Ir al contenido principal

Triste incendio en Los Pinos [Béjar]




Arrancó el día con la fantástica sorpresa de encontrar sobre el mostrador un paquete que tenía mi nombre… no traía remite y lo abrí con mucha curiosidad.
¡Una pasada!...
Ma soeur Hura me había regalado la edición Taschen “The new erotic photography”, de Dian Hanson y Eric Kroll [en el formato grande], un delicioso delantal de hilo y un juego de puñetas o cofias [aún no sé lo que son], también de hilo finísimo, para vestir a mi maniquí de cielo raso. Todo con un gusto divino que emociona. Le debo una, soeur.
Soy un tipo con suerte, coño.
Luego, lidiar con la rata diaria, que hoy estaba más insoportable que nunca y me dieron ganas de endilgarle una patada para los lomos, pero aguanté, como aguanto siempre, aunque un día se me van a cruzar los cables y se va a acabar esta estupidez que lo arruina todo, empezando por la sonrisa.
Luego llegó la tarde, con esas llamadas tristes que te avisan de que los lugares de tu juventud se están quemando y sales como transido a ver el desastre, entre el sonido de los helicópteros, y a intentar dejar alguna imagen de lo que no debe volver a suceder jamás.
En el hermoso paraje de Los Pinos viví mis mejores días con los coleguillas, justo ahí, donde el humo indica que algo se acaba… allí mis mañanas gimnásticas para ponerme a tono en mis días de basket… allí los bailes de mediatarde con el comediscos de color naranja, allí los primeros besos y los primeros tactos, las partiditas de chichón con Gerardo y con Juanra y con Garute y con Paulino, allí los juegos furtivos y quizás el primer cigarro… allí la luna de las primeras noches fuera de casa, allí la cantimplora y el traguito en la fuente de la hoja… me da una rabia.





























Imagen del incendio difundida hoy por la agencia ICAL [arriba]


Comentarios

  1. Jo, qué rabia da. Que se apague sin demasiada pérdida.

    ResponderEliminar
  2. Espero que no sea de importancia y que las perdidas sean mínimas. El pinar de Bejar me trae recuerdos de mi judentud, cuando iba a veranear al Castañar con mis padres. Un abrazo Luis Felipe.

    ResponderEliminar
  3. También la primera vez que vi un bastardo (culebra bastarda lo llaman). Lo supe mucho después, pero el susto, a medio vestir, que nos dimos fue antológico. Y la primera vez que nos dimos la mano, las mañana que quedabamos para correr y no corríamos, las despedidas tristes, con el nudo en el estómago, mariposas lo llaman los ingleses, tristes. A veces con nieve. Nuestro primer muñeco de nieve al lado del caño. Y ese frio, ese frio que cortaba pero que yo no notaba hasta que llegaba al puente y me despedía. Los apuntes de mates de Luisón que yo le explicaba como si quisiera seducirla. La primera vez que llevé a mi hija y la monté en las barcas, aun con las barras de los asientos quebradas: papá y mamá venían aqui de excursión... Joder, fuego cabrón.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Jugar al cíclope...

Jugar al cíclope, como en el capítulo siete de Rayuela, o simplemente jugar al Cortázar postmasmédula, a aquel Cortázar tan Girondo de “Apenas él le amalaba el noema... ¡Evohé¡ ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentían balpamar, pernilos y márulos...”... no, mejor jugar al cíclope y cansarte de no estar cansado o jugar a cerrar los ojos para ver e imaginar que la felicidad está más cerca... quienes piensan demasiado no pueden hacer nada... he aquí la regla fundamental del juego de La Maga... y uno está tan triste porque todo es tan hermoso... ¿y si quienes forman mi mundo solo fueran ilusiones... no lo que son, sino mis ilusiones de ellos, no sus verdades, sino mis mentiras?... todo sería un juego estético personal, un juego magnífico en el que crecer... salgo a la calle, voy a por tabaco hasta PdT, doblo la esquina cuesta arriba, estoy solo en la calle, estoy solo en la esquina... subo hasta que las puertas de cristal detectan mi presencia y se abren como puertas... est…

Me late el codo izquierdo...

Hoy me levanté con el codo izquierdo dolorido e hinchado, todo por un golpetazo que me arreé la semana pasada con una puerta [se conoce que ayer me apoyé en alguna de las barreras de la plaza de toros bejarana, mientras asistía al blues, y se me ha infectado]… y es que últimamente parezco un quecomari lleno de cuitas y quejicoserías… el cabrón está ardiendo y focaliza toda mi atención en su latido, hasta el punto de hacerme perder concentración en lo que hago.
En fin, que sigo en el asunto de vivir y eso me gusta mucho… hasta el latido este que me reclama atención constante.
Hoy le pegué la última corrección al nuevo libro de Belencita, “Orden de alejamiento”, y vuelvo a dejar escrito que me gusta muchísimo su forma y su contenido. Espero que en un par de semanas esté listo para hacerlo llegar a sus manos…. y que me ha gustado leerlo con ese latidito de dolor, pues el poemario es de dolor entero… y muy intenso.
Luego, me dejé de mí [y del trabajo] y le busqué contenido a ese pum-pum… y m…