Ir al contenido principal

Palabras de usar y usar...


Por eso de comerme el tiempo de alguna forma, me paseé la Plaza Mayor [por donde pude, claro, que entre las obras pantagruélicas y los coches aparcados a su bola, no hay forma humana de centrarse en ese foro bejarano en estos días]... según bajaba, vi que la librería Cervantes ha cerrado por jubilación de Ricardo y que la tiendita de dulces y pan de la esquina ha pasado a mejor vida... dos negocios menos en el barrio... por allí pululaban el pintor artístico de la zona con su purito, el taxista gimnasta haciendo sus sesiones sistemáticas de paseos a velocidad y levantando los brazos, la gitana gorda, el tuerto cansino, la viejina de los cafés a domicilio y una comandita municipal de mujeres que intentaban levantar una losa de granito de la calle entre risas y chascarrillos [el ‘Plan E’ de don Zapatero es fabuloso para contar... no sé si tanto para arreglar la crisis, aunque ayuda]... la Plaza Mayor está remojada estos días, como si hubiera salido de una inundación con terremoto incluido [a las obras me remito]... la iglesia está como lamida y goterosa, aunque no para en su cansino campaneo [el cura es insistente, insistente, insistente... y el palacio/instituto ducal tiene una de sus torres encondonada y como de luto [van a hacer allí no sé qué historia para ver las estrellas].
Busqué los soportales, que siempre me han gustado como mirador, y me fumé un cigarrito escudriñando el biotopo placero, que con estas temperaturas y estas nieves está como desalojado... y nada, oye, ni los gitanillos cantautores, ni el desinhibido [que lo mismo está penando destierro... Dios nos libre de él por mucho tiempo], ni las viejinas caedizas de después de misa, ni la hermosa señorina de la bata de boatiné azul... mi mundo Amarcord hoy no existía a pesar de que lo busqué pleonasmo en mis iris tiritones.
Y de esa nada con humo, a la deriva de mi silla/ataúd, a esperar a que llegase algún cliente y a indagar en mi memoria algún guiño desde el que escribir algo...
Hoy soy el justo estribo de un cubismo plano hecho con tonos sienas y grises, pero también estoy como encogidino y sin ningún sentido práctico... veo al fondo de mi cabeza azoteas con gatos andando despacito entre las venas gordas, como si quisieran cazarme; muertitas sin sepultar que sonríen vivarachas, dos días mal llovidos porque no pude verlos, un patio con aljibe, dos caléndulas [¿o quizás calendarios?... no sé], el pedazo de falda que le quité a una musa, un frutero con dos naranjas mandarinas y un prendedor plateado... pero todo cubista, plano, siena y gris... al norte de las sillas reposan las cabezas recién cortadas y suena un minué [también es plano]... más allá están los santos con descochones, los techos altos de cuando era chico, los curas con misal y mala hostia, el rubí que se desplomó del ojo sideral de una estatua de Shiva, un espectador dormido de 1959, los ojos de un lenguado, un delicado vasito con el sudor de una tarde y el pecho sin pezones que dibuje en agosto... así nace el dibujo antes de ser el trazo, así se me incorpora hasta las manos y busca una salida temblorosa, así rezuma para ser siempre mucho peor que el más malo del mundo... globos glóbulos ojos blandos blancos oblongos lenguas bilingües blindándose Berlín brocados lívidos Ludivina blondas muslos clavo crótalo crema vientre violín Violante boj... me encanta asar palabras, dirimirlas, hurtarlas de su costra, deshacerlas, colmarlas... me encanta pronunciar palabras a solas, en alto, sin sentido... cable bloque botella cono cal molibdeno moltura mijo mole muele ele... palabras en favor del aire viciado, salidas a la vez que el humo del cigarro, hechas para volar y golpearse despacito en el cielo raso de mi cuarto, en la bombilla, en los libros con olor, en la servilleta... palabras de usar y usar que no me digan ya nunca que la jodida vida es esto y esto y esto, coño, que ya está bien, que ya es suficiente, que ya basta.
Hoy la hierba está más que para tumbarse.

Comentarios

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …