Ir al contenido principal

Me solivianté mientras leía "Wabi-sabi"


Bastante gatinino, después de ver que el colega Montxo Armendáriz encabeza su facebook con uno de los aforismos de “No pasa nada si a mí no me pasa nada”, me pongo a leer un librito de Leonard Koren [“Wabi-Sabi para artistas, diseñadores, poetas y filósofos”] que me ha dejado Ad. con la convicción de que me va a encantar [no sabe Ad. que yo soy rarito de cojones para las lecturas y que lo oriental me fascina y a la vez me repele… no en vano estos tipos del minimalismo, el haiku, la pulcritud… son sanguinarios con los animales –los descuartizan y los cocinan vivos–, se comen la carne y el pescado crudos, buscan los extremos de la severidad en el dolor y el castigo… y apenas dejan pie a la libertad de lo creativo, mientras se encebollan en lo tradicional con verdadero empuje obsesivo… me llaman la atención, sí… pero les tengo más miedo que a Dios y al Diablo juntos en la cabeza de un tonto]… el caso es que me dispongo a pasar un día de lectura con la idea de no defraudar a Ad. y no abandonar la lectura a la primera de cambio.
Arranca la cosa con que el Wabi-sabi es la belleza de las cosas imperfectas, mudables e incompletas [no está mal el comienzo, aunque mis días discurren ahora por otros derroteros que intentan dejar a la belleza en un cajón aparte para poder centrarme en las ideas de justicia social y libertad]… la cosa sigue por el camino de los grandes maestros de la nada [el gran maestro del té, ‘iemoto’, Hiroshi Teshigahara] y el empeño de tres arquitectos japoneses de construir un entorno ideal para desarrollar la ceremonia del té… y es la primera página y ya me cabreo, me enciendo, me mosqueo muchísimo… con la que está cayendo en el mundo de los hombres, con las jodidas necesidades que existen… tres arquitectos pierden su tiempo y su ímpetu en darle un espacio a la absurda ceremonia del té, con la gente que hay que no tiene dónde posar sus huesos lacerados… en un punto escribe Leonar K. que “el Wabi-sabi solucionaba mi dilema artístico acerca de cómo crear cosas bellas sin quedar atrapado en el materialismo desalentador que generalmente envuelve este tipo de actos creativos”… y yo flipando, cabreándome a medida que avanzo en la lectura… y luego el Zen con su “agudo anti-racionalismo”, el oscurantismo estético –esa necesidad de dotar a las cosas de un misterio para que parezcan mejores... ya he escrito muchas páginas sobre la poesía críptica y sus absurdos–, el camino espiritual, el ideal estético, los principios metafísicos, la sofisticación exclusiva –que en sí misma deja a un alto porcentaje de la humanidad fuera de sus beneficios–, la meditación como religión, la mentira de querer definir “la verdad”, la poesía vista como una estética [brrrrr], el jodido orden cósmico… y el té siempre presente, como un Dios absurdo que se subsume en la estética de su elaboración… Dios siendo el ‘arte’ de la ejecución de un agua jugando a atisanarse… Dios como una suerte de tisanita tirada estéticamente en una taza primorosa…
Me leí el libro entero, aún sabiendo que no era mi momento para hacerlo, porque se lo debía a Ad., y la lectura me ha llenado de ira al precisarme con exactitud el desperdicio que supone dedicarle tiempo y vida a asuntos tan banales, asuntos que solo obtendrían corrección en una sociedad hecha al completo, en una humanidad sanada y sin hambre, sin sed y sin necesidades vitales perentorias.
Y lo siento por Ad., no podéis imaginar cómo lo siento, porque me apetecía mucho haberle dicho que he aprendido un montón con esta lectura, que me ha cambiado la forma de mirar y de percibir el mundo… pero no ha sido el momento adecuado… mi Wabi-sabi ahora es de miradas tristes y sin futuro, de necesidades urgentes, de indagación cabreada en búsqueda de justicia, de buscar ímpetu para seguir peleando por quienes probablemente nunca sepan lo que es el Wabi-sabi, entre otras cosas, porque no les va a solucionar la comida del día o una mínima ración de agua… y también porque no han aprendido a leer ni a escribir… solo a pensar en su supervivencia.
Lo siento de verdad, Ad., pero ahora mi forma de pensar es excluyente y agresiva… mi experiencia cercana de la pobreza me lleva a priorizar y a expresarme con rudeza y sin medias tintas… quizás en otro momento sea una lectura gozosa.
En descargo de Ad., y para su tranquilidad, debo decir que con lo que sí gocé fue con la lectura de unos textos suyos que me prestó por unas horas… en ellos no me asoló el sentimiento de rechazo, sino que tuve un maravilloso ratito de lectura en el que reconocí a alguien que pisa la tierra cada día, que cae y se levanta, que piensa y procesa lo que penetra en su mirada, a alguien capaz de mirarse con ojos despiertos y saberse en la certeza de la inseguridad constante que es la vida, a alguien capaz de tomar y perder, de dejarse caer y de levantarse… gracias por ambas lecturas, Ad., y por tu afecto constante, que es transitivo.
•••

Comentarios

  1. Vale tío, no vamos a estar de acuerdo en todo.
    Te agradezco de verdad tus palabras sobre mi diario en Íthaca. No dejes de ojear mi blog
    estos días. Te rindo un "petit homenage".

    "Ad."

    ResponderEliminar
  2. http://www.poemas-del-alma.com/nicanor-parra-el-hombre-imaginario.htm
    ¿Sabes que desconocía la existencia de este poeta aunque me sabía de memoria los versos de "nada es verdad ni mentira..." (los recitaba mi abuela) y tú me lo enseñaste?
    Felices 52, rubio. Te aseguro que se sobrellevan. Hemos de pensar que ¿peor? sería estar muertos.

    ResponderEliminar
  3. Gracias ADU... lo de estar muertos... no sé... jeje.... un besote

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …