Ir al contenido principal

Sol de aquí [un dibujo de hoy].


12 de abril de 2009
La ciudad es un monstruo que no quiero habitar, y por eso me escondo bajo la luz directa de la bombilla de mi estudio, y me arropo en mi silla ataúd para intentar huir... o quedarme vencido... no sé.
Anoche salí a cazar imágenes de la gente tragada por la ciudad pequeña en la que habito... una marea humana seguía los compases de los pasos falsos [pesas falsas] de la Semana Santa y yo andaba buscando presas como un depredador... gestos perversos, poses ridículas... pero no pude captar ni una sola toma porque la ciudad me rindió y sentí miedo del hombre, de los hombres.
Todo es doblez y daño, puñal y bocanadas de un aire sucio... todo es falso y perdura.
Volví a mi luz directa como buscando oxígeno, pues no aguanto la sed de todas esas almas pérfidas con máscaras de santos y vírgenes... la religión somete y alimenta rencores y miedos terroríficos... es falsa de raíz y busca mentes propicias a su negocio infecto, y la ciudad acoge su estrategia, igual que los políticos con hambre de sonrisas de esa gleba sin resto racional que yo conozca... es todo un decorado de poder que aliena y que sojuzga, que somete y humilla, que produce temor y busca siervos dóciles que maten si es preciso.
Pero la ciudad también soy yo, un tipo que tuerce el gesto demasiadas veces al día y no se siente libre, que dice cuando puede y acusa duros golpes por no querer ser parte de lo que ya lo es.
Sé que esa gorda infecta, la que sonríe como una niña dulce justo frente a mis ojos, es el mismo diablo si decide tenerte como enemigo, que urde planes grotescos para hacer daño a todos y tramita su sueldo con falsos testimonios y empujones violentos... sé que aquél que ahora pone cara de corderito lleva años siendo el mayor tahúr de todos estos predios... sé que la mujer de la vela encendida, la que saluda a todos como si los quisiera, tiene a su esposo preso y torturado con sus constantes frases despectivas y sus gritos de fiera [que los oigo a diario]... conozco a cada uno porque vivo entre ellos desde hace muchos años... y hay poco trigo limpio en la luz mortecina de esta ciudad mostrenca.
¿Por qué no somos francos y mostramos a todos nuestra verdad sin vendas, sin gasas, sin los filtros de la puta apariencia?... yo soy el primero que no lo hace... y, por ello, cambio de tema.
•••
OTRA MIRADA AL DIBUJO

Si se queda en silencio la ciudad, hay un jazz como ahorcado en las farolas... si ruge, se cambian las monedas entre las manos sucias... si se calma de pronto, las puertas se adelgazan en busca de las sombras... si se cierra en la noche, nace una paradoja...
No me busques afuera, que soy esa polilla que persiste en la lámpara hasta quemar sus alas, que soy lo que otros compran mientras se gesticula una soledad nueva en mis estancias... no me busques en la peluquería, que no saben de mí desde hace meses, ni en el mercado nuevo donde la luz culmina esa alfombra de uñas por los productos rebajados... no estoy aquí, aunque veas mi cuerpo trazando entre los naipes un laberinto del que salir... no estoy porque no quiero estar en este concierto de escaleras de piedra y sobados pasamanos...
Las calles son ríos secos de un paisaje fingido.
Me miro las rodillas y sé que cada día es tartamudo, que cada hora guarda su pedazo de carne y una pieza de fruta de temporada, que aún hay vino en el vaso y quizás nos aguarde un sobresalto... me miro el vientre y sé que hay ropa por tender y gatos asombrados mirando los faros de los autos, que hay una voluptuosidad de alcobas y cierta laxitud en el colgajo.
La ciudad quiere jugar a ser una postal con odaliscas, quiere mostrarse Alhambra para los que no engordan, resurgir como inmóvil en una cartulina verjurada e hincarse en los muslos maricas de los ojos forasteros.
Yo vivo aquí y conozco la última erección de sus banderas, conozco a cada tipo inevitable, a cada ángel caído, a cada desperdicio, a cada mercader, a cada prócer con sus pantalones meados...
Es demasiada fiebre para aguantarla vivo.

Comentarios

  1. Las calles son ríos secos de un paisaje fingido.

    me ha encantado tu texto

    un placer descubrirte

    saludos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …