Ir al contenido principal

Día de nieve y fotos.


Otra vez con el tranco corto y bufando... sin retranca y con bufanda... retorcido y menos bufón que ayer.
Llegué anoche a casa y ya estaba nevando, y tenía frío, y me dolía el estómago, y estaba hasta las trancas de haber fumado como un cosaco aburrido... tomé mi vasito de leche chocolateada y me metí en la cama para intentar quedarme dormido viendo la tele... ponían en ‘La 2’ un documental sobre los orígenes del hombre y su evolución y me enganché... la caza, las primeras luces del arte en las cavernas, la comunicación hablada, el primer lobo domesticado, los primeros poblados, la agricultura, la ganadería... y yo tosiendo... y seguía nevando afuera... me imaginé entonces uno de aquellos tipos recolectado bayas o afilando puntas de lanza, sin la comida del día asegurada, pero con el espíritu de la dominación de su entorno... ya no podríamos entrar en esa gesta, porque somos una especie adocenada que se ha salido de la ley de selección natural por auténtico desparrame.
Los problemas ahora son acuciantes (?) en el campo de lo ficticio, ya no son de necesidad perentoria y vital [para la mayoría de los primermundistas, claro], son de puro capricho en su mayoría y de mera virtualidad.
Antes se disputaba y hasta se mataba por comida, por agua, por espacio físico... y ahora se hace lo mismo por dinero [en todos sus cortes y sus sesgos], ese material de valor supuesto y cambiante que en sí mismo carece de valor.
Vaya, y no tenía yo ganas hoy de hablar de cosas mundanas... y no las tengo, así que voy a cambiar de tono.
•••
Ayer me descojoba cuando descubrí en la red que el Doctor Honoris Causa, por la Universidad de Salamanca, Enrique de la Villa Gil [al que no tengo el gusto de conocer], hacía mención a mi obra en su discurso de investidura con una nota a pie de página [la 183] en la que, para mi sorpresa, me acreditaba como ganador del Premio de Poesía Ciudad de Melilla 2006 [craso error del Honoris, que ese premio dado es excesivamente difícil por su golosería y por las migrañas de sus antes y despueses] por mi obra “El gato solo quería a Harry” [que los doctores por la USAL confundan Mérida con Melilla me deja cierta esperanza]... el caso es que me reí al leer el discurso entero por ver cómo se utiliza el material creativo de quienes no tenemos sueldo fijo ni discontinuo por ese trazo, y que se hace en los actos de pompa y boato [con errores en nota incluidos] para que a uno [a otro] lo empaqueten con birrete y titulote... ¿eso podría mirármelo la SGAE para ver si le saco al perico unos eurillos?... porque utilizar mi versapia para obtener un cargo de honor [y sin petición previa] debiera ser más o menos [en términos SGAE] como que Ramoncín cante en concierto multitudinario tres temas de los Rolling’s... es broma, eh, Dr. Enrique... que luego todo se sabe y llegan las malas interpretaciones... que sepa usted que me siento muy honrado por su cita [aunque lo de sentirme honrado no va mucho con este toque amorfo que me lleva y me trae últimamente].
Lo dicho, que descojonadito y gracias.
•••
Y que me llegó librito firmado del colega antequerano Agustín Porras [‘La mosca becqueriana’] en edición de Papeles de Trasmoz subvencionada por el Ministerio de Cultura... me divertí con la lectura y lo pongo en su haber. Gracias, Agustín.
•••
Falto de curro y con ganas de hacer, a la una y media me tiré al frío con mi cámara para intentar algunas tomas aprovechables para el fondo de imágenes de imprenta, me subí hasta el paraje de La Fuente de el Lobo [donde había unos veinte centímetro de nieve] y me enganché a experimentar con obturador abierto y el 400 mm sobre la ciudad ahogada en la neblina... fui a comer a casa [lo hice a velocidad de crucero] y me llegué hasta la imprenta con ganitas de ver el resultado de mi trabajo... ¡sorprendente!... os dejo algunas de las imágenes.








Comentarios

  1. Siempre disfruto sobremanera leyéndote, Luis Felipe. Por cierto yo también tengo el libro de Agustín, y también lo disfruté!

    Un abrazo
    Marian

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …