Ir al contenido principal

La hora de todos


Toca ahora esa cosina del haber elegido muerte... sí, eso a lo que también le llaman la hora de todos [la de pagar, coño... no la de la muerte... o sí]... y ya me da la risa [floja, por supuesto] porque no me queda otra...
Y metido en faena [que es faena de las gordas], pues que me pongo a imaginar lo que me hubiera gustado ser en la vida... yo qué sé... esto no, por supuesto, que esto en lo que estoy es un incendio y yo me encuentro encadenado justo en el centro de las brasas más calentitas... tampoco me habría apuntado a S. de O. del PSOE ni a meapilas de misa diaria... yo qué sé... yo qué sé... la verdad verdadera es que yo siempre he querido tranquilidad, sosiego, calma, soledad... os aseguro que me habría conformado con una casa normal y pequeñita [menos que limpiar], un sueldo de obrero [menos que gastar], un buen ordenata con línea de internet y su impresora, mis plumas con su tinta correspondiente y un par de paquetes de folios al mes... tabaco [que no falte], un café a las tres y dos comidas diarias [frugales, que no estoy para atracones, y baratas, que me conformo con una sopita de fideos y algún que otro bocata de lo que sea]... quizás es demasiado lo que pido, pero a ello sumaría trabajo, un trabajo cualquiera [sé adaptarme] que me dejase las noches para escribir y leer [de esta burra si que no me bajo, ni me bajaré jamás]... no quiero vacaciones [siempre me han roto el ritmo], ni viajes fabulosos, ni estancias en hoteles, ni salir a cenar alguna noche, ni tomarme unas copas, ni siquiera quiero coche [me sobra]... solo un espacio en el que estar tranquilo y con mis cosas... y mucha monotonía.
En fin... que venía esto a que hay que pagar y basta [que es lo que dicen por carta acusada las instituciones cobrantes]... pero eso ya me toca los cojones... aunque habrá que hacer algo, algo sonado, que este pueblo mío se presta a ello y no es cuestión de somatizar las cosas y solo somatizarlas... cómo me voy a quedar de brazos cruzados en un espacio que arroja las más inserenísimas figuras del estrambote nacional... aquí hemos gozado de un enterrador que sembraba tomates y lechugas en un patio del cementerio [y creo que era material de primera], a otro del mismo oficio que hacía pesas en la sala de despiece con palos y piedras que semejaban mancuernas, a un funcionario cobrador que se quedaba con lo cobrado, a un bombero que robaba a las víctimas de los accidentes antes de salvarlas, a un meapilas que se trajinaba a una perica cada noche [familiar suyo] y luego iba a misa de madrugada para lavar sus pecados, a un cura putero que se jugaba las perras a julepe, a un constructor que construía en terreno público y luego denunciaba al ayuntamiento por haberle dejado hacerlo, a otro constructor que vendía pisos con luz enganchada al alumbrado público y agua de obra, a una loca que era más lúcida que el noventa por ciento de la población paisana, a un requeté que hablaba mal de Franco en los bares, a un Panguy que organizaba carreras de burros en el interior de su tasca, a un tipo que decía ‘hola/adiós’ cuarenta veces por minuto, a un fulano al que le llegaba la chorra por debajo de la rodilla y se la enseñaba a los incrédulos, a un rico al que le faltaba un huevo y lo dijo en público cuando lo hipnotizó un farandulero en una discoteca [vaya vergüenza para su familia noble], a un bancario que robó todo lo negro que le habían ingresado sus clientes y acabó en descapotable [olé sus huevos], a un hombre moco que, durante un concierto, se desnudó enterito delante de Karina por las fiestas patronales; a una viejina deliciosa con turbante y bata de boatiné que lleva cafés calentitos a los tenderos que le caen bien, a un bandido desinhibido al que le dan trabajo oficial para que no dé guerra [cuando no pena destierro], a un par de exconvictos ricos, a un ejecutivo que lleva en el cuello una cinta de San Blas en color celeste, a un pentacampeón de los infartos que fuma y bebe como un cosaco [y lo que se tercie], a un torero enterrador, a un barrendero letrado [y de los buenos], a un camarero de los Camarero del barrio de Salamanca, a un tendero que se cabrea si vas a comprarle algo, a un exalcalde que dijo en público “aquí tenéis los mejores jamones, pero los mejores cerdos venimos de Extremadura”, a un desaparecido del que ya no habla nadie, a dos ciclistas castigados por dopaje, a una oncóloga de puta madre a la que no conoce ni Dios, a tres que han visto ovnis y lo cuentan... sería interminable enumerar a tanto clásico galletero... así que habrá que hacer algo distinto a ese ciscarse en la mar serena mirando a las cámaras espía de las instituciones que visito... me están dando ganas de disfrazarme de Mambrú por carnavales y mearme en todos los cajeros automáticos de la población hasta que les salgan chispas... o mear directamente a esos funcionarios imposibles [que seguro que les encantará recibir mi agüita amarilla en sus caras de imbéciles]... o lo mismo vestirme de torero y banderillearlos en las costillas según pasan, coño... es que me dan ganas de hacer algo sonado, una ‘acción’ [así llaman a eso los poetas concretos y los performers]... todo un acto cultural y alternativo sobre el cuerpo dramático de algún funcionario de Hacienda o de algún bancario empingorotado... cagoenrús... una buena patá pa los güevos y un te jodes como yo estoy jodido... y es que sacan lo peor de uno, coño, lo peor... pandilla de mamones y lameculos, aprovechados de todo y de todos, hijosputas de mala baba... en fin...

Comentarios

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …