Ir al contenido principal

Madrid me mata.



Madrid suelo digerirlo mal, pues necesito digestiones de varios días para enfocar mi paso por sus calles.
De la última visita, aún en fase tan rem como doliente –me desresaco mal con estos años cumplidos... sin cumplir demasiado–, se me ha quedado una cosina de mujeres como las ondinas de Klimt y otra de más mujeres como las Judit diversas del mismo pintorcete [como ves, amigo Celes, va aprovechando el librito EPA... ¡gracias!]... y a mí me hubiera gustado más que me hubiera quedado una cosa Danae [no es para morirse sin haber visto este óleo de la colección Graz que Klimt pintó entre 1907 y 1908... ¡una pasaaaadaaaa!, que diría el amigacho Pedro Cubino]...
La cosa es que estuve en el Madrid de Montera, como transido, caminando entre las rabizas forzadas [no sé si por farlopa o pico] a mostrarse a los ojos como meriendas.
Solo una me miró. Estaba en una esquinita sucia, con un short color menta que apenas le tapaba los ojales del cuerpo... y una blusa melón, tan transparente... que era un flou de aquella piel blanquísima. Su mirada era triste, tanto... que no pedía ni ayuda... me dieron ganas de tomarla en los brazos y arrastrarla hasta el coche para traerla a casa... debía tener algunos años menos que mi hija... ¡me cago en Dios...!
Y me quedé en el cruce de miradas, como un cobarde más, alucinado por toda aquella luz desperdiciada en manos de algún sátiro caliente... o de algún viajante de comercio con ardor uterino y desodorante en los sobacos.
Era aquella mirada la derrota segura, la sumisión más desquiciante y el más bello objeto de arte de un tiempo que va ya marcando el final de algo... y yo como un mierdoso diletante, buscándome ajeno a lo que pasa y, mientras, intentando arreglar una brizna de mundo en otra parte.
Madrid, esta vez, fue aquella muchacha muerta en una esquina, mirándome fijamente, pero sin pedir nada... gritando con la mirada un silencio cabrón que aún me está volviendo loco.
Hoy, ya en lo decadente de acá, solo, con los problemas tontos de la Hacienda de todos y las cuentas que no acaban de encontrar la absurda cuadratura de los círculos... me estoy sintiendo mal... muy mal... y es que no ayudé a esa chica, no la robé de allí... no me la traje a casa.
¿A qué sentirse salvado... a qué?




Comentarios

  1. Querido mío: no eres el rescatador, no te tortures, el mundo está mal y no lo vas a enderezar tú solo...
    ¡Ay!
    (He sustituido los BB por los ays, me definen más en estos días)

    ResponderEliminar
  2. ¿La muchacha de la que hablas está en el mismo plano de redención que Paco? Los padrinos no necesitan redención, redimen ellos a los demás cuando requieren la devolución de los favores y hay que cumplir con los acuerdos tácitos.

    ResponderEliminar
  3. No sé cómo he llegado aquí, pero aquí estoy y con permiso, de Vd. digo.
    Me ha gustado mucho su relato, o la foto de ese Madrid y esa mujer. Y no, rescatar siempre no se puede, pero desde luego que sentirse mal por ello dice algo de alguien. En fin.
    Pues eso, gracias, por mirar al menos. Y ver.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Jugar al cíclope...

Jugar al cíclope, como en el capítulo siete de Rayuela, o simplemente jugar al Cortázar postmasmédula, a aquel Cortázar tan Girondo de “Apenas él le amalaba el noema... ¡Evohé¡ ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentían balpamar, pernilos y márulos...”... no, mejor jugar al cíclope y cansarte de no estar cansado o jugar a cerrar los ojos para ver e imaginar que la felicidad está más cerca... quienes piensan demasiado no pueden hacer nada... he aquí la regla fundamental del juego de La Maga... y uno está tan triste porque todo es tan hermoso... ¿y si quienes forman mi mundo solo fueran ilusiones... no lo que son, sino mis ilusiones de ellos, no sus verdades, sino mis mentiras?... todo sería un juego estético personal, un juego magnífico en el que crecer... salgo a la calle, voy a por tabaco hasta PdT, doblo la esquina cuesta arriba, estoy solo en la calle, estoy solo en la esquina... subo hasta que las puertas de cristal detectan mi presencia y se abren como puertas... est…

Me late el codo izquierdo...

Hoy me levanté con el codo izquierdo dolorido e hinchado, todo por un golpetazo que me arreé la semana pasada con una puerta [se conoce que ayer me apoyé en alguna de las barreras de la plaza de toros bejarana, mientras asistía al blues, y se me ha infectado]… y es que últimamente parezco un quecomari lleno de cuitas y quejicoserías… el cabrón está ardiendo y focaliza toda mi atención en su latido, hasta el punto de hacerme perder concentración en lo que hago.
En fin, que sigo en el asunto de vivir y eso me gusta mucho… hasta el latido este que me reclama atención constante.
Hoy le pegué la última corrección al nuevo libro de Belencita, “Orden de alejamiento”, y vuelvo a dejar escrito que me gusta muchísimo su forma y su contenido. Espero que en un par de semanas esté listo para hacerlo llegar a sus manos…. y que me ha gustado leerlo con ese latidito de dolor, pues el poemario es de dolor entero… y muy intenso.
Luego, me dejé de mí [y del trabajo] y le busqué contenido a ese pum-pum… y m…