Ir al contenido principal

Gracias, amigos.


Quiero darle las gracias a Casilda, a Pilar Nieves, a Antonio Orihuela, a Carlos Suchowolski, a Pedro Ojeda, a Haideé, a Marisa, a Maku, a Santi García Valverde, a Paco Ortega y tantos otros amigos que en estos días se interesan por mí... todos sois mi tesoro y me emocionáis de verdad. Veréis, se puede salir de esto como de todo... yo ahora solo necesito actividad, pues mis ganas de salir adelante siguen firmes y orondas. Os quiero un montón.

•••

Dejo aquí copia de la entrada de ayer en el blog de Paco Ortega [qué grande eres, hermanito]... me encanta, sobre todo, que Paco haya percibido la calidad de 'chiste' del asunto [ya sabéis que los chistes en España son así, jodidamente crueles, atravesados, perversos y llenos de esa verdad bárbara que nos machaca]. Si queréis ver la entrada original, está en http://pacortega.wordpress.com/2010/02/04/luis-felipe-comendador-es-mi-amigo/

•••

Luis Felipe Comendador es mi amigo

No puedo entender, no me cabe en la cabeza, que una persona como mi gran amigo Luis Felipe Comendador tenga problemas y busque trabajo en la última entrada de su magnífico blog :http://diariodeunsavonarola.blogspot.com/2010/02/estoy-en-el-mercado-alguien-necesita-de.html

Su trayectoria, su personalidad, el poso cultural que atesora, su currículum de sabiduría y vida echaría para atrás los perfiles de primeros ministros, rectores, alcaldes y directores generales de cualquier ministerio.

No conozco a un hombre más bueno… "en el buen sentido de la palabra bueno", como escribió Machado y cantó Serrat. Muy pocas personas editan libros con el cariño que él los edita, y me refiero al arte de editar, a la preciosidad de las ediciones que consigue, al libro como objeto artístico en sí mismo al margen de los contenidos que encierra.

Son muy pocos los poetas del momento que consiguen emocionarme más que él. Que combinan con tanta maestría lo que nos mueve por dentro con la valentía de abrir caminos a golpe de machete por la selva de la incomprensión. Con las herramientas más frescas, arriesgadas y novedosas del momento.

Hace tiempo que tengo pendiente escribir y grabar un disco monográfico con sus textos como ya lo hiciera con Ángel González. Pipe, te lo debo.

Luis Felipe tiene el mejor blog que conozco en este país. Esto que escribo yo es un mal reflejo de la luz que recibo de la lectura del suyo cada noche.

Tiene todos los oficios y ninguno. Es un espléndido escritor, un gran poeta, editor, corrector, maquetador, agitador, amigo… Es generoso como nadie (todavía le debo dinero de un libro que me publicó hace unos años cuando una editorial me dejó colgado con el libro en máquinas), es un gran padre y el orgullo de Béjar, un precioso pueblo de Salamanca.

Estoy seguro de que si Luis Felipe canta “Si tú me dices ven…”, cientos de personas acudimos a sonreírle y a luchar a cualquier batalla a la que él nos mande.

Cantantes, escultores, poetas, políticos, maestros de escuela, seres humanos de otras latitudes a los que el defiende como nadie…

¿Cuántos ministros, subsecretarios, directores generales, directores de área, editores, directores de teatros, de museos hay en este país? Cientos, miles… ¡Qué está pasando en este país para que mi gran amigo Luis Felipe Comendador pida trabajo aunque sea como “negro” desde su blog! ¿Dónde está el Ministerio de Cultura, el Ayuntamiento de Béjar, la Diputación de Salamanca, la Junta de Castilla… cómo no luce en sus alineaciones al mejor tipo, al hombre más sensible y preparado que conozco por esas tierras?

No te preocupes, Felipe… Desde hoy te vas a encargar de componer mis canciones, de cantar mis conciertos, de hacer de anfitrión para mis amigos, de luchar mis guerras y de combatir a mis enemigos. Siempre tendrás con los tuyos un sitio en mi casa y en mi mesa, y desde hoy son tuyos Musigrama y El Pescador de Estrellas y no te doy mi blog porque es una ceniza del tuyo.

A vosotros, a las personas que me leéis cada día, os ruego encarecidamente que conozcáis a mi amigo, que entréis en su mundo único, que le encarguéis vuestros trabajos y que le leáis, porque lo pasaréis realmente bien y además os hará crecer hasta alturas insospechadas.

A ti, Felipe, te río el chiste de tu demanda de empleo. A ti nunca te faltará trabajo. Lo que te falta es dinero. Pero tampoco quisiéramos ser tan pobres como los que solo tienen dinero. Es tu forma de provocar, de gritar el estado de la situación por tu boca, desde tu persona.

¡Cuántos años hace que te debieran haber dado el premio nacional de poesía… si estas cosas no las decidieran cuatro amiguetes…

CUANDO QUIERAS TRABAJO PARA TI EN LO QUE QUIERAS Y GRATIS, será todo un honor.

PACO ORTEGA

Aquí os dejo tres canciones con textos de Luis Felipe Comendador interpretadas por el cantautor Jesús Márquez:

La muerte pasajera

Amantes en un aparcamiento

Los alemanes iban vestidos de gris


Comentarios

  1. Qué rico es este Paco... como un día me lo encuentre por la calle le agarro del cuello y le doy un abrazote -aunque piense que estoy loca... jeje-
    Pues sabes a qué venía hoy, LF?
    es que anoche se me ocurrió...-no me mates- mandar tu curriculum al "Saber y Ganar" y al "Pasapalabra"!! jijiji.
    Si lo hago te enfadas?

    ResponderEliminar
  2. Ni se te ocurra, que estoy reñido con los mass media.
    Un besote de gracias.

    ResponderEliminar
  3. Felipe, te mereces todo el cariño que te den. Ya te he dicho más veces que conocerte me ha hecho volver a confiar en la especie humana. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Felipe, te mereces todo el cariño que te den. Ya te he dicho más veces que conocerte me ha hecho volver a confiar en la especie humana. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Chema, Emilio, mil gracias a ambos... que la nave va.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Desde Francia mucho ánimo Luis Felipe. Cada minuto que paso leyéndote es un minuto de apoyo a tu obra y a tu persona.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. No es necesario hablar, mis manos son tuyas. Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Bueno vale, pues no lo haré, pero es que soy muy peliculera y ya te veía yo en la tele ganando el premio y diciendo... "pues parte es para el SBQ"... UAHHHHHH, y todos ovacionándote y tú, ea, a dar la vuelta al ruedo y después vennga y vennga a vender Dientes de leche -que todavía no lo tengo, qué joer- y sí, valevale, que se calle ya esta joía x culo, y yo ahora voy y te concedo el deseo y me callo -más que nada pq tengo el brazo escayolao y escribir así es un poco ñazo-. Pues nada, lo dicho... que un beso.

    ResponderEliminar
  9. Mucho ánimo Luis, piensa que estamos a merced de las mareas y que dentro de un minuto puede ser el principio de todo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. pues.........me revela que gente que no se lo merece tanto como tú nade en aguas calmadas....y sin saber nadar siquiera ¡¡¡¡ car¡¡¡¡
    eso me puede ¡¡¡¡
    si se viste uno con el color del mar, se confunde con el y te acoje como un niño....
    si uno va de un color diferente, este mar te escupe a tierra....

    me gusta tu color diferente al del mar...
    MAKU

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …