Ir al contenido principal

Me pareció que nunca acabaría la lluvia...


Alguna vez me pareció que nunca acabaría la lluvia, pero siempre, más tarde o más temprano, amanecía un día radiante y brotaban los dientes de león junto a los restos del naufragio... hoy tengo los pies helados, moqueo como una fuentecica y me incomodan unas décimas de fiebre que me ponen Mambrú... ya anoche se somatizaba mi resfriado en una astenia medio insoportable y apuntaba en el cuerpo dolorcillos diversos de bajo tono, así que decidí encamarme con la idea divina de no salir de entre mis sábanas hasta bien entrada la mañana de hoy... a eso de las dos y diez de la madrugada me despertó Felipe vestido de escocés, con una falda de cuadros y una boina a juego [cuando llega tarde, siempre entra en el dormitorio para decir su ‘ya he llegado’, que lleva implícita una enorme dosis de tranquilidad]... tardé en volver a pillar el sueño, coño, pero lo pillé [recuerdo ahora que mi última mirada al reloj digital que está sobre la cómoda marcaba las 02:53 a.m.]... bueno, pues a las cuatro y veinte llegó Mariángeles con la misma cantinela [ella vestida de princesa de cuento y congelada]... dio su parte de guerra en un par de bisílabas y deseó buenas noches [fíjate tú, a esas horas]... y que volví a tardar en pillar el sueño, aunque esta vez ya creí que las tenía todas conmigo, pues ya no me despertaría nadie hasta que mi cuerpo decidiera abrir los ojos... ¡y un huevo!... a las ocho y diez me sobresaltó un zarandeo... “¿¡qué pasa, hostia!?” [soy realmente malhablado si me despiertan de susto]... era la niña, que se había quedado dormida y había perdido el coche que le sube a su trabajo diario en la estación de esquí de La Covatilla... me cisqué en todo lo que se movía mientras me ponía los calzoncillos al revés, me metía los pantalones y me daba un rapidísimo lavado de cara para sacar las legañas de mis ojos pegados... hice un monólogo rápido sobre la falta de responsabilidad, sobre ese ‘todo me toca a mí’ tan de mentira y sobre el haber tenido estos hijos y no otros [vaya tontería, ¿no?]... al salir del baño, con las putas prisas, me quedé doblado [se me suele sumar cierto dolor ciático a los resfriados] y ya es todo doblez a esta hora justa [son ahora las 12:35 horas]... me bajé andando por la escalera y me encendí un cigarrito, me abroché mi cazadora hasta el mentón y salí a la calle... el puto Polo Norte era la calle, coño, que al arrancar el coche marcaba cinco grados bajo cero en el exterior... bajó Mariángeles y se montó en el asiento del acompañante, me miró con su carita de reina mora y me pidió perdón un par de veces... se lo concedí, claro, ¿qué cojones podía hacer?... iniciamos la marcha y la carretera estaba totalmente helada [hice la subida a cuarenta] mientras el termómetro llegó a marcar hasta nueve grados bajo cero... llegamos al complejo deportivo y la cría salió corriendo hacia las oficinas donde curra [ya llevaba un cuarto de hora de retraso]... yo di la vuelta con parsimonia, me encendí otro cigarrito e inicié el descenso con una tosiquera de no te menees... al llegar a Béjar pensé en acercarme a comprar unos churros calentitos para desayunar, pero las dos churrerías que conozco estaban cerradas [vaya crisis de mierda... antes se abrían las churrerías a las seis de la mañana, y más tempranos si había crisis, coño]... así que tiré sin churros para casa.
Al subir en el ascensor, me miré en el espejo y vi que, con las prisas, no me había peinado y parecía una loca a medias entre Garfunkel y los Jacksonfives... en fin, que me dio igual, pues no es tan diferente mi puesta en escena con atuse que la que vi en el espejo... me duché con dificultad por la jodida doblez de cintura y desayune entre escalofríos y tosiendo a lo Joe Cocker...
Decía al principio que alguna vez me pareció que nunca acabaría la lluvia... pues hoy es un día de esos, coño... pero escampará, que estoy seguro.
Luego me puse a pensar en que tanta belleza como se ha dado a mis ojos en los años que llevo es ya una buena carga –en tanto, moqueaba como un mocoso narigón–, que hasta me parece suficiente... he visto con mis ojos algunos cuadros del mejor expresionismo alemán, he escuchado a Bob Dylan y Lluis Llach en directo, he paseado junto a la falla del Riff y me ha sobrevolado una bandada de flamencos, he caminado por el lecho salado y seco del Eyasi mientras me miraba un coyote, he comprado batiks en el mercado de Arusha, he sentido bramar el viento en el desierto de Paracas, he leído poemas junto a Ángel González y junto a Pepe Hierro, me he tomado una copa con Claudio Rodríguez y he reído hasta las lágrimas con L. A. de Cuenca, he escuchado mis poemas cantados ante un montón de público, he pisado los restos de la Huaca de la Luna, he intentado el swahili en la aldea masaai de Longuido, he paseado lloviendo por las playas de Huelva, me he abrazado una tarde a José Luis Morante y a Joan Margarit, he visto la muerte en las lluvias de Karatu, he perseguido jirafas con mi cámara, he llorado entre los pobres más pobres del mudo [y también he reído], he jugado un partido de fútbol con los críos de Kambi a Simba, he sentido la noche africana de Mangola con sus tamtams al fondo, he cenado con Sara Montiel y he bebido cerveza con Paco Ortega, me he sobrecogido en Chanchán y he visto huesos humanos desperdigados por el suelo justo al lado de mi casa, he comprado plátanos rojos en El Río de los Mosquitos y he tenido en mis manos un original de Quevedo, he respirado el aire del Pacífico mientras los cormoranes jugaban con el viento, he fumado en la Plaza de Armas de Lima y en la de Trujillo, he bebido guarape, pisco, Inka Kola y leche agria, he comido sambusas y arroz con poroto, he cantado entre cebús en la sabana de Tanzania y entre borrachos en El Escorial, he dormido en los mejores hoteles y las cabañas más rudimentarias, he visto elefantes en el Manyara, he leído mis poemas en el Círculo de Bellas Artes y en el Ateneo de Madrid, he fumado en las zonas prohibidas del aeropuerto de Amsterdam, he visto Chincha deshecha por el terremoto, he mirado a los ojos a Zenobia Camprubí, me he sentado bajo un baobab y me he comido un bocata de chorizo ibérico, he tenido un milano y un zorro... y todos los días me despierto viendo el monte de El Castañar... tanta belleza colma, lo prometo...
Y ahora, cojitranco y rígido, me vuelvo a casa a pillar algo de aire al calor artificial de mi calefa... sigo febril y agotado, no respiro bien, me duele la cocorota, toso, moqueo, tengo ridículos dolorcillos articulares y me muero de sueño... pero estoy feliz, coño, ¿a qué otra cosa?

Comentarios

  1. Pues va a ser que no, que no y que no se puede quejar Vd.! telita marinera...
    -Y venga, mañana a ponerse güeno-

    Ahh, y que siento no poder comprarte ningún cuadro (por ahora).

    Un besito.

    ResponderEliminar
  2. Pues va a ser que no, que no y que no se puede quejar Vd.! telita marinera...
    -Y venga, mañana a ponerse güeno-

    Ahh, y que siento no poder comprarte ningún cuadro (por ahora).

    Un besito.

    ResponderEliminar
  3. Pues que se me ha puesto la sonrisa de oreja a oreja con tus avatares nocturnos y tu brusco despertar(lo siento)...y tambien he compartido contigo esos viajes y vivencias y la manera tan tierna de contarlo...envidia, mushaaaaa envidia me dá.

    ResponderEliminar
  4. Ya me pareció extraño cruzarme contigo en todo lo alto de la carretera a esas horas mañaneras!!!
    Si es que en este pueblo, lo pillamos todo...¡como para ser un poquito malo!
    Cuídate!!
    Besines.

    ResponderEliminar
  5. Cuídate Luis que aún hay que ver, oír, oler, sentir y compartir muchas cosas.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Me ha gustado este pedazo de diario donde cuentas parte de tu vida, aquello que quieres contar y que a los demás nos interesa oir. ¿por qué si no vendría con tanta frecuencia a esta tu casa de papel. O de aire... ¡Vete a saber!
    Lo dicho, me has hecho sonreir y comprobar una vez más de cuantas cosas está hecha la belleza.

    Enhorabuena por esa vida llena de grandes y pequeñas cosas.

    ResponderEliminar
  7. Qué envidia de vida, no así de tu última noche; a mí si me despertaran tantas veces, no sería capaz de estar en pie por la mañana.
    Qué bella manera de narrar tus andanzas.
    Cuida tu salud, que eso -al menos parece- no lo cuidas tanto.
    Un beso

    ResponderEliminar
  8. Pero rubio, qué caradura, qué caratierna, qué quequé...
    Que te queremos, coño.

    ResponderEliminar
  9. ¡gracias!
    http://elmakingofmalborocauntry.blogspot.com/

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …