Ir al contenido principal

Fin de semana de pasión...


Fin de semana de pasión, cojones... comenzó todo ayer con un jodido dolor de muelas y hoy se ha concretado en un agudo dolor en mi oído derecho que apenas me permite abrir los ojos y no me deja comer ni mover mi cabeza con soltura... y mira que sé que la experiencia del ‘sufrimiento’ [y lo pongo entre comillas para que nadie se ponga en comparaciones y me machaque] es un acto de vida, una señal magnífica de que lates y estás, que se caracteriza porque reduce nuestra capacidad natural de ser y estar, a la vez que focaliza toda nuestra atención [en forma de tensión] en esa pulsión dolorosa que late... pero también hemos de ver la llegada del dolor como el necesario contrapunto del placer, ya que uno no podría existir sin el otro.
Sabiendo, pues, que el dolor ha de llegarnos en mil formas y, normalmente, sin aviso... me parece una buena actitud la de estar preparados para recibirlo, ya que la sorpresa del dolor termina haciéndolo mucho más intenso y menos soportable, y lo hace por ‘consternación’ [ese sentimiento que ligado al dolor lo multiplica]... así, cuando pasa la sorpresa del dolor y nos tomamos como normal la idea de padecerlo, ese daño parece que se aminora y se va haciendo soportable.
Otro aspecto a tener en cuenta es un añadido que suele traer el dolor en forma de ruptura de muchos de nuestros hábitos... circunstancia que también proporciona intensidad al golpe [si todos los días acostumbras a fumarte unos cigarrillos y tomas café con unos colegas a la misma hora, si sueles escribir un par de horas diarias, si te gusta dar un paseo después de comer... y no puedes hacerlo por causa del dolor, éste tiende a ser más agudo]... entonces debemos tener preparados otros hábitos alternativos y factibles que se puedan hacer con el dolor puesto para que se aminore.
A más, está el miedo cerval que le tenemos al sufrimiento, que es otra circunstancia que tiende a magnificarlo... y debemos atacar a ese miedo con el convencimiento previo de que el dolor es una parte irrenunciable de nuestras vidas que vamos a tener en diversos tramos y en distintas facetas e intensidades, aceptándolo con tranquilidad y, sobre todo, como parte de nuestra existencia... pero no con resignación, ojo, sino con ímpetu por salir adelante, intentando modificar las condiciones que nos han llevado al dolor [debemos tener siempre muy en cuenta que nuestro comportamiento funciona por comparación y, por tanto, las valoraciones de nuestro propio dolor también están atadas a ser comparadas con el dolor de los demás, y a ser medidas por esos dolores ajenos... patentes son los ejemplo de los accidentados que apenas sienten el dolor de su herida mientras atienden al compañero que está más grave]... la intensidad del dolor va siempre en función de la perspectiva que tomemos con respecto a él, de la familiaridad con la que nos lo tomemos, del valor con el que lo enfrentemos y con la fuerza con la que intentemos huir de la angustia [ese estado mental de final que nos acucia siempre ante situaciones complicadas o terribles].
Que el dolor no nos paralice es lo importante... que no nos paralice y que nos refuerce ante los próximos estados de desesperación, que nos enseñe a tramitar la vida en los más adecuados estados de calma, que nos proporcione paciencia y nuevos horizontes a los que atacar... y que nos haga sentirnos vivos, sobre todo eso, vivos porque dolemos y gozamos.
Este puñetero oído derecho me tiene hoy frito, coño.

* En la foto, mi madre y yo.

Comentarios

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …