Ir al contenido principal

Despedida de soltero de Youssouph.



Anoche nos reunimos casi treinta amigos para celebrar la despedida de soltero de mi You en La Venta del Bufón. Entre los presentes contábamos con Colí [el padre de You], Paté [el tío militar de mi chiquitillo] y Papus [el primo del niño que trabaja en La Bolsa de Londres]. Todo salió magnífico, a pesar de que yo tenía cierto temor al momento de las bromas [que iban a llegar de las manos de Paquito y de Joselín, que ambos están como cabrillas locas], pues no sabía cómo podía reaccionar Colí al ver a su hijo humillado (?), pintado de blanco y con una polla de 90 centímetros colgada de la cintura … y, la verdad, el tipo aguantó, aunque tuvo algún momento difícil en el que se levantó de la mesa con carita de susto… pero todo quedó en eso y muchas risas.
Yo andaba cansadito y no di demasiado de mí [sobre todo, sabiendo que hoy es la boda y tocará otro empujón al asunto].
Dejo algunas imágenes del evento.














Tengo como sensación de Topo Gigio, con caída de ojitos incluida, cuando pienso que esta misma tarde se me casa You… recuerdo ahora aquel noviembre de hace 4 años en el que Juanito y yo paseábamos con You por la calle Colón, a la altura del caño soso… acabábamos de dejar a Malick hecho unos zorros en el hospital y You, que aún no hablaba ni entendía el castellano, me decía en francés que no sabía qué hacer ni hacia dónde ir… su argumento consistía en que todos sus compañeros de viaje –36 subsaharianos– traían la dirección o el teléfono de algún conocido o de algún familiar y más o menos tenían previsto un destino, pero él no tenía nada de nada… entonces fue cuando Juan y yo nos miramos y decidimos que se quedaba, sin más, sin pararnos a pensar pros ni contras. You se puso en nuestras manos de inmediato –él, la verdad, tenía poco que pensar–, así que le pillamos pensión y comenzó el lío.
En principio, utilizamos a You para comunicarnos con Malick, que tuvo que sufrir un ingreso hospitalario de cuatro meses… Malick hablaba en Olof con You, que me traducía en francés sus palabras para que yo interpretase y tomase decisiones con Juanito…
Después de aquellos días primeros, que fueron como una vorágine, asentamos a You en un piso y comenzamos la labor de integrarle en nuestro entorno… él hizo amigos rápidamente y comenzó a parluchear castellano con soltura… y pasaron los días hasta que Malick consiguió su alta médica y comenzaron un itinerario que fue sorprendentemente paralelo –todo a pesar de que los caracteres de ambos eran/son radicalmente distintos–…
Juan y yo nos atrevimos a manejar sus vidas como no lo habríamos hecho con un cercano… ordenamos sus horas, les obligamos a estudiar, les pusimos al día de cómo funcionaba una mente occidental, peleamos contra esa educación integrista que traían de la madre África [la figura de la mujer, los alimentos, el comportamiento en situaciones sociales diversas] y nos pusimos a buscarles papeles [circunstancia que resultaba legalmente ‘imposible’ según las diversas instituciones] removiendo Roma con Santiago, llegando a hacerlos colegas del gran Jesús Málaga y consiguiendo que les llegase el afecto del que fuera Ministro de Trabajo, Jesús Caldera, y de toda su familia.
Mientras buscábamos una salida, nos saltamos todas las leyes a la torera y corrimos el riesgo de buscarles trabajos diversos que compartían con su voluntariado [obligatorio… je, je] en nuestra ONG… hicieron de músicos en diversos saraos, de pintores, de Reyes Magos, de cuidadores de lavabos, de vendedores, de albañiles, de pinches de cocina… los paseamos por centros escolares y otro tipo de instituciones para que contasen su experiencia… y fueron detenidos ambos [a Malick ya le habían sacado el billete de vuelta cuando lo rescatamos de las manos de la Policía Nacional]…
Un día la cosa dio un giro extraordinario, pues a Malick le dieron los papeles por circunstancias de su salud y Juan le consiguió un contrato en la pimentonera de Aldeanueva del Camino, mientras que You fue contratado como traductor por la Junta de Extremadura [circunstancia que le llevó a conseguir también sus papeles].
Ya con papeles, You trabajó de recepcionista en un hotel bejarano y, en nuestros días, después de perder sus trabajos por culpa de la crisis, trabajan como esporádicos empleados municipales…
En todo estos años juntos, hubo tiempo para el desánimo total, para las lágrimas y hasta para las deserciones… mis chicos supieron lo que era la soledad, pero siempre estuvieron muy bien acompañados por una piña de amigos grandes que les hacían volver a la lucha… pero también hubo un tiempo hermoso para compartir mil sensaciones juntos, para ilusionarnos con proyectos nuevos y para cambiar de chip y darle giros de 180 grados a todo.
Hoy se casa You y su proceso de integración queda cerrado perfectamente… pero todo continúa, pues se nos ocurrió un día que haríamos unas escuelitas en sus pueblos de origen para evitar, siempre en la medida de nuestras posibilidades, que los futuros hombres de Gambia y Senegal no tuvieran que pasar por situaciones límite como las vividas por mis chicos… y en ello estamos, que el lunes se les hace entrega a los familiares de las primeras cantidades para iniciar las obras en sus respectivos países.
¡Qué guay!
Cuatro años de convivencia y lucha aún no completados, y hemos conseguido que nuestros chicos estén integrados y trabajando con papeles legales en España… y que lo que parecía una locura en origen [hacer las escuelitas en sus poblaciones], sea una hermosa realidad que cuenta con cesiones de terrenos amplios y en lugares muy indicados, acuerdos firmados con las autoridades locales y comienzo de obras en breve, gracias a las entregas económicas que efectuaremos a principio de semana.
En los convenios [y en las conversaciones mantenidas durante estos días] hemos firmado que los trabajos se realizarán contratando en un tanto por ciento importante a personas de cada zona que cumplan alguno de los requisitos que se indican: necesidad perentoria de trabajo, pertenecer a grupos segregados o con graves problemas [mujeres solteras o viudas con hijos, minusválidos…], con lo que conseguiremos que la construcción suponga también una ayuda para las personas más desfavorecidas de cada comunidad.
La verdad es que, visto con distancia, es para no creerlo… pero lo hemos hecho todo con empeño y ganas, llenos de ilusión e ilusionando a todos aquellos que se han dejado ilusionar.
Hoy es un día importante y muy emotivo para nosotros, pues resume una forma de hacer en los márgenes institucionales que arroja resultados muy interesantes.
Estoy Topo Gigio… ya digo.

Comentarios

  1. Dale a You un fuerte abrazo de oso como tu dices, y un besito tierno a Sandra de mi parte...¡no se te olvide!, y disfrutar lo que el cuerpo aguante.

    ResponderEliminar
  2. Si señor eso si que es una despedida despedida divertida, seguro que es un momento para recordar toda la vida y espero que no sea la única vez que os juntesis todos loas amigos. Animar a otro que se case y organizar otra despedida tan divertida

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …