Ir al contenido principal

Una ele y dos palotes



Suelto la mano y me dejo llevar por el ritmo, solo por el ritmo, de un solo tirón, y me derramo como un vaso de agua reciente [aunque en el vaso aún queda bastante más líquido del que se ha derramado... ése me lo voy a beber solo]...

UNA ELE Y DOS PALOTES

Las tardes de sofá,
los días largos
pasados a cuchillo de cocina,
la mano de madera de Marisa
mirándome sin ver,
el café de las tres tomado a tientas,
saber que tengo amigos para ser,
los ojos de Youssouph vistos de noche,
cartones en la puerta a media tarde,
los cigarros a solas calmándome la sed,
la marea,
el rostro de la muerte justo enfrente,
lo que habrá de venir después de ayer,
Manolo y sus golosos bebedizos,
un rostro de mujer,
el mar en otro sitio siempre y nunca,
la esfera de Gerardo en su doblez,
las caras de mil críos que me asolan,
la empresa y su ciprés,
el rol de la verdad en algún libro,
la nevera,
el pincel,
los libros que pinté noches enteras,
los fósiles,
mi piel,
el cartabón antiguo de la mesa,
Cumbreño, Antonio, el pie
con su uña rota para siempre,
Mayca y su calidez,
Antúnez sonriendo aunque no escampe,
filosofar con gafas,
ser sin ser…

Ha sido un año largo,
indescriptible,
lleno de asuntos feos y también
de tantos ratos buenos, grandes, vivos…
que no sé procesarlo…
y ni siquiera sé
en qué he crecido o he muerto,
en qué me he hecho o deshecho,
en qué pude acertar
o en qué me equivoqué…
sé solo que ha pasado
y yo sigo hacia Ithaca,
y que lo hago con fe
en mí mismo, primero,
y en los demás, después…

Lorena
[grande, hermosa,
directa, biunívoca…
la fuerza del envés],
los ratos Guadalupe
[siempre atenta],
Malick,
el viaje intenso,
las tardes como puesto del revés,
la soledad
[a veces compartida,
a veces dolorosa,
a veces cruel],
creer en la justicia
y luego descreer,
la Coke en la nevera,
el trozo de pastel
en el plato reciente
[no como igual que ayer],
Magdalena en los ojos
[y también en la piel],
Perú con su misterio,
Trujillo, Lima, Moche…
y aquella capillita de colores
alzada con esmero a Raphael,
los rostros sucios,
mi terquedad,
el tren,
[siempre el jodido tren]
la turba, los soldados,
Juanito en el andén con su pierna quebrada
[¡qué tipo!],
languidez,
los muertos más recientes,
Josetxo, Luis, Esther,
el lujo de Ballestas,
Fabio, Fernando, Andrés…
Alberto por la tarde de un sábado
y café…
y este afán escapista,
y estas ganas de hacer,
y esta rabia por dentro,
y este desenvolver
cada día con hambre…

Una ele y dos palotes
es lo que soy… ya ves

•••
No ha sido un año más, porque me lo he intentado beber a tragos, porque me he comprometido conmigo mismo, porque me he hecho una apuesta… porque ya quiero ser lo que ahora sé que quiero… es hermoso entender [aunque sea ya tarde] que la vida es un paso y que lo debo dar, que nada es imposible…

•••
No sé qué sucedió, pero esta mañana me dio por la descripción caótica rimada y me puse bobalicón y ripiosete… en fin. Cada año que cumplo me hace reflexionar, detenerme a pensar en lo que he hecho o he dejado de hacer… y hoy ando en ello como un elefante viejo que aún no quiere desprenderse de la manada… en fin.
•••

este montaje es un regalo de cumple que me ha hecho Hurah... gracias mil.

Comentarios

  1. Jo, Felicidadeeeeeeeeeeeeees!!!, Luis Felipe....y que siempre sea un año más a sumar al enriquecimiento personal venga de donde venga.

    ResponderEliminar
  2. Pssss, Pssss, ehhhhh tuuuú, cumpleañeroooo:

    ¡¡¡¡¡¡¡FELICIDADESSS PEDAZO GUAPETÓNN!!!!!!!!!!

    y tranqui amigo, que aunque cinquentaydosees tú nunca irás a mayores porque eres un crío chiquinino y bailongo -que yo te ví- y que eres dulce y grandullón -y a veces gruñón, y lo que me río contigo cuando te pones así- y, por encima de todo, eres muy buena persona (qué me gusta!) y que este año -como decía Sabines- me he aprendido en ti más que en mí misma.
    Un besazo y gracias por regalarte otro añito más.
    MUACCCCCCCCCCCCCCCCCCCCCCCCCCCCCCCCCCCCCC

    ResponderEliminar
  3. Pssss, Pssss, ehhhhh tuuuú, cumpleañeroooo:

    ¡¡¡¡¡¡¡FELICIDADESSS PEDAZO GUAPETÓNN!!!!!!!!!!

    y tranqui amigo, que aunque cinquentaydosees tú nunca irás a mayores porque eres un crío chiquinino y bailongo -que yo te ví- y que eres dulce y grandullón -y a veces gruñón, y lo que me río contigo cuando te pones así- y, por encima de todo, eres muy buena persona (qué me gusta!) y que este año -como decía Sabines- me he aprendido en ti más que en mí misma.
    Un besazo y gracias por regalarte otro añito más.
    MUACCCCCCCCCCCCCCCCCCCCCCCCCCCCCCCCCCCCCC

    -Ay qué leches! que este trasto no me deja publicar... a ver, voy a darle otra vez...)

    ResponderEliminar
  4. Felicidades, te veo muy decidido, recuerdos para los proximos.

    Pepe Servando

    ResponderEliminar
  5. Pepe... eres un campeón, a ver cuándo nos vemos y nos tomamos unos botellines... que te tengo ganas.

    Donce... mil gracias por lo de chiquinino... y por el afecto. Remuacssss.

    ResponderEliminar
  6. Te rebeso,
    rubio obseso.
    Niño grande,
    dice Maridonce
    ...
    NO sigo porque me he cortado.

    ResponderEliminar
  7. Un abrazo enorme que cruce el gran charco. Desde Lima y con cariño

    ResponderEliminar
  8. Bonito montaje el de Hurah. ¿Es un varón o una hemra?
    Ad.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …