Ir al contenido principal

Café negro...


Me llenaron la taza con el café negro mientras pensaba en mi destino de mañana… hielo en un vaso y dos azucarillos, pues quizás no haya risas ni cantos de victoria, ni siquiera un pañuelo de algodón para enjugar las lágrimas… y abrí la cartera para pagar y todo cayó al suelo por mi torpeza natural… el documento de identidad con esa cara de delincuente consumado que le pongo siempre a los fotomatones, la tarjetita naranja de Alcer con la que aseguro a cualquiera que he donado mis órganos, el antiguo carnet de desplazado a Tanzania en calidad de humanitarian aid officer con fecha de 1999, mi antiguo carnet de alumno de Biológicas en la Universidad de Salamanca, el carnet de colaborador con la enseñanza [una pieza roja y blanca que me ha procurado varias entradas gratis en diversos museos], mi antigua acreditación como miembro de WWF, la tarjeta de donante de sangre [hace ya demasiado tiempo que no suelto esas gotas rojitas], un par de tarjetas Visa caducadas, una foto con mi viejo y fallecido halcón peregrino en el brazo fechada a lápiz en 1976, un posavasos del Club Inglés de Arusha, varios comprobantes de cajero, dos fotos antiguas de carnet con carita de gaznápiro y perilla, un poema de Ángel González manuscrito y dedicado por él en una servilleta [“Vivir para ver: ¡joven poeta de cuarenta años! /¿Último logro de la geriatría? / No; retrasado mental, sencillamente.”], varias tarjetas de visita con los bordes comidos y algunos teléfonos en una hoja cuadriculada… todo un pasado perfecto a la hora del café, y yo con el destino de mañana en la cabeza, con la pregunta constante de qué me hará girar o cómo mantendré mi pose ausente en un mundo que empuja y acelera… y pagué… y me acerqué hasta el banco, pero resultó inútil hacer la operación que pretendía [la chica que me atiende –me entiende– normalmente está de vacaciones y su sustituta no me pasa ni una… y yo estoy para que me las pasen todas], así que desistí y me largué a ese mundo absurdo de calendarios y talonarios con dos copias, de libros por alzar y vinilos que pelar, de gaitas con Hacienda y la SS [que se pasan el día enviándome jodidas cartas con acuse de recibo].
Y volví al banco para cambiar euros en dólares, y que me cambiaron los euros a 1,41, mientras el mercado marca a 1,47, y que encima me cobraron 10,30 euros de comisión… quizás para paliar los males de esa ONG llamada “banca” que compra dinero a un uno y poco en el interbancario y lo vende a lo que le sale de los cojones… esto no va bien, colegas… los medios destapan cada día asuntos turbios de partidos y ayuntamientos, pero no hablan nada de los mayores ladrones de la historia del hombre, los peores, los que roban a diario a quienes tenemos poquito y lo hacen con chaqueta y corbata, amparados en la legalidad de un sistema que los mantiene con dinero público en esa peana de poder y dinero a espuertas… hay que acabar con este sistema como sea y hacerles sufrir sus latrocinios expuestos en las plazas públicas, y quitarles todo, pero todo todo.
Meca….

Y que ya he tocado mi nuevo librito nuevo con mis manos calendarias... y es suavito y chuli.

Comentarios

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …