Ir al contenido principal

Somos de cemento y plástico...


Oye, somos de cemento y plástico, y todo tiene un aspecto extraordinario, todo parece comestible y quizás hasta lo sea con el componente preciso y los colorantes y edulcorantes de los cosmopolitas… no hay necesidad fuera de la propia necesidad en este mundo irreal en el que los centauros son la misma naturaleza del dios de los objetos imposibles… aquí todo se puede y la morgue queda para el pantano, ese lugar que jamás se visita… también somos simétricos, la pura simetría que ilumina lo bello como si fuera una energía o el ángel que quiere ser diablo, somos parte real y parte reflejada que nos trama y completa… simétricos… en este mundo los cuerpos no se sostienen con esqueleto y, sin duda, no hay dudas. Aquí nadie se confiesa, porque todos pertenecemos con el mismo porcentaje a la mentira de este entusiasmo azul metálico, y hay sensación de triunfo en cada esquina iluminada, y el caníbal se besa con la mujer que acaba de levantarse de la siesta… y hay un poeta pagano que no aprendió a escribir, pero publica lilas y dondiegos con verdadera violencia… y todos le gritan… “¡Poetaaaaa!”… y a mí me parte un rayo de risa, un rayo voluptuoso como una mujer llena.

Las odaliscas en la pantalla plana y gigante… y si quieres te espera una mujer como tú lo desees, una mujer que no existe sino en tus ojos y en las yemas de tus dedos… solo si quieres… te espera con su sostén de Eva y las braguitas mínimas de algún supermercado cibernético… si quieres te dirá que te ama o que te desea o que lo hará contigo… las odaliscas se mueven a tu antojo y hacen esa cábala de las mujeres muertas por la que lo aman todo si tu tarjeta se presenta operativa… ¿dónde te espera la mujer de mañana?, ¿de dónde la tibieza de sus muslos y ese tacto de plumas de su espalda?...

Somos de cemento y plástico, mezclado todo con el color azul eléctrico del deseo [deseo / desed], y las luciérnagas aún no cobran por su luz, pero los labios que pronuncian la palabra ‘amor’ se cotizan al alza por las noches… cemento y plástico en las dunas de coltán [columbita y tantalita son el todo entre las muertes ciertas de extraerlos y la vida eterna de consumirlos]… todo siempre dispuesto para la búsqueda, con las luces cenitales enfocando tu cuerpo trabado en el cemento y el plástico… sonríes y no hay fidelidad, porque la fidelidad solo es para seres reales, y tú ya no lo eres, porque vives en el sueño del sinsentido y te mueves en él como un ser sin sombra… porque, ¿para qué sirve la sombra que proyecta un cuerpo?, es enredo en la imagen, dificultad… y te ufanas de no tener sombra, de hacer el amor trece veces por minuto mientras lees las noticias del mundo que acaban de saltar en Wired… follar informándote… pura virtualidad… para descojonarte.

Comentarios

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Jugar al cíclope...

Jugar al cíclope, como en el capítulo siete de Rayuela, o simplemente jugar al Cortázar postmasmédula, a aquel Cortázar tan Girondo de “Apenas él le amalaba el noema... ¡Evohé¡ ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentían balpamar, pernilos y márulos...”... no, mejor jugar al cíclope y cansarte de no estar cansado o jugar a cerrar los ojos para ver e imaginar que la felicidad está más cerca... quienes piensan demasiado no pueden hacer nada... he aquí la regla fundamental del juego de La Maga... y uno está tan triste porque todo es tan hermoso... ¿y si quienes forman mi mundo solo fueran ilusiones... no lo que son, sino mis ilusiones de ellos, no sus verdades, sino mis mentiras?... todo sería un juego estético personal, un juego magnífico en el que crecer... salgo a la calle, voy a por tabaco hasta PdT, doblo la esquina cuesta arriba, estoy solo en la calle, estoy solo en la esquina... subo hasta que las puertas de cristal detectan mi presencia y se abren como puertas... est…

Me late el codo izquierdo...

Hoy me levanté con el codo izquierdo dolorido e hinchado, todo por un golpetazo que me arreé la semana pasada con una puerta [se conoce que ayer me apoyé en alguna de las barreras de la plaza de toros bejarana, mientras asistía al blues, y se me ha infectado]… y es que últimamente parezco un quecomari lleno de cuitas y quejicoserías… el cabrón está ardiendo y focaliza toda mi atención en su latido, hasta el punto de hacerme perder concentración en lo que hago.
En fin, que sigo en el asunto de vivir y eso me gusta mucho… hasta el latido este que me reclama atención constante.
Hoy le pegué la última corrección al nuevo libro de Belencita, “Orden de alejamiento”, y vuelvo a dejar escrito que me gusta muchísimo su forma y su contenido. Espero que en un par de semanas esté listo para hacerlo llegar a sus manos…. y que me ha gustado leerlo con ese latidito de dolor, pues el poemario es de dolor entero… y muy intenso.
Luego, me dejé de mí [y del trabajo] y le busqué contenido a ese pum-pum… y m…