Ir al contenido principal

Palabras para Claudia (VI). Sobre la integridad.



Hoy toca ese imposible utópico al que llamamos “integridad”, Claudia, y para hablarte de él voy a guiarme por un poema absolutamente lúcido de Rudyard Kipling que se titula “Si”, del que saco esta lista que te dejo... ten calma cuando a tu alrededor todo el mundo la pierda y te culpe a ti de ello, mantén la fe en ti misma cuando duden e intenta excusar a quienes desconfían, espera sin cansarte, no le des pie al sentimiento de odio, nunca te creas buena, sueña sin rendirte a los sueños, piensa sin que el pensamiento sea meta, trata al triunfo y al desastre de la misma forma, soporta que tu verdad se deforme retorcida en otras bocas, recompón tus ilusiones si se rompen, juega siempre y pelea por volver a jugar si pierdes, que tu cuerpo te sirva aunque esté extenuado, trata sin diferencias al que triunfa y al que fracasa, no dejes que te hieran tus enemigos [y menos tus amigos]... Sí, chiquitilla, sé que suena un poco a esas potorrerías de los sectarios ultracatólicos conservadores, pero son asuntos que no les pertenecen por exclusividad y que serán para ti valores sólidos sobre los que edificar tu integridad entre los restos del naufragio... llevar tu verdad hasta el extremo requiere de este tipo de actitudes [fallamos todos en muchas de ellas cada día]... me cago en la puta, Claudia... si parezco un padre párroco, coño... discúlpame.
Si puedo decirte en otro tono que mis fallos en cualquiera de los campos que te he relatado son los que más me han dolido y, sobre todo, son los que han logrado algunas veces que me encierre en mí mismo con el daño personal que eso conlleva... mientras escribía esto se me acabó el tabaco y me acerqué al bar de al lado de mi estudio a reponer tal mercancía... allí estaban un par de camareros con cara de absoluta infelicidad [dos esclavos modernos que seguro que no ganan mil euros al mes], había una cuadrilla de bancarios disfrutando entre risas de un vinito de la Ribera del Duero [esclavos de los peores que ganan bastante más de mil euros al mes], una comandita de funcionarios municipales atiborrándose a tapas [no lo tienen mucho peor que los bancarios], un par de jubiladitas tomando café con pastas [al final es lo que le queda a algunos de esos esclavos] y un político solo en la esquina del fondo agarrado a una caña de cerveza [no encuentro definición en este caso]... todos se tienen por personas íntegras, que conozco a cada uno de ellos [mi pueblo es pequeñito], pero ni uno de ellos le echaría una mano desinteresada a cualquiera de los otros en el caso de que tuvieran un problema... esa es la situación en la que estamos... el mundo es un bar lleno de gente que sonríe y que solo mira para lo suyo. ¿Tipos íntegros?... una mierda pinchá en un palo, coño... pero persisten en su existencia falsa y anodina, siguen en su delirio de ‘normalidad’ y se espantan de que alguien los cribe con los ojos... eso es lo que debemos hacer, Claudia, buscar con los ojos cada disfraz de la gente e indagar en su verdad para encontrar la nuestra, bucear en sus defectos para intentar no cometerlos, escudriñar en su comportamiento para no comportarnos jamás como lo hacen ellos.
Bueno, chiquitilla, que me voy ya a ver si me sale algo de curro, que las cosas están bastante negras para mí en estos últimos meses... es bueno que eso también lo sepan los demás, que sepan tu situación para que tú percibas sus reacciones... cuando yo ando mal hay tantos que sonríen...

* La imagen es un montaje de Urah-dal sobre una foto que me tomaron en Perú.





Comentarios

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …