Ir al contenido principal

Desahucio de mí.


15 de febrero de 2009
Cuando me siento mal, cuando todo me falla y mi pequeño mundo se estremece, siento un primer impulso de necesidad del otro, de ojos que me comprendan y me animen, de brazos que me sujeten y aminoren el daño... luego, cuando tramito el daño y lo esqueleto, cuando lo extiendo en la mesa de planos, veo con claridad que me equivoco en ese primer impulso, que solo me necesito a mí, que me basto y me sobro, que fiarme del otro me hace siempre mucho más vulnerable de lo que ya lo era. Tomo entonces mi estado de ánimo y lo zarandeo, lo tuerzo, lo retuerzo y peleo con él hasta que el aliento lo permite. Dejo pasar unos días. Silencio y tensión contenida. Y vuelvo a ser lo que debo ser, sin más.
Llevo así una temporadita... y lucho por salir, estoy luchando, a pesar de los golpes continuos y mantenidos, a pesar de las deserciones y algunas miradas hoscas, a pesar de que todo lo atado se desata por momentos y me deja pendiendo de débiles hilos.
Dejé de lado durante estos días mis proyectos en Perú, Gambia y Senegal... olvidé mi empeño literario... deseé dejarme caer como un fardo pesado y hueco hasta donde hubiera una base sólida que recogiera mi peso... y hoy, con el último golpe sonando en mi cabeza, como un púgil confuso, me he lavado el cuerpo entero, he desayunado fuerte y me dispongo a volver a ser el gestor único e invencible de mis días.
Retomaré el camino intentando empujar a mis negros a lo que debe ser [están jodidos lo dos y, encima, yo no acompaño], infundiré en mis hijos el hambre por comerse el mundo con decencia, trabajaré las horas que me exijan los proyectos SBQ, hasta que quede felizmente agotado, retomaré el camino de mi empresa con ganas y atacando las yugulares precisas, escribiré de nuevo con voluntad poética y volveré a sonreír a todo el que lo merezca.
Quien quiera estar al lado, será bien recibido siempre... quien quiera estar enfrente, recibirá su dosis de pelea... quien quiera retirarse, sabe que no hay problema y que todo lo hecho es casa y lumbre a la que regresar cuando apetezca.
Hala, chaval, camina, grita, pelea, escupe, siente... y, por favor, concreta.
•••
Mientras escribo esto, la lata de Coke me mira medio vacía y el cenicero está repleto de colillas apestosas... hoy ando metido en Winston, porque el Chester se acabó en PdT y no me apetecía acercarme hasta otro surtidor... el Winston me pone la cabeza loca y me deja la garganta reseca y la lengua gorda. Regurgito aún los restos de la tarta que comí de postre y tengo en la mano el olor a Loewe [se me escurrió el perfume al ponérmelo, antes de salir de casa... siempre me perfumo antes de salir de casa... y se pasa jodidamente a cada cigarro que fumo, destrozando su sabor y su aroma]. Afuera andan pegándose palos los partidos políticos, intentando esconder sus latrocinios miserables para llevar las elecciones autonómicas a sus oscuros territorios... y la verdad auténtica está sentada en casa con la bolsa del orín colgando y el gesto torcido por el dolor...
Pienso en salir, pues el temporal ha amainado y el día está luminoso, pero lo estropearía todo, ahora que estoy decidido a salir adelante. Los días hermosos me ponen melancólico y me hacen ver mi edad con asteríscos y notas al margen, y lo mismo me pongo tontísimo y empiezo a notarme de pronto un poeta moderno que escucha a Ray Charles y mira el expresionismo alemán como el norte. No, ahora no quiero eso, ahora quiero entonarme y volver a sentir este dolor de cervicales como una señal magnífica, apretar los riñones y exprimirme como un amante lascivo, merodear por las palabras a las que pretendo como un novio, morder en la mejilla al primer ser humano que se me ponga enfrente. Sí, rabioso es la palabra exacta, estoy rabioso hasta el punto de olvidarme de mí, y quizás fuera bueno apuntar sobre cada miembro mío su nombre... ‘mano’ sobre la mano, ‘cuello’ sobre el cuello, ‘muslo’ sobre cada uno de mis muslos, ‘codo’, ‘nalgas’, ‘hombros’, ‘nuca’, ‘espalda’... todo con rotulador negro... y rodear en rojo cada punto sensible, comentando su reacción y mi placer o dolor, según el caso... y luego mirarme para reconocerme por capítulos: ‘¡coño, mis piernas... mis ojos... mi boca... mi sexo...!
En fin, que se me acabó el Winston, y la Coke ya no está ni para regar tiestos. Me voy hasta mi casa a tumbarme como una estatua antigua o un árbol recién cortado.

Comentarios

  1. Venga p´arribaaaaa hombreeee, es que eres mu grandote y siendo grandote la vida pesa más, solo es eso (no ves lo ligero y estiraos que van los chiquininos?)

    Y por qué fuma tannnto Sr. Comendador? no ve que me da envidia...? ahora mismo me fumo uno, ea!


    -Regurgito la tarta dice... jijiji, qué "peazo" cochino!, seguro que era de nata-

    Un beso grannnnnde y ánimo -¡con lo que Vd. vale, cago en la mar....!
    pd.:¿"latrocinios"? me voy a hacer una visitilla a mis amigos de la Real Academia...

    ResponderEliminar
  2. El problema es que en ese zarandeo, en ese hacerse esquelto en la autosuficiencia, a veces se levanta polvo que le entra en los ojos a los que nos rodean. Y muchas veces hasta se le hace daño a los que nos quieren.
    Pero uno es como es. Y es una lata esto de que el cuerpo cante a su aire, y parezca que se va de nosotros.
    Bueno.
    Un mal día.
    ¡Ánimo!

    ResponderEliminar
  3. Ya sabes, cuando las pilas se agotan hay que cambiarlas. Cuando las ganas se rebelan hay que darles de hostias.
    Siempre contigo y muchos cariños.

    ResponderEliminar
  4. Soledad tiene razón. Uno decide quién entra en su casa, y cómo y cuando. Pero se arriesga a que tal vez los invitados no estén en la misma cadencia cuando uno quiere volverles a abrir la puerta. No es el caso, no es el mío al menos, no lo es a pesar de, pero pudiera ser.
    Por supuesto que tendrás que levantarte tú solo, no podemos pagar tus deudas, ni curar tus riñones ni hablar por ti, pero ayuda saber que hay alguien. Al menos a mí me ayuda. Tú tienes multitudes a tu lado.
    Yo tengo a Marie.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Mario

Mario fue un corredor de fondo que ha legado el nombre a mi nieto para perpetuar en él su memoria, y me gusta, me gusta mucho que mi bebé tenga en su nombre una razón y un contenido, que lleve el signo de una amistad indeleble y el valor hermoso del recuerdo. Mario, hoy mi nieto, es divinamente vulnerable, delicado hasta el suspiro, bellísimo en sus gestos y causa absoluta de orgullo personal. Su madre, mi hija, me ha hecho el regalo más precioso que se puede hacer a un padre, y lo ha hecho con valentía, sin miedos, siendo una mujer entera en todo el proceso y demostrándome que algo tuve que hacer bien en su educación y en su formación como persona. Jaime, el padre de mi nieto, es un padre ejemplar, preocupado, atento siempre a las necesidades de mi hija y de su hijo, y yo le estaré eternamente agradecido por su forma de ser hombre y por el amor entero que se percibe constantemente en su trato hacia mi niña y hacia mi bebé. Gracias a los tres por hacerme tan feliz.
Por lo que a mí se …

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…