Ir al contenido principal

Palabras para Paco

Hoy me apetece hablar de Paco, porque estuve con él hace unos días y le noté tenso y algo abatido... y eso me jode, pues sé que es un tipo vital que necesita sonrisas [tanto prestarlas como recibirlas] y sentir que se está a su lado indefectiblemente... pero por amistad y solo por amistad [que siempre hay algún estúpido –el mundo está lleno de ellos– que busca dobleces donde todo es pura línea recta].
Mi amigo Paco [repito la palabra “amigo” para que se patentice y se quede marcada como a fuego] es un tipo alucinado en el mejor de los sentidos [aquél que puso en palabras don Miguel de Cervantes], vehemente, empecinado, absolutamente creativo, puro nervio y un notable emprendedor. Su verdad –una verdad muy bien adaptada a nuestros tiempos– siempre va acompañada de una generosidad sin medida... y su más sobresaliente valor –que envidio– radica en saber creer en sí mismo sobre todas las cosas.
El problema de Paco, se lo he dicho muchas veces, es que no sabe escoger bien a sus compañeros de viaje –lo siento por ellos, pero si hay que hablar con sinceridad, pues se habla–. Mientras que mi amigo tramita su tiempo en elaborar futuro con mayúsculas, en invertir con riesgo, en apostar por evoluciones positivas... los que le acompañan en el viaje solo piensan en elaborar su propio futuro a base de migajas, en no invertir más que en sí mismos y en esconder la cabeza justamente cuando habría que sacarla con decisión y mostrársela al mundo.
Ya he hablado en esta bitácora más veces de Paco, y siempre en el mismo tono y reconociéndole unos valores que yo nunca regalo [y reconozco que a veces me saca de quicio, pero es que los amigos también están para eso, para sacarte de quicio a ratitos].
Solo puedo decir que desde que mi amigo llegó a Béjar, y al amor de su frenética actividad, florecieron negocios, crecieron las cuentas de resultados de otros negocios que ya existían, hubo bastante más trabajo y, sobre todo, florecieron unas esperanzas que yo nunca había conocido entre mis paisanos... y de su trámite sé bastante, pues pude presenciarlo, pudiendo atestiguar que cada paso se dio con luces y taquígrafos, con sinceridad pasmosa y con las cartas boca arriba [todo lo pretendidamente oscuro vino siempre de otras voces que buscaban enfrentamiento y poner zancadillas... algunas de ellas fueron voces oficiales, que la política tiene demasiada culpa en algunas frustraciones magníficas... y, todo hay que decirlo, Paco las enfrentó con decisión y con argumentos, pero hay firmas colegiadas que se empeñan en joderlo todo].
Hoy, mi amigo pelea por salvar sus proyectos personales, que algunos de ellos son proyectos colectivos también, y, mientras lo hace, ve cómo quienes le sobaban la chepa hace dos días, ahora le dan la espalda. Él corrió el riesgo, apostó personalmente –poniendo su patrimonio por delante– en la opción de futuro que nos ofreció a todos... muchos se subieron al carro cuando presentían beneficios... y ahora le andan dejando solo.
Me parece que vienen maravillosamente aquí aquellas “Palabras para Julia” del gran José Agustín:

Otros esperan que resistas,
que les ayude tu alegría,
tu canción entre sus canciones...

Nunca te entregues ni te apartes
junto al camino, nunca digas
no puedo más y aquí me quedo...


Un hombre grande, como tú, amigo Paco, deja ciegos sin más a los hombres pequeños con la penumbra de su sombra.
Así que a continuar en ese empeño fiera de hacer mejor el mundo, a salvarte y a salvarnos como tú solo sabes, sin mirar nunca atrás, pero conociendo siempre, como tú como tú conoces, cuál es la ubicación exacta de la meta.
Un abrazo de oso.

* Esta entrada no admite comentarios.

Comentarios

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Jugar al cíclope...

Jugar al cíclope, como en el capítulo siete de Rayuela, o simplemente jugar al Cortázar postmasmédula, a aquel Cortázar tan Girondo de “Apenas él le amalaba el noema... ¡Evohé¡ ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentían balpamar, pernilos y márulos...”... no, mejor jugar al cíclope y cansarte de no estar cansado o jugar a cerrar los ojos para ver e imaginar que la felicidad está más cerca... quienes piensan demasiado no pueden hacer nada... he aquí la regla fundamental del juego de La Maga... y uno está tan triste porque todo es tan hermoso... ¿y si quienes forman mi mundo solo fueran ilusiones... no lo que son, sino mis ilusiones de ellos, no sus verdades, sino mis mentiras?... todo sería un juego estético personal, un juego magnífico en el que crecer... salgo a la calle, voy a por tabaco hasta PdT, doblo la esquina cuesta arriba, estoy solo en la calle, estoy solo en la esquina... subo hasta que las puertas de cristal detectan mi presencia y se abren como puertas... est…

Me late el codo izquierdo...

Hoy me levanté con el codo izquierdo dolorido e hinchado, todo por un golpetazo que me arreé la semana pasada con una puerta [se conoce que ayer me apoyé en alguna de las barreras de la plaza de toros bejarana, mientras asistía al blues, y se me ha infectado]… y es que últimamente parezco un quecomari lleno de cuitas y quejicoserías… el cabrón está ardiendo y focaliza toda mi atención en su latido, hasta el punto de hacerme perder concentración en lo que hago.
En fin, que sigo en el asunto de vivir y eso me gusta mucho… hasta el latido este que me reclama atención constante.
Hoy le pegué la última corrección al nuevo libro de Belencita, “Orden de alejamiento”, y vuelvo a dejar escrito que me gusta muchísimo su forma y su contenido. Espero que en un par de semanas esté listo para hacerlo llegar a sus manos…. y que me ha gustado leerlo con ese latidito de dolor, pues el poemario es de dolor entero… y muy intenso.
Luego, me dejé de mí [y del trabajo] y le busqué contenido a ese pum-pum… y m…