Ir al contenido principal

Nada como besar en la mejilla a Susana Rivera.



En Horcajo Medianero, hasta donde nos llevó Antúnez para entregar unos planos por una carretera terrible, ya estaba mi cuerpo pidiendo manzanilla –el curveteo y el jodido aire acondicionado me dieron un directo al estómago–... pero no pasa nada, que con el primer sorbito de manzanillita empecé a entonarme y ya a la altura de Las Rozas Village estaba preparado para lo que cayese. Allí, en Las Rozas, repusimos calzado para el verano a unos precios extraordinarios [Pedrito se acabó comprando dos pares del mismo modelo] y también repusimos fuerzas en forma de cervezonas [éstas, carísimas, no te digo]... pero se estaba bien en el sitio y se nos pasó casi la hora del concierto de Paquito Ortega.
Llegamos apuraditos gracias al Tomtom de Ricardito, pero llegamos. Del parking donde dejamos el auto, hasta el Teatro Lara, atravesamos con los ojos abiertos como platos toda la zona de Montera... lumpen a gogó, prostitutas jovencísimas con aire decadente por todas las esquinas, más chinos que madrileños y un olor nauseabundo por todos lados –a veces la ciudad parece sus cloacas... pero las cloacas también son la ciudad–. Ya en el Lara, pude abrazar al enorme coleguita Santi Gómez Valverde [poeta grande y ganador de un OTI], besar a Mercedes –la compañera de Paco, que, por cierto, está guapísima– y a sus hijos, abrazar a Jess con abrazote de oso y saludar a un montón de amiguetes a los que hacía mucho tiempo que no veía.
El concierto de Paco salió chuli [a mí me gustó un montón], especialmente en los temas de Ángel González, que exudan sensibilidad allá por donde se miren... y apareció en escena mi chiquitillo Jesús Márquez, la mismita alegría de la huerta, desatado, fiestero, a más...
Terminado el asunto, justo al salir del teatro, me topé de frente con Susana Rivero [la viuda de Ángel González] y nos recordamos rápidamente, hasta el punto de que al primer golpe de voz me agradeció que le regalase en su visita a Béjar –debe hacer de eso ya unos cinco años– mi disco de Ben Harper, indicándome que es uno de los que más escucha. Susana estaba resplandeciente, guapísima, con esa sonrisa New Mex que ya conocía de anteriores encuentros... también estaba entusiasmada con el trabajo de Paco sobre la obra de Ángel.
Hablamos entre copas y cervecitas, durante la noche mágica, de cosas diversas, de recuerdos, de lo dura que se le había hecho la desaparición de Ángel y de cómo le ayudaba muchísimo el cariño de los amantes de la poesía de ese poeta único... y, sin más, nos hicimos unas fotitos y recordamos nuestros teléfonos y nuestros correos electrónicos para hacer el contacto más fluido otra vez... y quedamos para vernos en Béjar durante el Voces del Extremo, que va a consultarlo con Miguel Munárriz para acercarse hasta aquí a pasar unos días todos juntos entre poesía y música.
Ver de nuevo a Susana, abrazarla, mirar su sonrisa y escuchar sus palabras, hizo que el viaje tuviera la mejor razón de ser.
Y luego Urceloy y sus colegas locos de desatar, que se presentó el amigo con Claudio [un puntazo de tío que tiene en sus manos toda la información meteorológica que nos llega desde los medios] y otro de pelito blanco –coño, tío, perdona, que ahora no recuerdo tu nombre– que tiene una cosa Harpo que fascina. Bebimos, comimos, nos descojonamos de risa y, para remate, apareció Jesusón a ultimísima hora con un busto femenino que me regaló para ponerlo en mi estudio [ya le había comentado yo en su último viaje a Béjar que me fliparía tener un busto/maniquí]. Un campeón este Urce.
Y que nos volvimos a Béjar, a la que llegamos después de las seis de la madrugada con una bolinga más que interesante.
Pedrito Cubino estuvo genial en su papel de divo de provincias... Antúnez llevó su eterna sonrisa y me enseñó un montón de cosas sin darse cuenta [siempre me enseña este tipo] y Ricardito dio el tono a la perfección.
Un viaje rechulo.



Nos detuvo la GC a la salida de Ávila... a soplar... 0'0.


Desde el auto, la entrada a Madrid es parecida a esto para un hombre primario de provincias como yo.




Las prostitutas inundan la ciudad... es una sensación extraña verlas moverse.





Paco Ortega y Jesús Márquez durante el concierto [no puse flash para no molestar].




Ya nos había clavado con los cubatas en un local llamado "Larios". No vayáis, que es carísimo y son algo siesos.


Susana Rivero besa a Paco por petición mía.




La noche madrileña tienen un algo poético que me pone.



Urceloy con el Maniquí que me regaló... eran las tres de la madrugada.






Al volver para Béjar hubo un momento de silencio al pasar por el monumento de Atocha a las víctimas del 11 M.


La mejor fotografía de la noche, la más poética, la que mejor definía nuestro ánimo y mis ganas de metáforas... eran casi las cuatro de la madrugada y partíamos de regreso a Béjar. Llegamos después de las seis de la madrugada y bastante perjudicaditos... pero felices.

Comentarios

  1. ¡Bien vueltos! Lamento no haberos acompañado al Alegoría después de la noche que te dí. Un placer, como siempre, que repetiremos en Julio/Béjar/voces.
    El del pelito blanco
    Lobo

    ResponderEliminar
  2. Ese Urceeeeeeeee, qué arte, madre!!

    Desde luego Sr. Comendador... cuando Vd. sale de marcha no se anda con chiquitas! (o sí, que yo en la vida privada de cada cual no me meto!jijiji). Sabes que de Atocha a mi casa... veinte... ¡quince minutos!, y sabes que me ha encantado ver Madrid desde los ojos del poeta?. A mí últimamente me da por mirar lo que miran los guiris -"pa" ver si me desacostumbro y le saco más chicha a los tejados-.

    Un besote grande, pijo-repijos... Las Rozas-village, ehhh??.

    (Ahhh, y pq no te fijaste bien, que a esas horas en la Puerta del Sol también hay chiquitOs dándole a la manivela -de algún viejete-)

    ResponderEliminar
  3. Yo que tú no me fiaria (¿alguna "i" va acentuada?) del Antúnez porque miente más que habla y le chifla impresionar con su verborrea, pero luego como no hace pausas ni cortas ni largas no hay quien se aclare... Ya se lo dije a él, estoy con la niña Donce: sois más pijos que los peperos de casta de toda la vida, que esos por lo menos ya se sabe de qué van... Un día se van a salir todos los cocodrilos de tus lacostes y verás la merienda de negros que preparan (aviso para navegantes, alerta You y Mal), pedazos de yoquesé, compramarcaspijas.
    ¡Ay, madre!

    ResponderEliminar
  4. JajajajAdu, que el Rozas-Village es mu pijo pero los precios están que te cagas. Allí, si sabes buscar... "casi" te compras una marca por lo que yo me compro un "Zara".
    Jeje, un besote
    Donce

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …