Ir al contenido principal

"Whoroscope"


¿Cómo leerán nuestros nietos la arquelogía del hambre en los estratos de algún supermercado?
¿Si se rompe la rama... también se rompe su sombra?
Tu mayor sufrimiento sólo puedes imaginarlo... por eso las pastillas.
Busco una línea caliente para hablar con Dios, pero sale un contestador que me indica que cada minuto vale mi vida.
Dios jamás vendrá... no aprendió a hacerlo.
La carne es un guante para los huesos... un guante que se arruga.
El ojo engaña a la cabeza, que es la que ve.
Tu calma, Dios, son los nervios de los hombres... tu vicio, que te crean.
Piénsate muerto y empezarás a sentir ganas de compartir.
Hacerse viejo es agazaparse y temblar... y a veces eso no sólo se consigue con los años.
No abras tu boca para lamentarte... sólo perderás fuerza.
A cada uno le aguardan sus gusanos.
El arte torpe no existe porque no es arte.
Lo bello siempre encierra angustia.
Cada día busco grietas en el horizonte... ya la vista no me alcanza.
¿Es mejor moverse o conmoverse?... busca en tu tragaluz.
Siempre me encantó llegar a poder decir algún día... “que espere”.
Lo peor es que jamás podré ser mi hijo.

•••

PALABRAS PARA ALBERTO HERNÁNDEZ DESPUÉS DE LEER “WHOROSCOPE” DE SAMUEL BECKETT

¿Pero qué es esto?... un huevo, coño, un huevo... míralo, Alberto, es un huevo como el que se comió Newton una noche mojando pan reciente en su yema... míralo, Alberto, es perfecto el hijo de puta, y no lo ha hecho ningún hombre... ahora sé que el arte es torpe y por eso no existe, Alberto, es torpe el que lo intenta y es torpe quien lo mira... un huevo que podría estar podrido, igual que todos nosotros, Alberto, igual que el hijo de puta que nos busca las vueltas, también igual que él, e igual que un poema de Brodsky o un cuadro de Barceló... es todo un prostíbulo infecto y cuatro coches, lluvias algunos días y otros días un calor sofocante... un huevo tan perfecto, Alberto, y salió del culo de una gallina, y podría estar podrido... pero yo lo tomo en mi mano y me quedo anonadado, totalmente asombrado, y me pongo las gafas y lo toco con delicadeza... un puto huevo, Alberto... ¿es que no lo ves?... tendrían que pulirnos los ojos con una fina lija... me pongo bizco y el huevo se convierte dos huevos, Alberto, es la hostia, dos huevos en uno, la realidad y otra cosa que no sé lo que es... y todo por leer esta mañana a Samuel Beckett traducido por Jenaro Talens... un huevo para el Arzobispo de Granada, para que lo mire y piense, para que se lo coma crudo y piense, para que engorde y piense... o mejor que lea a Rilke sin las gafas de ver, que es como habla... ¿qué te parece, Alberto?... un huevo podrido en la panza del Arzobispo de Granada, aunque estaría triste [el huevo, claro,], aun podrido, estaría triste... no... le quitamos a páter el huevo de su dieta, que un adocenador de mentes no puede tener el privilegio de ver ni catar un huevo, aunque sea podrido, aunque se lo comiera Newton una noche o lo empollase Jasper J. doce días enteros... porque un huevo también es un aborto en este fornispicio, un muerto prematuro, pálido... un futuro perdido camino del estómago en forma de tortilla o estallado... la belleza en las vísceras y esa angustía... un huevo, Alberto... ¡vaya descubrimiento!.... un huevo para mis silogismos y tus contrastes, para mis versos y tus trombas espirales que llevan a lo negro... mira que te lo he dicho veces... un cuadro blanco, Alberto, haz un cuadro blanco como un huevo, igual que lo hace la gallina, apretando, apretando, apretando... y el mundo empezará a dejar de ser esto, esto y esto... estoy seguro, Alberto... sentarnos y apretar hasta que salga el huevo... luego quizás se lo acaben comiendo en el burdel de enfrente y con patatas, que esa es otra, la patata, Alberto... ¿te has parado a contemplar una patata?

•••
Sentencias del Ninja Savonarola [© lfcomendador]:

Comentarios

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …