Ir al contenido principal

Yo me voy a dormir...


La realidad diaria es un lugar inhóspito al que se vuelve siempre después de vacaciones –yo este año no tengo por boba imposición de Caja Duero–. En ella habitan tipos con longitud de sables, mujeres despeinadas que friegan los portales, niños con mocos, caraduras con traje y dos tortillas grandes en sus grises sobacos, cabrones con un cuerno, dulces vencidos lánguidos, alimañas con ojos de pantera, vendedores de nadas, cacatúas, muertos de hambre con la nevera llena, hijos de puta finos con cartera… a todos les deseo las visitas constantes de agentes de seguros y parejas de mormones vestiditos de negro como cuervos.
Yo me voy a dormir… a ver si sueño.



CANCIONES PARA LORENA:


Lluis Llach marcó mi tiempo de universitario a fuego... y esta canción en especial me llevó muchas veces a intentar poemas... es deliciosa.
Está basada en un hermoso poema de Kavafis del que te dejo traducción:


Cuando emprendas tu viaje hacia Ítaca
debes rogar que el viaje sea largo,
lleno de peripecias, lleno de experiencias.
No has de temer ni a los lestrigones ni a los cíclopes,
ni la cólera del airado Posidón.
Nunca tales monstruos hallarás en tu ruta
si tu pensamiento es elevado, si una exquisita
emoción penetra en tu alma y en tu cuerpo.
Los lestrigones y los cíclopes
y el feroz Posidón no podrán encontrarte
si tú no los llevas ya dentro, en tu alma,
si tu alma no los conjura ante ti.
Debes rogar que el viaje sea largo,
que sean muchos los días de verano;
que te vean arribar con gozo, alegremente,
a puertos que tú antes ignorabas.
Que puedas detenerte en los mercados de Fenicia,
y comprar unas bellas mercancías:
madreperlas, coral, ébano, y ámbar,
y perfumes placenteros de mil clases.
Acude a muchas ciudades del Egipto
para aprender, y aprender de quienes saben.
Conserva siempre en tu alma la idea de Ítaca:
llegar allí, he aquí tu destino.
Mas no hagas con prisas tu camino;
mejor será que dure muchos años,
y que llegues, ya viejo, a la pequeña isla,
rico de cuanto habrás ganado en el camino.
No has de esperar que Ítaca te enriquezca:
Ítaca te ha concedido ya un hermoso viaje.
Sin ellas, jamás habrías partido;
mas no tiene otra cosa que ofrecerte.
Y si la encuentras pobre, Ítaca no te ha engañado.
Y siendo ya tan viejo, con tanta experiencia,
sin duda sabrás ya qué significan las Ítacas.

Comentarios

  1. qué gloria el poema de kavafis, qué importante saber que la vida es eso: los lestrigones y los cíclopes solo aparecen si los llevamos dentro de nosotros

    ResponderEliminar
  2. Descanse usted, dese ese gusto, desconecte para conectar otra vez, reinicie como los ordenadores, abra y cierra por oir el ruido de abrir y cerrar el pedacito de alma que le quede con ganas de airearse y sobre todo siga aquí en este rinconcito dando letras al personal y todo eso. Espero que esté ya repuestito del todo. Hace que no entro en su página y no sé (ahora leeré) cómo va todo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Kavafis, ah Kavafis, me ha hecho pensar que va siendo hora de buscar aquel librito antiguo, de lecturas universitarias (ay) en el que descubrí parte de la poesía ésa que no sabemos del todo definir. Abrazo repetido.

    ResponderEliminar
  4. Creo que el poema ya había salido por nuestros dominios, es muy hermoso, gracias por recordárnoslo.
    Que tengas buen día y mejor viernes.
    Un beso, flor de romero.

    ResponderEliminar
  5. Querido Pipe. Quiero darte las gracias por los tres días bejeranos compartiendo paisajes y palabras. Contigo no tuve ocasión de hablar como otras veces, pero ya vendrá otra ocasión. Felicita en mi nombre a los organizadores, a la concejala y a Béjar, por acojernos. Aunque debo decirte que iba sola hacia el cajero del Popular, con mis bolsitas de la convención, cuando me crucé con un señor, normal de aspecto, que me dijo algo así como: Es una vergúenza que béjar esté lleno de borrachos, gitanos y gente de mal vivir. Yo me miré de arriba a abajo, por si acaso. Así que esa gentuza también está por ahí.Otra cosa, me alegré mucho cuando conocí a Belén Artuñedo, espero verla pr Onís, nuestro precioso Onís. También me hizo ilusión conocer a Donce que no sé por qué me la imaginaba más mayor.Y que sepas que te tengo que mandar el dinero del cuadro, que no se me olvida. Que cuando coja las vacaciones escolares que ya iré al banco. Muchos besitos, guapetón. Ah, y que el poema de kavafis es maravilloso.

    ResponderEliminar
  6. En semejante compañía debe ser casi obligatorio soñar, y soñar bien.

    Un abrazo
    MArian

    ResponderEliminar
  7. Bona nit, yo también estoy marcado por Llach, Itaca es nuestro destino. Ya sabes que los ceramistas "congelamos/cocemos" nuestro dia a dia.

    Tu nos ayudas a disfrutarlo.
    Gracias
    Un abrazo, Fernando

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …