Ir al contenido principal

Soy los pasos que vacían tus huellas.


20 de febrero de 2009
Lubrica el sendero con el sudor temprano y deja un rastro de manzanas amarillas que me sirva de brújula... luego échate la siesta de los días de agosto, mientras sube el perfume de las flores repuestas por el agua caída hasta donde la turba ha aprendido a elevarse.
No arriesgues buscando dimensiones, déjame a mí ese trámite, que aprendí la cadencia del reloj y sé sus torceduras y sus restos.
Lubrica el sendero con la crema de tu labio superior cuando busca desdén y solo encuentra tórtolas heridas o muchachos, lubrícalo tumbada, medio herida de muerte, como apaisada en la próxima carta.
Miro por la claraboya del techo raso cómo saltan las últimas carpas del día... son doradas y espejan hasta el punto de verme en su arco irisado. Soy un uno, un uno blando que acaba de contarse justo cuando se empieza... mis talones son unos doblados por su centro; mis piernas secas, unos corvados, zambos; mi sexo, un uno restándose o reptando; mi vientre, un uno enteco; mi pecho, un uno par y caedizo; mis brazos, dos unos desunidos de sus manos atadas por un nudo de unos; mi cuello, un uno hueco; mi boca, un uno que se resta de palabras desde el húmedo uno de la lengua; mis ojos, unos ciegos que a ratos se arretinan creyéndose binarios en el iris. Todo yo un uno primero y último, agotado y tan lleno como el cero previsto entre gladiolos, como la cruz de un sur que siempre está al sur de cada paso.
Lubrica el sendero con esa miel del pecho que es blanca y cae plisada, como el satén planchado o el salto de la trapecista. Lubrica el sendero recién duchada... y deja en el camino la toalla de rizo sintiéndote crisálida. Llena el odre de carne, el que llama a los dedos y a las ansias... presúmete el bálsamo que queda y mira en derredor, mira, mira, mira, mira...
¿Ves?

Comentarios

  1. He llegado a tu blog de pura casualidad, de la misma manera que está el mundo hecho, andando sin ton ni son por la cercada red que nos hacen creer infinita y me ha encantado encontrarte. Había oído mucho hablar de Luis Felipe Comendador y su nombre me atrajo. Ahora mismo pongo un enlace en mi blog para tu blog.
    Pedro M. Talaván.

    ResponderEliminar
  2. Jo, no me he enterado de (casi) nada, pero qué chulo... mientras leía me llegaban rafaguitas de imágenes que mezcladas con la música que tiene Manolo en el blog... ufff, me he quedado como una malva!

    Así pues... que lubrique, lubrique (oño, de ahí no era el Jhezulín?)

    Muaccc

    ResponderEliminar
  3. Nuevamente me has hecho ir al diccionario, corrige lo de tu vientre, anda.
    Buen texto, me ha costado varias lecturas. Como el de los caníbales, varias veces, pero muy muy muy.
    Espero que te cunda tu fin de semana. Te lo deseo: descansa, relájate, haz lo que te salga de las huellas.
    [... Hoy es un día azul de primavera,
    creo que moriré de poesía...]

    ResponderEliminar
  4. Vamos a ver, Adu pichulina y diccionaria, si yo escribo: "mi vientre, un uno enteco", estoy escribiendo: "mi vientre, un uno enfermizo, débil"... así que no tengo nada que corregir, independientemente de que mi vientre sea en realidad un infinito harto y lleno.
    No hay que confundirse cuando se lee, sobre todo pensando y asertando en que el que escribe es exactamente lo que escribe. Vuelvo a decirte que es un problema de tu mente científica y extremadamente técnica... hay que dejarse llevar por las palabras, dejarlas que creen su mundo paralelo y que ese mundo cobre vida propia... hay que entrar en el juego sin predisposiciones o no estarás jugando correctamente... no sé si me explico.
    "Enteco" está puesto en su sitio como lo puse, sin diccionarios que valgan o que no valgan.
    Hay que estar menos rígida, campeona.

    ResponderEliminar
  5. No, no te explicas, o no te entiendo.
    ¿Mi mente extremadamente científica? ¿Yo pienso que tú eres lo que escribes? ¿y tú cómo has llegado a esa conclusión? ¿no juego yo correctamente? Yo qué sé cómo es tu vientre, pichulino, gamberro, so pedante haz una encuesta etre tus seguidores a ver cuántos saben lo qué es entenco.
    Como se nota que ya estás bueno (de buen humor, quiero decir).
    Vale, otra vez lo de la edición de la RALE, pido disculpas pero no es para lanzarse de esa manera... ¿no?

    ResponderEliminar
  6. A todo esto, ¿tienes a Marie en jpg o no?

    ResponderEliminar
  7. Adu, creo que sí la tengo escaneada. ¿Quieres que te la envíe?

    Jajajajajaj... y no es "entenco"... jajajajaja... es "enteco".... jajajajaja.

    Tas p'arrearte.

    Un besote.

    ResponderEliminar
  8. Qué bueno. Es cierto, Luis Felipe, que se te nota la mejoría en lo batallador. Jajaja. Cómo te metes con Adu, y como te planta cara ella! La "n" que le puso a enteco es que se le escapó de "entre" en la línea anterior; pasa mucho eso de que se te escurra una letra.
    El adjetivo lo conocí en clase de Historia de la Lengua, en la que nos hacían aprender el proceso de formación del castellano a partir del latín. Es la misma raíz de "hético".
    Adu, tienes razón, la gente ni utiliza ni conoce (y me incluyo)todo el lenguaje que despliega LF. Tú eres transparente y buena gente, y lo dices, y por eso él se mete contigo (cariñosamente). Los demás, cuando lo necesitamos, vamos al diccionario sin más.

    LF, sí, envíale a Marie, que yo también tengo ganas de verla colgada (aunque sea en su blog).
    Besitos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …