Ir al contenido principal

Las zapatillas bajo el mar de tu cama [un dibujo de hoy]


15 de marzo de 2009
[Variación sobre un tema de Farruco Sesto]

¿Te imaginas?... bajo el mar de la cama tus zapatillas, y yo solo veo eso... eso, y moverse el colchón con el lento oleaje de tu cuerpo imaginado. ¿Tendrás en la mano el as?, ¿sabrán tus pechos el abrazo y sentirán el pulso de lo que yo contengo?, ¿tendrá el acantilado de tu pubis ese olor a sirenas y a pescado reciente?... ¿te imaginas?...
El prodigio de tu cuerpo cerrado y sus veredas, esa calma de mujer dormida con las esquinas cálidas como en una agonía de nubes que navegan, sin destino posible, a deshacerse. Te veo como el lienzo que tengo que pintar con la urgencia de la cuchilla, como el lienzo impoluto que espera la mancha del pincel o el asilo del dedo que lo rasga. Dulces calles tus calles, dulces veredas tus pliegues, dulces trochas que llevan al goteo de la tinta y las manos, dulce galaxia de lunares como barro salpicado... barro con el que hacerte de nuevo.
El prodigio de tu cuerpo cerrado me sugiere la palabra ‘leche’, y se llena mi boca con la lengua abatida con ganas de lloverte... tu pelo posa incierto sobre el diábolo y se ensortija en sus dos semiesferas espirales, se precipita en su talud y me deja los ojos vencidos.
Pintarte así, sin verte, sin saber dónde la cueva y cómo, sin tener la exacta referencia del árbol caído entre tus muslos, solo oyendo el relincho y la algarada, solo sintiendo furia y poniendo mis ojos en esas zapatillas bajo el mar de la cama... pero pintarte sintiendo el brote, arrastrándome como el heno tumbado por un viento impreciso, intentando trepar como un tritón por tu idea empañada que resbala.
Te imagino en el círculo, con tu costado haciendo el ofertorio, regazadas las piernas, siendo el justo relámpago de la tormenta que habrá de llegar cuando despiertes... en el círculo, sí, lista para ser excavada, como un umbral o un abrigo colgado en el perchero viejo de la entrada... en el círculo, donde la semilla juega a la fortuna y no existen idiomas con los que equivocarse... allí, donde la herida que late y se esconden los hijos ahogados, donde la sal, donde la rayita se torna hendidura o pozo, donde se derrite la mitra, donde el laberinto, donde todo resbala...
Dormida, bebes la luz. Yo te pinto sobre tus zapatillas bajo el mar de la cama.

Comentarios

  1. Es chulísimo este dibujo (y el texto, claro, y el texto)

    ResponderEliminar
  2. Jooooo, es verdad Bárbara, es chulíísimo, m´enncannntaaaaaa!!
    Y el texto, claro, y el texto...
    (Jijijiji, hoy solo se me ocurre copiar. Yo le echo la culpa a que comí migas y torrijas y mi grado de "emPANamiento" es superlativo y absoluto!!)

    -ah! solo una cosita:
    lo del ""pubis con olor a pescado reciente...."", bueno, bah, no digo nada, pero...-

    ResponderEliminar
  3. Tienes una iconografía la mar de curiosa, e interesante...me gustaría haber pillado algunos de tus cuadernos del cole.

    ResponderEliminar
  4. Jeje, estoy con Donce, a las mujeres nos resulta desagradable pensar que olemos a pescado, por muy fresco que sea...

    ResponderEliminar
  5. Bello el texto, bello hasta reventar para luego después seguir soñando todo aquello que sugiere. El círculo hermenéutico se estira para amplificar las voces seducidas pr la prosa vertida en una punta de pincel que hasta dibuja...Gracias por esta hermosura. Un abrazote. Tino

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Mario

Mario fue un corredor de fondo que ha legado el nombre a mi nieto para perpetuar en él su memoria, y me gusta, me gusta mucho que mi bebé tenga en su nombre una razón y un contenido, que lleve el signo de una amistad indeleble y el valor hermoso del recuerdo. Mario, hoy mi nieto, es divinamente vulnerable, delicado hasta el suspiro, bellísimo en sus gestos y causa absoluta de orgullo personal. Su madre, mi hija, me ha hecho el regalo más precioso que se puede hacer a un padre, y lo ha hecho con valentía, sin miedos, siendo una mujer entera en todo el proceso y demostrándome que algo tuve que hacer bien en su educación y en su formación como persona. Jaime, el padre de mi nieto, es un padre ejemplar, preocupado, atento siempre a las necesidades de mi hija y de su hijo, y yo le estaré eternamente agradecido por su forma de ser hombre y por el amor entero que se percibe constantemente en su trato hacia mi niña y hacia mi bebé. Gracias a los tres por hacerme tan feliz.
Por lo que a mí se …

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…