Ir al contenido principal

No era del sonido ni de la luz de allí.


Hoy recibí paquete de Chester del finado don Claudio desde Zamora –me está gustando que se acuerden de mí mis poetas muertos y me envíen tabaco–. Gracias, Clau.
Sé que cambiar de ritmo y estar solo es jodido, que mudarse de ciudad y de calle y de casa y de cama y estar solo… es jodido, que abrir trochas de nuevo cuando ya tienes años y estás solo es jodido, que despertarse y entrar en la ducha y salir de ella y tirarse a la calle y estar solo es jodido, que esperar y que nada se convoque en tu espera y estar solo es jodido… pero a veces lo mejor de todo consiste en estar solo, en lo depender más que del latido físico e interior y de las ganas.
Tengo una amiga chuli, a la que quiero mucho, que me hace presentir que está en esa rama alta en la que puede verse el mundo como un descubrimiento… o el vacío. Verás, amiga, no tiembles, no te dejes llevar por la angostura rara de los días con gente, no te encierres en ser lo que tú quieras metida entre tres líneas bien trazadas, no te empeñes en enjaular [porque te enjaularás], olvida la acidez y el ceño arrugado, pierde el miedo y comparte, cree en la gente [en toda] pero no la maltrates si te falla [la gente es/somos así], deslízate, aprovecha el beso pendiente y recuerda el que ya te fue dado, no moralices hasta juzgar a alguien por lo que tú presumes que pudiera o debiera haber hecho, disfruta de cada poro tuyo cuando puedas e inténtalo a diario, llora, ríete a carcajadas y a mordiscos… pero no seas tu trampa, no te emboces con ojos de sospecha, no dimitas de nadie al quien desees o a quien guardes respeto, estima o ganas… déjate de ti y que otros gobiernen, que otros tracen las líneas con esos cartabones de madera de pino que llevan en sus mentes.
Es jodido querer y estar solo, caminar y estar solo, mirar y estar solo, dormir y sentirse profundamente solo… es jodido, pero es magnífico para mirarse a uno mismo despacito y señalarse las heridas con los dedos de la mano.
•••
Tengo pendiente un gran abrazo para Celestino Miguel y debo dárselo.
•••

NOTAS DE MI CUADERNO [Voces del extremo]

• La vi bailar y todos la ignoraban porque ella no era del sonido ni de la luz de allí.
• He echado mucho de menos la sonrisa más bonita que conozco.
• Joana o la luz antes de ser creada.
• Marino es como un banco cómodo en el que sentarse al atardecer.
• Los poetas no saben ligar… se ponen pesaditos.
• Hoy llevo el crepúsculo a cuestas.
• A veces los amigos saben molestar mejor.
• Hacer poemas como masticar un hueso.
• He conocido a una mujer vulgar con una mirada bella… y no ha estado mal.
• No me gusta que me digan lo que quiero oír, pero reacciono tarde.
• Los héroes siguen siendo grandes ignorantes.
• Fernando RdlF, la elegancia en todo, en todo.
• Esther me miró como si volviera de misa… y luego me tomó una fotografía.
• No encontrar para desear más.
• Mi más avanzada tecnología: perder la pluma.
• Begoña me sugirió el fuego… creo que no ando descaminado.
• Jaio cambió sus cuchillos de caza por los de lonchear jamón… está feliz.
• Volvamos al lenguaje campesino.
• Olvidemos el verbo permanecer y escribiremos mejor.
• Mi pasión cada día es más botánica… me voy sintiendo árbol.
• Conozco poetas canoros y poetas de presa… también poetas depresos [casi todo mujeres].
• A Huete no le gusta mi pose misógina… yo persevero. Me jode el feminismo alucinado y esa cosa de superioridad impuesta por ovarios. Yo me siento mucho más mujer que muchas mujeres que conozco.
• Hagamos el tiempo lento a base de querernos.
• Dime que no temblaré al verte y no faltaré a la cita. Me asusta ser vulnerable.

CANCIONES PARA LORENA


Lhasa siempre me puede, es la hostia.

Comentarios

  1. Con la belleza y la poesía que lleva encima el río Duero, que lástima que también el capital tome su nombre en vano, hasta convertirlo en una marca comercial. Y que tras ella te apriete el cuello hasta dejarte sin vacaciones. Mi timidez congénita, mi condición de actor/recitador, que además aspira a escribir un testimonio, por si a alguien que atraviesa el mismo infierno obrero que yo atravesé (y eso marca el carácter), le puede servir de camino de esperanza y salida; mi admiración por poetas de tanto talento (sin generalizar)que descubro en cada "Voces..." mi formación autodidacta que tantas lagunas dejó; hacen que como "los nidos buenos" que alguien dijo, cueste de hallar mi mirada, pero que sepas que siempre estoy en el mismo lugar, por si llegada la realidad, puedo hacer falta. Un abrazo desde Valencia.

    ResponderEliminar
  2. Este regalo del mejor LLuis Llach de Viatje a Itaca nos hace más jóvenes. El mejor abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Pues debes ser una mujer muy hombre... Jajaja.
    ¡Qué morrazo tienes!
    Besis de HUETE (con mayúsculas, ¿eh?)

    ResponderEliminar
  4. Hola,
    No puedo estar más de acuerdo con eso de que hay que olvidarse de permanecer y ser más árbol. Pero yo venía a decirte que te he visto zamparte las indigestas nociones del imperio y me ha dado risa. Y he querido advertirte de que seguro que te repetían (como luego he comprobado) pero no he podido dejar allí mi comentario.
    Besos depresos.
    P.D. Enhorabuena por el éxito extremo.

    ResponderEliminar
  5. No depuse mis cuchillos de caza-palabras, nops. Sólo añadí los de lonchar, gracias a ti. Casi me detiene la "guardasiví" por tráfico de gorrinos.

    Yo también abomino del feminismo alucinado. Hablemos de personas y punto. ¿O no?

    ResponderEliminar
  6. Jo, con tu permiso LF, pero... de las veinte mil personas que conocí en hora y media... cuál era Jaio? cahi en diez, qué lío!
    (Me ha gustado mucho su blog -y gracias, fermosa-)
    Un besito para los dos, para Sol Huerta -qué dulce es-, ahhh! y sabes que hablé por teléfono con Sindita? jo, lo que nos acordamos de ella!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …