Ir al contenido principal

No me apetece...


Joder, que pasé el puñetero día cabreado por circunstancias del curro, que hasta me meé en los pantalones por las putas prisas y por ese desfase que me viene cuando no entiendo a los que me rodean... luego me calmé un poquito y recordé que tenía una pequeña caja de bombones que me habían regalado [gracias por los bombones, que es todo un detallazo para lo mal que me porto]... los miré pensando en qué hacer con ellos y, sin más, me metí cuatro en la boca, a lo bestia, como cuando era chiquitillo y tragón. Luego pensé en el día de mañana, pues estoy invitado a comer en El Castañar junto a alguna gente bloguera [Sinda y Jesús, Manolo, Marina, Antonio y Nena, Merinín y su santa... y no sé quién más]... el caso es que, si soy sincero [que lo soy a veces], no me apetece un clavel asistir a esa comida [aunque iré] por razones diversas que explico para que nadie se enfade:
No tengo un puto chavo y me fastidia mucho ir a mesa puesta cuando no puedo permitírmelo [me invita Antonio GT... gracias, amigo, pero me jode un punto].
Creo que el asunto bloguero debe quedarse en su virtualidad, sobre todo cuando hay personas a las que les cuesta diferenciar entre la vida real y el asunto virtual/literario, y tienden a sacar conclusiones extravirtuales y a montarle a uno una vida que no tiene [ruego mucho cuidadito con este asunto, porque puede hacer daño real, y eso es malo... así que quien no sepa leer en contexto, que se guarde comentarios o que no lea].
Esta comida rompe un poco mi soledad [quizás bastante más que un poco], y no quiero que se me vaya de las manos ese tesoro... quede claro por enésima vez que no quiero compartir sino cuando yo lo decida y como yo lo decida [nótese que apenas respondo a los coment de mis blogs... pues eso quiere decir que no me apetece entrar en conversación, ni virtual, ni real, ni subreal].
Y que lo que a mí me gusta de verdad es comer en mi casa, con mi gente, en gayumbos... y luego tumbarme en el sofá a echar una cabezadita... y es que no me interesa nada la vida de los demás mientras yo no lo decida, como no pido que a alguien le interese la mía.
Comeré y charlaré... pero quede claro que no es lo que me apetece.

Comentarios

  1. "...pues eso quiere decir que no me apetece entrar en conversación, ni virtual, ni real, ni subreal".

    ...Pues come y calla... luego vete a tu casa, ponte en calzoncillos (en mi pueblo se llaman así) y échate una siesta liberadora de tanto desapetecimiento.

    Ah!, no olvides limpiarte después de comer con la servilleta, que la barba manchada queda fatal.

    Bon appétit

    ResponderEliminar
  2. Coño, pero es que eso es verdad... que las cosas que yo digo en tu blog te prometo que son virtualmente de coña... y sé -a ciencia cierta- que por ahí "alguno" realmente cree que te tiro los tejos!!!
    (Jo, sé que después de la charleta que has soltado... no debería comentar, pero es que si no hablo reviento!
    y como a mí, a estas horas, tampoco me apetece conversación... me las piro, vampiro!)

    Dnc

    ResponderEliminar
  3. Coño, Pipe, no sabía que ibas a estar en la comida y tampoco que fuera una comida bloguera. Me alegro de que estés y prometo no dirigirte la palabra, si tú no quieres, que yo trato siempre de respetar los deseos de todos. Es un gustazo que asistas. Hasta lueguito.
    Antonio Merino.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Jugar al cíclope...

Jugar al cíclope, como en el capítulo siete de Rayuela, o simplemente jugar al Cortázar postmasmédula, a aquel Cortázar tan Girondo de “Apenas él le amalaba el noema... ¡Evohé¡ ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentían balpamar, pernilos y márulos...”... no, mejor jugar al cíclope y cansarte de no estar cansado o jugar a cerrar los ojos para ver e imaginar que la felicidad está más cerca... quienes piensan demasiado no pueden hacer nada... he aquí la regla fundamental del juego de La Maga... y uno está tan triste porque todo es tan hermoso... ¿y si quienes forman mi mundo solo fueran ilusiones... no lo que son, sino mis ilusiones de ellos, no sus verdades, sino mis mentiras?... todo sería un juego estético personal, un juego magnífico en el que crecer... salgo a la calle, voy a por tabaco hasta PdT, doblo la esquina cuesta arriba, estoy solo en la calle, estoy solo en la esquina... subo hasta que las puertas de cristal detectan mi presencia y se abren como puertas... est…

Me late el codo izquierdo...

Hoy me levanté con el codo izquierdo dolorido e hinchado, todo por un golpetazo que me arreé la semana pasada con una puerta [se conoce que ayer me apoyé en alguna de las barreras de la plaza de toros bejarana, mientras asistía al blues, y se me ha infectado]… y es que últimamente parezco un quecomari lleno de cuitas y quejicoserías… el cabrón está ardiendo y focaliza toda mi atención en su latido, hasta el punto de hacerme perder concentración en lo que hago.
En fin, que sigo en el asunto de vivir y eso me gusta mucho… hasta el latido este que me reclama atención constante.
Hoy le pegué la última corrección al nuevo libro de Belencita, “Orden de alejamiento”, y vuelvo a dejar escrito que me gusta muchísimo su forma y su contenido. Espero que en un par de semanas esté listo para hacerlo llegar a sus manos…. y que me ha gustado leerlo con ese latidito de dolor, pues el poemario es de dolor entero… y muy intenso.
Luego, me dejé de mí [y del trabajo] y le busqué contenido a ese pum-pum… y m…