Ir al contenido principal

Gracias, amigos.


Quiero darle las gracias a Casilda, a Pilar Nieves, a Antonio Orihuela, a Carlos Suchowolski, a Pedro Ojeda, a Haideé, a Marisa, a Maku, a Santi García Valverde, a Paco Ortega y tantos otros amigos que en estos días se interesan por mí... todos sois mi tesoro y me emocionáis de verdad. Veréis, se puede salir de esto como de todo... yo ahora solo necesito actividad, pues mis ganas de salir adelante siguen firmes y orondas. Os quiero un montón.

•••

Dejo aquí copia de la entrada de ayer en el blog de Paco Ortega [qué grande eres, hermanito]... me encanta, sobre todo, que Paco haya percibido la calidad de 'chiste' del asunto [ya sabéis que los chistes en España son así, jodidamente crueles, atravesados, perversos y llenos de esa verdad bárbara que nos machaca]. Si queréis ver la entrada original, está en http://pacortega.wordpress.com/2010/02/04/luis-felipe-comendador-es-mi-amigo/

•••

Luis Felipe Comendador es mi amigo

No puedo entender, no me cabe en la cabeza, que una persona como mi gran amigo Luis Felipe Comendador tenga problemas y busque trabajo en la última entrada de su magnífico blog :http://diariodeunsavonarola.blogspot.com/2010/02/estoy-en-el-mercado-alguien-necesita-de.html

Su trayectoria, su personalidad, el poso cultural que atesora, su currículum de sabiduría y vida echaría para atrás los perfiles de primeros ministros, rectores, alcaldes y directores generales de cualquier ministerio.

No conozco a un hombre más bueno… "en el buen sentido de la palabra bueno", como escribió Machado y cantó Serrat. Muy pocas personas editan libros con el cariño que él los edita, y me refiero al arte de editar, a la preciosidad de las ediciones que consigue, al libro como objeto artístico en sí mismo al margen de los contenidos que encierra.

Son muy pocos los poetas del momento que consiguen emocionarme más que él. Que combinan con tanta maestría lo que nos mueve por dentro con la valentía de abrir caminos a golpe de machete por la selva de la incomprensión. Con las herramientas más frescas, arriesgadas y novedosas del momento.

Hace tiempo que tengo pendiente escribir y grabar un disco monográfico con sus textos como ya lo hiciera con Ángel González. Pipe, te lo debo.

Luis Felipe tiene el mejor blog que conozco en este país. Esto que escribo yo es un mal reflejo de la luz que recibo de la lectura del suyo cada noche.

Tiene todos los oficios y ninguno. Es un espléndido escritor, un gran poeta, editor, corrector, maquetador, agitador, amigo… Es generoso como nadie (todavía le debo dinero de un libro que me publicó hace unos años cuando una editorial me dejó colgado con el libro en máquinas), es un gran padre y el orgullo de Béjar, un precioso pueblo de Salamanca.

Estoy seguro de que si Luis Felipe canta “Si tú me dices ven…”, cientos de personas acudimos a sonreírle y a luchar a cualquier batalla a la que él nos mande.

Cantantes, escultores, poetas, políticos, maestros de escuela, seres humanos de otras latitudes a los que el defiende como nadie…

¿Cuántos ministros, subsecretarios, directores generales, directores de área, editores, directores de teatros, de museos hay en este país? Cientos, miles… ¡Qué está pasando en este país para que mi gran amigo Luis Felipe Comendador pida trabajo aunque sea como “negro” desde su blog! ¿Dónde está el Ministerio de Cultura, el Ayuntamiento de Béjar, la Diputación de Salamanca, la Junta de Castilla… cómo no luce en sus alineaciones al mejor tipo, al hombre más sensible y preparado que conozco por esas tierras?

No te preocupes, Felipe… Desde hoy te vas a encargar de componer mis canciones, de cantar mis conciertos, de hacer de anfitrión para mis amigos, de luchar mis guerras y de combatir a mis enemigos. Siempre tendrás con los tuyos un sitio en mi casa y en mi mesa, y desde hoy son tuyos Musigrama y El Pescador de Estrellas y no te doy mi blog porque es una ceniza del tuyo.

A vosotros, a las personas que me leéis cada día, os ruego encarecidamente que conozcáis a mi amigo, que entréis en su mundo único, que le encarguéis vuestros trabajos y que le leáis, porque lo pasaréis realmente bien y además os hará crecer hasta alturas insospechadas.

A ti, Felipe, te río el chiste de tu demanda de empleo. A ti nunca te faltará trabajo. Lo que te falta es dinero. Pero tampoco quisiéramos ser tan pobres como los que solo tienen dinero. Es tu forma de provocar, de gritar el estado de la situación por tu boca, desde tu persona.

¡Cuántos años hace que te debieran haber dado el premio nacional de poesía… si estas cosas no las decidieran cuatro amiguetes…

CUANDO QUIERAS TRABAJO PARA TI EN LO QUE QUIERAS Y GRATIS, será todo un honor.

PACO ORTEGA

Aquí os dejo tres canciones con textos de Luis Felipe Comendador interpretadas por el cantautor Jesús Márquez:

La muerte pasajera

Amantes en un aparcamiento

Los alemanes iban vestidos de gris


Comentarios

  1. Qué rico es este Paco... como un día me lo encuentre por la calle le agarro del cuello y le doy un abrazote -aunque piense que estoy loca... jeje-
    Pues sabes a qué venía hoy, LF?
    es que anoche se me ocurrió...-no me mates- mandar tu curriculum al "Saber y Ganar" y al "Pasapalabra"!! jijiji.
    Si lo hago te enfadas?

    ResponderEliminar
  2. Ni se te ocurra, que estoy reñido con los mass media.
    Un besote de gracias.

    ResponderEliminar
  3. Felipe, te mereces todo el cariño que te den. Ya te he dicho más veces que conocerte me ha hecho volver a confiar en la especie humana. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Felipe, te mereces todo el cariño que te den. Ya te he dicho más veces que conocerte me ha hecho volver a confiar en la especie humana. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Chema, Emilio, mil gracias a ambos... que la nave va.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Desde Francia mucho ánimo Luis Felipe. Cada minuto que paso leyéndote es un minuto de apoyo a tu obra y a tu persona.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. No es necesario hablar, mis manos son tuyas. Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Bueno vale, pues no lo haré, pero es que soy muy peliculera y ya te veía yo en la tele ganando el premio y diciendo... "pues parte es para el SBQ"... UAHHHHHH, y todos ovacionándote y tú, ea, a dar la vuelta al ruedo y después vennga y vennga a vender Dientes de leche -que todavía no lo tengo, qué joer- y sí, valevale, que se calle ya esta joía x culo, y yo ahora voy y te concedo el deseo y me callo -más que nada pq tengo el brazo escayolao y escribir así es un poco ñazo-. Pues nada, lo dicho... que un beso.

    ResponderEliminar
  9. Mucho ánimo Luis, piensa que estamos a merced de las mareas y que dentro de un minuto puede ser el principio de todo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. pues.........me revela que gente que no se lo merece tanto como tú nade en aguas calmadas....y sin saber nadar siquiera ¡¡¡¡ car¡¡¡¡
    eso me puede ¡¡¡¡
    si se viste uno con el color del mar, se confunde con el y te acoje como un niño....
    si uno va de un color diferente, este mar te escupe a tierra....

    me gusta tu color diferente al del mar...
    MAKU

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Jugar al cíclope...

Jugar al cíclope, como en el capítulo siete de Rayuela, o simplemente jugar al Cortázar postmasmédula, a aquel Cortázar tan Girondo de “Apenas él le amalaba el noema... ¡Evohé¡ ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentían balpamar, pernilos y márulos...”... no, mejor jugar al cíclope y cansarte de no estar cansado o jugar a cerrar los ojos para ver e imaginar que la felicidad está más cerca... quienes piensan demasiado no pueden hacer nada... he aquí la regla fundamental del juego de La Maga... y uno está tan triste porque todo es tan hermoso... ¿y si quienes forman mi mundo solo fueran ilusiones... no lo que son, sino mis ilusiones de ellos, no sus verdades, sino mis mentiras?... todo sería un juego estético personal, un juego magnífico en el que crecer... salgo a la calle, voy a por tabaco hasta PdT, doblo la esquina cuesta arriba, estoy solo en la calle, estoy solo en la esquina... subo hasta que las puertas de cristal detectan mi presencia y se abren como puertas... est…

Me late el codo izquierdo...

Hoy me levanté con el codo izquierdo dolorido e hinchado, todo por un golpetazo que me arreé la semana pasada con una puerta [se conoce que ayer me apoyé en alguna de las barreras de la plaza de toros bejarana, mientras asistía al blues, y se me ha infectado]… y es que últimamente parezco un quecomari lleno de cuitas y quejicoserías… el cabrón está ardiendo y focaliza toda mi atención en su latido, hasta el punto de hacerme perder concentración en lo que hago.
En fin, que sigo en el asunto de vivir y eso me gusta mucho… hasta el latido este que me reclama atención constante.
Hoy le pegué la última corrección al nuevo libro de Belencita, “Orden de alejamiento”, y vuelvo a dejar escrito que me gusta muchísimo su forma y su contenido. Espero que en un par de semanas esté listo para hacerlo llegar a sus manos…. y que me ha gustado leerlo con ese latidito de dolor, pues el poemario es de dolor entero… y muy intenso.
Luego, me dejé de mí [y del trabajo] y le busqué contenido a ese pum-pum… y m…