Ir al contenido principal

Las zapatillas bajo el mar de tu cama [un dibujo de hoy]


15 de marzo de 2009
[Variación sobre un tema de Farruco Sesto]

¿Te imaginas?... bajo el mar de la cama tus zapatillas, y yo solo veo eso... eso, y moverse el colchón con el lento oleaje de tu cuerpo imaginado. ¿Tendrás en la mano el as?, ¿sabrán tus pechos el abrazo y sentirán el pulso de lo que yo contengo?, ¿tendrá el acantilado de tu pubis ese olor a sirenas y a pescado reciente?... ¿te imaginas?...
El prodigio de tu cuerpo cerrado y sus veredas, esa calma de mujer dormida con las esquinas cálidas como en una agonía de nubes que navegan, sin destino posible, a deshacerse. Te veo como el lienzo que tengo que pintar con la urgencia de la cuchilla, como el lienzo impoluto que espera la mancha del pincel o el asilo del dedo que lo rasga. Dulces calles tus calles, dulces veredas tus pliegues, dulces trochas que llevan al goteo de la tinta y las manos, dulce galaxia de lunares como barro salpicado... barro con el que hacerte de nuevo.
El prodigio de tu cuerpo cerrado me sugiere la palabra ‘leche’, y se llena mi boca con la lengua abatida con ganas de lloverte... tu pelo posa incierto sobre el diábolo y se ensortija en sus dos semiesferas espirales, se precipita en su talud y me deja los ojos vencidos.
Pintarte así, sin verte, sin saber dónde la cueva y cómo, sin tener la exacta referencia del árbol caído entre tus muslos, solo oyendo el relincho y la algarada, solo sintiendo furia y poniendo mis ojos en esas zapatillas bajo el mar de la cama... pero pintarte sintiendo el brote, arrastrándome como el heno tumbado por un viento impreciso, intentando trepar como un tritón por tu idea empañada que resbala.
Te imagino en el círculo, con tu costado haciendo el ofertorio, regazadas las piernas, siendo el justo relámpago de la tormenta que habrá de llegar cuando despiertes... en el círculo, sí, lista para ser excavada, como un umbral o un abrigo colgado en el perchero viejo de la entrada... en el círculo, donde la semilla juega a la fortuna y no existen idiomas con los que equivocarse... allí, donde la herida que late y se esconden los hijos ahogados, donde la sal, donde la rayita se torna hendidura o pozo, donde se derrite la mitra, donde el laberinto, donde todo resbala...
Dormida, bebes la luz. Yo te pinto sobre tus zapatillas bajo el mar de la cama.

Comentarios

  1. Es chulísimo este dibujo (y el texto, claro, y el texto)

    ResponderEliminar
  2. Jooooo, es verdad Bárbara, es chulíísimo, m´enncannntaaaaaa!!
    Y el texto, claro, y el texto...
    (Jijijiji, hoy solo se me ocurre copiar. Yo le echo la culpa a que comí migas y torrijas y mi grado de "emPANamiento" es superlativo y absoluto!!)

    -ah! solo una cosita:
    lo del ""pubis con olor a pescado reciente...."", bueno, bah, no digo nada, pero...-

    ResponderEliminar
  3. Tienes una iconografía la mar de curiosa, e interesante...me gustaría haber pillado algunos de tus cuadernos del cole.

    ResponderEliminar
  4. Jeje, estoy con Donce, a las mujeres nos resulta desagradable pensar que olemos a pescado, por muy fresco que sea...

    ResponderEliminar
  5. Bello el texto, bello hasta reventar para luego después seguir soñando todo aquello que sugiere. El círculo hermenéutico se estira para amplificar las voces seducidas pr la prosa vertida en una punta de pincel que hasta dibuja...Gracias por esta hermosura. Un abrazote. Tino

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Jugar al cíclope...

Jugar al cíclope, como en el capítulo siete de Rayuela, o simplemente jugar al Cortázar postmasmédula, a aquel Cortázar tan Girondo de “Apenas él le amalaba el noema... ¡Evohé¡ ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentían balpamar, pernilos y márulos...”... no, mejor jugar al cíclope y cansarte de no estar cansado o jugar a cerrar los ojos para ver e imaginar que la felicidad está más cerca... quienes piensan demasiado no pueden hacer nada... he aquí la regla fundamental del juego de La Maga... y uno está tan triste porque todo es tan hermoso... ¿y si quienes forman mi mundo solo fueran ilusiones... no lo que son, sino mis ilusiones de ellos, no sus verdades, sino mis mentiras?... todo sería un juego estético personal, un juego magnífico en el que crecer... salgo a la calle, voy a por tabaco hasta PdT, doblo la esquina cuesta arriba, estoy solo en la calle, estoy solo en la esquina... subo hasta que las puertas de cristal detectan mi presencia y se abren como puertas... est…

Me late el codo izquierdo...

Hoy me levanté con el codo izquierdo dolorido e hinchado, todo por un golpetazo que me arreé la semana pasada con una puerta [se conoce que ayer me apoyé en alguna de las barreras de la plaza de toros bejarana, mientras asistía al blues, y se me ha infectado]… y es que últimamente parezco un quecomari lleno de cuitas y quejicoserías… el cabrón está ardiendo y focaliza toda mi atención en su latido, hasta el punto de hacerme perder concentración en lo que hago.
En fin, que sigo en el asunto de vivir y eso me gusta mucho… hasta el latido este que me reclama atención constante.
Hoy le pegué la última corrección al nuevo libro de Belencita, “Orden de alejamiento”, y vuelvo a dejar escrito que me gusta muchísimo su forma y su contenido. Espero que en un par de semanas esté listo para hacerlo llegar a sus manos…. y que me ha gustado leerlo con ese latidito de dolor, pues el poemario es de dolor entero… y muy intenso.
Luego, me dejé de mí [y del trabajo] y le busqué contenido a ese pum-pum… y m…