Ir al contenido principal

Un encuentro de ojos...



Fue, definitivamente, un encuentro de ojos este ‘Voces del extremo’ en el que me he quitado algunas legañitas y me he puesto varios litros de alcohol con Coke… un encuentro de ojos en el que me he desmedido hasta quedar medio acabado… pero feliz.
Fueron los ojos vivarachos de Marisa con cierto versillo asustadizo en las pupilas y un nosequé de asombro que me dejaba entre acobardado y padrecito… los de Mayca y Belén con su rimmel haciendo marco espeso y bellísimo [cuatro ojos Chagall… para morirse]… los de Albertito Pérez jugando a la expresión y a la sorpresa [los ojos más inteligentes de este encuentro junto con los de Antonio Gómez]… los de mi Joana Brabo inyectados de lágrimas como diamantes puros [me las guardé aquí adentro y las tendré por siempre, Joanita guapa… ¿sabes que cuando te miro parece que estoy mirando a mi hija?]… los de la dulce Esther tan llenos de sosiego y tardes blandas… los de Concha con su afilado flus alucinado… los de Marina [tercos… y tan dulces a veces]… los de Manolo como enterrados hasta saciar la chispa [insistentes, severos]… los de Marino [la sátira llevada hasta su extremo]… los de Morante [clásicos como un poema de Homero]… los del canalla hermoso que es mi Paquito Ortega [torrentes cansaditos estos días]… los ojos medio alucinados de la bella Mijhea, contorsionista y grana… los de José Caraoscura [abiertos, siempre abiertos]… los ojos de Vanesa… encendidos y tiernos… los de Begoña Abad [cantan abiertos aires de libertad y buenos ratos]… los de Nati [divinos]… los de ese Niñoatún con gafas negras que escrutan y escanean… los de Elisita [furias]… los de Eladio [sinceros y sinceros]… los de Antonio Orihuela [pura calma]… los de Urceloy [bomberos]… los de Daniel Macías [clandestinos, faltones, poderosos, mineros]… los de Ben Clark [albiones, pero nunca extranjeros]… los de Fabio y Fernando [igualitos, perfectos, inteligentes, nítidos, diciendo, diciendo, diciendo]… los de la blanca Herme [maternales y enteros]… los de Antoñito Gómez [con la verdad en medio]… los de Adu [brillantes]… los de Antonio [serenos]… los de Cumbreño Espada [encantando un albero de cinturas a medias]… los de Escarpa [toreros]… los de Tiaguito Gomes [borrachitos y lentos]… Los de Ubertito [limpios]… los de Mara [un misterio]… los de Matías [márgenes de algún margen sin miedo]… los de Antoñito Crespo [agotados y rectos]… los de Bernardo [gratos y, a ratitos, concretos]… los de Enrique [dos luces]… los de Vicent [ocultos como los nidos buenos]… los de Patricio [tristes, pero a la vez serenos]… los de Pedrito Ojeda como rincones frescos… los de Inma, dos regalos que abrasan con su negro… los de Mangas, de oriente… los de Elías, con algo grande y lento… los de Isabel, caníbales… y los de Mayo, buenos, profundamente buenos…*
Un encuentro de ojos que me ha puesto blandito hasta lo que no tengo.
Ha sido una gozada, lo juro y lo prometo.

* Me he olvidado a muchos… a joderse, lo siento.





CANCIONES PARA LORENA



Comentarios

  1. Anda la leche! pues va a ser éso lo que yo te notaba... y me ponía nervioculosa...!!
    En fin, que un placer Sr. Comendador, y enhorabuena por lo bien que salieron las voces.

    Un besito -y gracias-

    ResponderEliminar
  2. ...los ojos de Luis Felipe, que abrazan y hacen hogar en cualquier momento...

    ResponderEliminar
  3. Como casi no tuve tiempo, ¡gracias! Espero que no te disguste/si te guste, el comentario de mi blog(lo prometido es...) Lo dicho un placer inesperado.
    Mi abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Te cuento que todo fue genial, un lujo y un placer escuchar y ver tanta cosa bella, entre la que no podía faltar la sonrisa y el cariño tuyo y de todas/os.
    Y también que no pude despedirme de ti porque no sé dónde estabas cuando nos fuimos pero que te mando un beso muy grande porque no faltó de nada y, lo que es mejor, no sobró nada tampoco.
    Te quiero, Felipín, sin canibalizarte. :)

    ResponderEliminar
  5. Y los tuyos, Felipón, que quitan el frío como el vino y empiezan a vislumbrarse ya desde Piedrahita.

    ResponderEliminar
  6. Genial, siempre son emotivos y altamente enriquecedores estos encuentros, ojos para no olvidar.

    Un abrazo
    Marian

    ResponderEliminar
  7. Los ojos son la mirada del alma y las manos su tacto.

    ResponderEliminar
  8. Pues por una vez (¡ojo, por una vez!) stoy de acuerdo contigo... En lo de terca.... me estoy quitando, pero es una adicción aditamentada con condimentos fuertes y certeros... Ufff lo que me cuesta. Gracias por lo de dulce, en eso me estoy poniendo, pero estos ojos míos, viven su cuenta y a mí sólo me tienen.

    Yo encontré en los tuyos bondad y cansancio a partes iguales, una pizca de desilusión y un puntito alegre de alegría, quiero pensar que era la compañía.

    Un beso por un trabajo bien hecho, muy bien hecho, perfectamente hecho y otro más por acercarme a tanta gente interesante....¡te debo una compañero!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …