Ir al contenido principal

Tratado de urbanismo con pez y tres colosas [un dibujo de hoy].


18 de abril de 2009

PARTE DEL DÍA PARA GUAPALUPE [DE ÍTACA A ITHACA]


Yo no debo tener ese carácter mediterráneo del que hablas, Lupita, pues sería absolutamente feliz en Ithaca, sin pasear, sin tomar cañas con tapa –un cafetito, sí, claro, por dios, aunque me lo tuviera que hacer yo en cafeterita–, con una casita de madera bien iluminada [y con rincones oscuros para escribir] desde la que ver ciervos y ardillas y cascadas y agua... y que nadie me dirigiese la palabra cuando fuera a comprar [jo, qué pasada, y encima todo al 50% de descuento]... en fin... jo, y enseñando a estudiantes cómo se debe tramitar la vida desde mi punto de vista y cómo se debe escribir un poema [siempre sentía envidia cuando Ángel González me contaba sobre su trabajo universitario en Alburquerque, que era algo parecido a lo que te cuento... lo contrataron por ser un gran poeta para enseñar poesía y vida... eso es un trabajo, ¿eh? En esto los norteamericanos nos sacan veintisiete cabezas de ventaja, que pillan a los creadores brillantes y les ponen cátedra a pelo, sin pedir papeles ni títulos]... la hostia, hermana.

Y nada, que pensando en ti un poquito, dibujé un nuevo tratado de urbanismo [tú ya tienes uno que te regalé hace unos meses], pero me dieron ganas de sumarle tres cuerpos femeninos [tres colosas], un pez en salazón colgado del margen superior [siempre dejo algún homenaje para mi amigo Alberto H.] y tres aves volando...


Cuerpos sobre las torres, tras las torres, rozando sus muslos con los campanarios o dejándose hacer por las antenas de los edificios modernos... una ciudad caótica es como tres mujeres con la misma intención y el mismo trono... ¡ah!, Ginsberg, cuando evocas a Whitman gritando ese “Nosotros niños, nosotros / colegiales, / chicas de América / obreros, estudiantes / dominados por la lujuria.” o mirando a las mejores gentes de tu generación destruidas por la locura detrás de las persianas de tu habitación de Columbia, con el gesto torcido y sin nada que hacer y con una cerveza en la mano... te preguntabas... “¿Qué esfinge de cemento y aluminio abrió sus cráneos y devoró sus cerebros y su imaginación?”... aún crepitan sus cuerpos mientras vuelan los últimos pájaros de abril... y sus hijos son peores que ellos, menos listos, más tomados por la urbe y sus sátrapas, tan devorados como aquellos que supieron un día que no había solución y se dejaron... aún laten sus tempranos cadáveres bajo las lápidas, y su latido es la misma enfermedad, el mismo rito de la autodestrucción... ya nadie quema libros ni hace añicos poemas, nadie sale a la calle a desnudarse entero delante de los líderes... todo se ha hecho uniforme y el plano de ruptura es siempre virtual...

Hijos de aquellos gurús que se perdieron ahogados en ácido o quemados por dentro con alcohol barato, levantad la cabeza y olvidad por dos minutos cómo se tensan vuestros sexos y rezuman su nata si los felan, pensad en lo que viene, porque hay viejos que lloran en los bancos del parque y hombres enteros, tan grandes como el Monte Rushmore, se arrastran como esclavos sin saber sopesar su asmática miseria... pensad, aunque sea tambaleándoos de puro ebrios, en que la hispana llega al aeropuerto con su vagina llena de bolas de hachís para apurar un día más la sopa de sus hijos en la mesa, que vuestra lefa blanca no merece ni un maldito minuto de la rusa desnuda en el bar de carretera... hijos de los que no pudieron ser sino lo alucinado, marcad el paso nuevo demostrando que lo aprendisteis todo de aquellas cenizas que fueron vuestra herencia, no seáis más los hijos de la ira, no suméis vuestros días a esa suma de muertos que aún anega Madrid, aunque Dámaso Alonso muriese el veinticinco de enero de mil novecientos noventa...

Si no podéis con los tiempos que llegan, abrid la espita del gas, colgad la soga y apretad bien el nudo, pintad una diana en vuestra sien o haced acopio de barbitúricos, que no os queremos vivos, no os necesitamos vivos...

La ciudad es ya noche cada día, aquí y en el más remoto árbol de Australia o las islas Seychelles, y tiene hambre de sombras, y pone sus celadas con éxtasis y bolas chinas, farlopa y nalgas blancas abiertas como ojales... 

Nombrad de nuevo el mundo y destruid la esfinge.


En este texto, Lupe, te voy dejando claves de lo que ando escribiendo en mis 400 golpes... sí, es un aullido más, como el de Ginsberg [¿sabías que mi amigo Javi Santos fue durante varios meses el chico que le llevaba las pizzas a casa al zorolo de Allen... me regaló hace tiempo un librito delicioso de la generación beat que le pilló al colega en una de sus entregas?... creo que Javi anda ahora por tierras australianas].

Aquí, por otro parte, el sábado está tranquilo y llueve como más me gusta. Esta mañana hice una tirada de 20 ejemplares de la revista “Meme”, que se están vendiendo muy bien [fue una idea brillante], y se me torció el día porque la jodida Xerox no respondía bien a las órdenes de impresión. Después de comer terminé un poema y me pareció que no necesitaba reparación alguna, por lo que le di el visto bueno sin más y lo archivé. Tomé café solito [el café iba con leche, que ya sabes que me gusta poco cargado] mientras veía correr a unos tipos en moto por la tele.

Y de la España nuestra, pues que en este momento Nadal le gana a Murray por 2-0 en el primer set de la semifinal de Montecarlo, que Zapatero ya le tiró la primera ráfaga de las europeas al fachote de Mayor Oreja [y mira que Zapatero está como para que lo desaparezcan] diciéndole que “fue el ministro que más nos alejó del corazón de Europa”, que Alonso ha hecho segundo en la parrilla del Gran Premio de China, que ya aterrizó en España Pepe “el del Popular” y que lo ha hecho con grandes contratos de algunos medios de comunicación [me cago en sus putas madres], que hoy hubo una protesta por las calles contra los banqueros, que le han dado a Trueba el Premio Nacional de la Crítica y Obama pone a España como ejemplo en política ferroviaria [la polla, hermana]... también que han despedido a un buen colega y que ha venido a verme para que le dé trabajo [a mí, je, que no sé ya qué hacer para tenerlo]... en fin, igual que casi siempre.

Comentarios

  1. Tienes razón, ya nadie sale a la calle a desnudarse entero delante de los líderes, echo de menos a los intelectuales luchando por un ideal,los poetas tendriais mucho que aportar,espero ansiosa tus 400 golpes.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …