Ir al contenido principal

Hoy he leído a Luis García Montero.


En algunas palabras suele crecer la hierba y aún no me he acostumbrado a no existir... y juego con mi sombra porque mirarme a los ojos ya no es nada sencillo y me molestan mucho las llaves en las puertas... solo sé contar mi historia y no llevo sortijas en los dedos, y me siento como frágil de eternidad y un poco hueco...
En algunas palabras suele crecer la hierba y aún no tengo muy claras esas flores del mal que se muestran en los tiestos, ni por qué siento pudor ante algunas miradas, ni por qué me desmayo de repente en medio de las siete de la tarde [o de las nueve]... ya nada es lentitud, y se detiene un coche con sus faros cegándome... yo le vuelvo la espalda y voy a un bar abierto a por tabaco...
En algunas palabras suele crecer la hierba y la noche es dormir o derrumbarse... me miro como esperando algo... no sé qué... y me desañado de lo que va sobrando, y especulo sobre mis próximas huellas como un simple contable, y me abro de ojos como descerrajándome...
En algunas palabras suele crecer la hierba y que se me olvidó cómo pensar en mí mismo [siempre obstinado en entenderme], y que me hago insufrible cuando debo aguantarme, y que soy peatón en las alevosías, y que me muero en números y revivo en domingos, y que no soy inocente y he dejado deseos, y que no queda tregua para lo que me asuma...
En algunas palabras suele crecer la hierba y nada tiene sueño, y la casa es ya solo sus paredes, y ser víctima no es nada apetecible, y se discute un beso mientras algo que late se detiene, y no eres de los tuyos ni de los otros, y el autobús se acerca hasta el desorden...

Hoy he leído a Luis García Montero enterito y me he reconciliado con su todo y su nada... hacía varios años que no acudía a sus versos –que un día fueron para mí bandera– y sé que no estoy huérfano en poesía... este tipo es un magnífico poeta que no desperdicia jamás ni un solo verso, que no juega a iterar por meter paja, que sabe concretar y hacer metáforas de las más hermosas que han leído mis ojos... y luego sus finales... perfectos, acertados, intensos, compilatorios, universales siempre... y después su facilidad poemática, su increíble estro como de andar por casa, esa constante sensación en el poema de cercanía, ese estar en el mismo tiempo en el que vive el Felipe lector...
He disfrutado mucho esta lectura y sé que Luis García Montero será uno de los pocos poetas que queden de este tiempo irracional y absurdo.
Gracias, Luis, por tu palabra.

Comentarios

  1. Ju, le conocí el año pasado y es un tío sencillo, majo y enrollao!!!
    -vamos, casicasi tanto como tú!-
    A ver si encuentro la fotico y la cuelgo...

    Un besito

    ResponderEliminar
  2. He oído muchas cosas malas de él pero todo lo que le he leído es bueno. A mí siempre me ha gustado un montón.
    Cuando te cabreas se te dispara la neurona, y lo comprendo, pero me resultas demasiado demoledor y quizá hiriente.
    En todo caso, tienes todo mi cariño y mis deseos de que la desesperación acabe pasando. Es muy doloroso perder lo que se ama y por lo que tanto se ha luchado y se sigue luchando.
    Un beso muy grande, corazón.

    PD/ ¿Me harías un dibujo solidario para un libro que quiero publicar para ayudar a Haití? Verás el proyecto si te pasas por mi blog.

    ResponderEliminar
  3. Comparto tu opinión sobre Luis Garcia Montero, sus poemas son frescos...vacía su interior con palabras extraídas directamente del corazón.

    ResponderEliminar
  4. LF, que el anónimo de hoy era yo, que con las prisas del trabajo no me di cuenta de poner el nombre (uffff, tengo tannnnnto agobio que debo elegir entre perder mi minuto -libre- fumando un cigarrito, o ganarlo en salud viniendo a verte)

    ResponderEliminar
  5. Gracias, corazón. Sabía que no me fallarías.
    :)
    Besitos.

    ResponderEliminar
  6. Donce, je, ya lo sabía. Beso.

    Huete, envíame una dire postal para enviarte el dibu.

    Moja, que vengas...

    ResponderEliminar
  7. Magnífica entrada. Un hermoso poema que nace libre, sin rémoras, alado... Palabras que abren el relicario de las emociones. Aunque no estemos muy de acuerdo en la valoración de García Montero, no me importa en este instante. Me interesan tus palabras previas, enamoradoras, acibaradas, verdaderas.
    Un fuerte abrazo, compañero: RGM

    P.S. Te escribo un día de estos. He de hacerte una proposición...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …