendo una mujer entera en todo el proceso y demostrándome que algo tuve que hacer bien en su educación y en su formación como persona. Jaime, el padre de mi nieto, es un padre ejemplar, preocupado, atento siempre a las necesidades de mi hija y de su hijo, y yo le estaré eternamente agradecido por su forma de ser hombre y por el amor entero que se percibe constantemente en su trato hacia mi niña y hacia mi bebé. Gracias a los tres por hacerme tan feliz.
Por lo que a mí se …

Ocho días sin Mario

No sé cómo explicar que el decurso vital me sujeta al espacio que habito, que los proyectos urgentes me requieren al pie del cañón y que el trabajo de mierda que tramito a diario me impide hacer exactamente lo que debiera hacer. Cada día recibo fotos y vídeos de Mario: durmiendo, recién bañado, antes y después de la toma, tumbado como un rey con su pañal como único vestido..., y presiento a mi niño abrigado por sus padres, cuidado hasta el más mínimo detalle; pero me siento mal por no estar allí cada cinco minutos para contemplar su sueño, para asombrarme con cada uno de sus gestos o para colocar uno de mis dedos en su manita y sonreír mientras lo aprisiona levemente.
En todo caso, pienso en que sus padres ahora necesitan espacio, que nadie los moleste, y eso me calma un poquito..., y también me calma el tener muy claro que todo lo que hago también lo hago por Mario, para que algún día sepa que ser humanista es el camino correcto, que trabajar para un futuro con dignidad es un buen pl…