Ir al contenido principal

Triste incendio en Los Pinos [Béjar]




Arrancó el día con la fantástica sorpresa de encontrar sobre el mostrador un paquete que tenía mi nombre… no traía remite y lo abrí con mucha curiosidad.
¡Una pasada!...
Ma soeur Hura me había regalado la edición Taschen “The new erotic photography”, de Dian Hanson y Eric Kroll [en el formato grande], un delicioso delantal de hilo y un juego de puñetas o cofias [aún no sé lo que son], también de hilo finísimo, para vestir a mi maniquí de cielo raso. Todo con un gusto divino que emociona. Le debo una, soeur.
Soy un tipo con suerte, coño.
Luego, lidiar con la rata diaria, que hoy estaba más insoportable que nunca y me dieron ganas de endilgarle una patada para los lomos, pero aguanté, como aguanto siempre, aunque un día se me van a cruzar los cables y se va a acabar esta estupidez que lo arruina todo, empezando por la sonrisa.
Luego llegó la tarde, con esas llamadas tristes que te avisan de que los lugares de tu juventud se están quemando y sales como transido a ver el desastre, entre el sonido de los helicópteros, y a intentar dejar alguna imagen de lo que no debe volver a suceder jamás.
En el hermoso paraje de Los Pinos viví mis mejores días con los coleguillas, justo ahí, donde el humo indica que algo se acaba… allí mis mañanas gimnásticas para ponerme a tono en mis días de basket… allí los bailes de mediatarde con el comediscos de color naranja, allí los primeros besos y los primeros tactos, las partiditas de chichón con Gerardo y con Juanra y con Garute y con Paulino, allí los juegos furtivos y quizás el primer cigarro… allí la luna de las primeras noches fuera de casa, allí la cantimplora y el traguito en la fuente de la hoja… me da una rabia.





























Imagen del incendio difundida hoy por la agencia ICAL [arriba]


Comentarios

  1. Jo, qué rabia da. Que se apague sin demasiada pérdida.

    ResponderEliminar
  2. Espero que no sea de importancia y que las perdidas sean mínimas. El pinar de Bejar me trae recuerdos de mi judentud, cuando iba a veranear al Castañar con mis padres. Un abrazo Luis Felipe.

    ResponderEliminar
  3. También la primera vez que vi un bastardo (culebra bastarda lo llaman). Lo supe mucho después, pero el susto, a medio vestir, que nos dimos fue antológico. Y la primera vez que nos dimos la mano, las mañana que quedabamos para correr y no corríamos, las despedidas tristes, con el nudo en el estómago, mariposas lo llaman los ingleses, tristes. A veces con nieve. Nuestro primer muñeco de nieve al lado del caño. Y ese frio, ese frio que cortaba pero que yo no notaba hasta que llegaba al puente y me despedía. Los apuntes de mates de Luisón que yo le explicaba como si quisiera seducirla. La primera vez que llevé a mi hija y la monté en las barcas, aun con las barras de los asientos quebradas: papá y mamá venían aqui de excursión... Joder, fuego cabrón.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …