Ir al contenido principal

Naturaleza sin mujer [un cuadro de hoy].


18 de marzo de 2009
Dibujé por encargo esta naturaleza sin mujer porque los pechos que dibujo escandalizan y no digo ya las vulvas de las que salen flores. Sí, me pidieron que el dibujo no llevara ninguna de mis mujeres y me marcaron todos los elementos que contiene, pero lo disfruté como un crío chico, igual que si fuera uno de esos otros dibujos que me salen del cuerpo con ganitas... pero pensé en añadirle una mujer al original nada más que se me diera el visto bueno a la imagen... y lo hice.
•••
Sal del árbol como una flor temprana y muéstrame el pistilo, donde el néctar y las libaciones, muéstrame entero el abecedario de tu cuerpo para que yo lo lea y sé la primavera cierta entre el ramaje... te pintaré dormida sobre la silla rota, apoyada en el frutero de los limones maduros, junto a las amanitas o abrazando a las grullas recién venidas de nuestro mar secreto... sal para constelarte, que yo miro tu vientre de galaxia desde el punto de fuga... y móntate a horcajadas en el laúd de mimbre donde el tañido es húmedo en la cuerda y el eco es todo cóncavo...
Sal del árbol entera, mujer, que pueda ver tus senos posados en la cruz de los brazos, que pueda ver los paréntesis rotundos de tus caderas, que adivine en la selva dónde se hundió el último ángel, que sepa de esos muslos que lamió el unicornio antes de ver quebrada su arma capital, que vea tus pies descendiendo hasta el agua que cae sobre mis hombros.
El áspid silba “The man in me” mientras yo me adelgazo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Jugar al cíclope...

Jugar al cíclope, como en el capítulo siete de Rayuela, o simplemente jugar al Cortázar postmasmédula, a aquel Cortázar tan Girondo de “Apenas él le amalaba el noema... ¡Evohé¡ ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentían balpamar, pernilos y márulos...”... no, mejor jugar al cíclope y cansarte de no estar cansado o jugar a cerrar los ojos para ver e imaginar que la felicidad está más cerca... quienes piensan demasiado no pueden hacer nada... he aquí la regla fundamental del juego de La Maga... y uno está tan triste porque todo es tan hermoso... ¿y si quienes forman mi mundo solo fueran ilusiones... no lo que son, sino mis ilusiones de ellos, no sus verdades, sino mis mentiras?... todo sería un juego estético personal, un juego magnífico en el que crecer... salgo a la calle, voy a por tabaco hasta PdT, doblo la esquina cuesta arriba, estoy solo en la calle, estoy solo en la esquina... subo hasta que las puertas de cristal detectan mi presencia y se abren como puertas... est…

Me late el codo izquierdo...

Hoy me levanté con el codo izquierdo dolorido e hinchado, todo por un golpetazo que me arreé la semana pasada con una puerta [se conoce que ayer me apoyé en alguna de las barreras de la plaza de toros bejarana, mientras asistía al blues, y se me ha infectado]… y es que últimamente parezco un quecomari lleno de cuitas y quejicoserías… el cabrón está ardiendo y focaliza toda mi atención en su latido, hasta el punto de hacerme perder concentración en lo que hago.
En fin, que sigo en el asunto de vivir y eso me gusta mucho… hasta el latido este que me reclama atención constante.
Hoy le pegué la última corrección al nuevo libro de Belencita, “Orden de alejamiento”, y vuelvo a dejar escrito que me gusta muchísimo su forma y su contenido. Espero que en un par de semanas esté listo para hacerlo llegar a sus manos…. y que me ha gustado leerlo con ese latidito de dolor, pues el poemario es de dolor entero… y muy intenso.
Luego, me dejé de mí [y del trabajo] y le busqué contenido a ese pum-pum… y m…