Ir al contenido principal

Con estos mimbres no hay quien note la crisis en superficie.


15 de mayo de 2009
Al llegar al primer café del día, me encontré con PdT lleno de farolillos, con mantillas en los mostradores y hasta con un cartel original de la corrida en la que murió Manolete [no es broma]... eso sin contar las pizarritas ofreciendo puntillitas, vino fino, chocos... y, en ese marco, Josema e Isidro, vestiditos de romano euríbor, contando sus andanzas de golf y de caza, hablando de la oportunidad de latinoamérica para abatir gansos o liebres de siete kilos, de la escuala moral de la nueva normativa para el aborto [los años minan la idea moral de los que se dijeron de izquierdas –je, je– y los van poniendo piticlines conservadores que acojonan]... y todo risas mientas Isidro cuenta que en Argentina los intereses andan por el 33% [“para invertir, chavales, para invertir... aunque el pueblo pasa una miseria de cojones... y da pena, ¿eh?”]. A todo esto, la ministra de “igual da” contando por la tele cómo se tramita la moral en leyes hechas con palabras imperfectas... y al ratito un anuncio de la iglesia católica pidiendo encarecidamente que los contribuyentes pongan la cruz en su apartado [como si no tuviésemos cruz suficiente ya].
la verdad es que con estos mimbres no hay quien note la crisis en superficie, pues vivimos de la puñetera apariencia y de la subversión que la moralina nos calza en los pies sudados.
Anoche andaba el señor Punsent, al que siempre he respetado mucho –a pesar de que se presta a salir como un pelelito en programas en los que se coñean de él–, explicando en la tele que el lenguaje solo sirve para equivocarse y que el cerebro es una herramienta hecha para la supervivencia y el autoengaño, y que debiéramos preguntarnos si hay vida antes de la muerte y no si hay vida después de la muerte... el problema es que el personal no pilla la importancia de las palabras de este tipo tan interesante, y solo se queda con sus pelos de loco despeinado, con sus ojos de beodillo en resaca y con esa voz particularísima y tan imitada... habló el colega también de que la moral es una perversión terrible inventada por el hombre, especialmente la católica, y yo llevo asintiendo con la cabeza desde anoche.
El caso es que me tomé mi café mientras sonreía a las ocurrencia de mis contertulios y pensaba en el fondo que soy parte del fracaso común... y aún persevero... fue entonces, cuando me cruzó ese pensamiento, cuando comencé a pensar en alto durante un par de minutos... todos me miraron con gesto extraño cuando dije que no estamos preparados ni para ser libres, ni para otorgar libertad al otro... callé ante las miradas y continuaron los chascarrillos, las hileras de gansos recién abatidos en un pueblecito a doscientos kilómetros de Buenos Aires, el todoterreno lleno de cajas de cartuchos prestos para ser disparados, el todo a cien en el que se ha convertido el Tercer Mundo y la convicción de que los pobres son felices si se acostumbran a su pobreza.
Mientras pensaba en los gansos de siete kilos cayendo abatidos sobre sus cazadores –eso es peligro y lo demás son tonterías–, me llegó postalita desde Buenos Aires de mi querida Alexandra Botto, donde para en estos días participando en un encuentro de escritores latinoamericanos –literatura y caza en el país del tango y el 33% de interés, en el país donde el sueño borgeano se hace carne de caos y silbiditos–.Tramé una huida sin más, una de esas huidas que solo pueden hacerse con el coco y sentado en la silla de siempre, una huida hasta Puerto Madero o a mirar pinturas baratas en Caminito [tengo pendiente una gira latinoamericana que se tuerce siempre a última hora, una gira de tequila y calambre en Sonora, de tanguito y miradas en la Plaza de Mayo, de crisálida abierta en la ciudad de Miguel Estete esnifando a pulmón abierto la eterna primavera, de piñita colada en Cayo Largo o en la aimara Bulibiya comprando mantitas de lana con motivos incas y ponchos picorros].
Caza y literatura... y semana andaluza comprando una participación para El Cuponazo del viernes para ver si hay solución de continuidad y viajes y risas y escritura inconsistente y regalos... El Cuponazo para preocuparme solo por el cáncer futuro o el no sé qué ponerme de todo lo que tengo, coño... tonto del culo...
En fin... me vuelvo a arropar con el manido argumento de que me espera algo mejor y que he de seguir apretando la piernas hasta que llegue lo bueno... y me olvidaré de aquel jodido escepticismo que comenzó con Pirrón para dejar de poner en duda todo lo que me pone negativo.
•••

Ser pesimista no te lleva más que a la mediocridad, al conformismo y a la negatividad... y no sirve para nada.

Es mejor no sentirse feliz, porque el feliz no reacciona ante nada.

Nunca soy culpable de los fracasos en los que intervienen los demás.

El virtuoso está libre de pasiones... que le den bien por el culo.

No saber hacia dónde vas es síntoma de alta inteligencia.

No conocer es fundamental para empezar a hacerlo.

Comentarios

  1. Acabo de descubrir que soy pirrónica, je je... No te pongas nervioso (ya sé que no), suerte y hasta mañana.

    ResponderEliminar
  2. Pero es que han vuelto a cambiar de día y hora al Punsent??? madre mía, el último "Redes" que vi fue hace un par de semanas, iba sobre religiones (me acordé de ti, jijiji) ¡y eran las 04:00 (de la madrugada)!.

    Oye LF, sabes dónde te parecías mucho al Hackman? pues en una foto que hiciste en tu estudio, casi a oscuras, (creo que estaba hecha con la web-cam), seriote, con la mano en la cara (pensativo) y que pertenecía a una serie en la que hacías gestitos con las manos. Sabes cuál es? no creo, pobre, porque me explico como un libro "cerrao".

    Ah y otra cosa... es que no sé si soy una de esas afortunadas, pero por si acaso... te doy las gracias de todo coraçao por dedicarnos tu lectura de la casa de la sal. Uffff!. Y encima seguro que ha salido todo preciosísimo!! -mira que me alegra-.
    (Te importaría decirme el título de alguno de los poemas? por favor)

    Un requetebesazo.
    Muuacccccc

    Pd.: Adu, pirrónica?? al diccionario que voy!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …